Back to top
20.12.2019

Nuestros deseos para el 2020

Desde nuestra Campaña de Acceso a los Medicamentos, cada año compartimos una serie de deseos para el año siguiente. Nuestros deseos para el 2020 ponen el foco en brindar mejor atención en nuestros proyectos y aumentar el acceso de las personas a los medicamentos, que no deberían ser un lujo.

-A A +A

A través de nuestra Campaña de Acceso a los Medicamentos, desde Médicos Sin Fronteras presionaremos para que en el 2020 nuestros equipos tengan las herramientas que necesitan para brindar mejor atención médica en nuestros proyectos y también para allanar el camino para que otras organizaciones, gobiernos y personas puedan acceder a los medicamentos, vacunas y pruebas que necesitan.

Creemos que los medicamentos no deberían ser un lujo, y contamos con tu apoyo para lograrlo. Para el año 2020 deseamos:

  • El mejor tratamiento de tuberculosis posible a disposición de quien lo necesite.

    Pedimos, junto a la comunidad y junto a quienes han ayudado a hacer posible nuevos desarrollos contra la tuberculosis, se nos escuche para asegurar el acceso a mejores tratamientos para quien los necesite.

    Seguiremos trabajando, como hace años, para que haya mejores medicamentos a precios accesibles.

  • Que la insulina vuelva a ser asequible.

    Que nuevos productores de insulina puedan ofrecer un tratamiento más asequible para quienes la necesitan.

    Quienes descubrieron la insulina hace 100 años recibieron el Premio Nobel de Medicina, no solo por su hallazgo, sino también porque decidieron vender los derechos al precio simbólico de $ 1 dólar, con el objetivo de que este tratamiento fuera accesible para quienes lo necesitaran.

    Pero a lo largo del siglo, tres corporaciones lograron dominar el mercado y abusaron de su posición para aumentar el precio. Hoy, más de la mitad de las personas que necesitan de la insulina no pueden acceder a ella.

  • Medicamentos para niños con VIH que cubran sus necesidades.

    Tenemos que exponer el abandono de las corporaciones farmacéuticas con respecto a los niños con VIH y asegurar que se desarrollen medicamentos pediátricos para el VIH.

    Los niños con VIH han sido dejados de lado. Las farmacéuticas no han invertido en medicamentos para niños con VIH porque prácticamente todos los niños con VIH viven en países en desarrollo, donde casi nadie puede pagar por estos medicamentos.

    Hacia el futuro, necesitamos que la industria farmacéutica piense en las personas antes que en las ganancias, para que podamos tratar a los niños de manera más efectiva, con tratamientos combinados adaptados específicamente a sus necesidades.

  • Vacunas de la neumonía para todos los niños, en todo el mundo.

    Esperamos ver más vacunas asequibles para la neumonía disponibles este año, para que los niños de TODOS los países, puedan ser vacunados.

    Un niño muere de neumonía cada 39 segundos. Existe una vacuna efectiva para prevenir esta peligrosa enfermedad. Esta vacuna, hoy en día, es accesible para los niños de países en desarrollo gracias a la existencia de subsidios financiados por donantes. Sin embargo, millones de niños en países considerados “de renta media” no son vacunados porque sus Gobiernos no pueden comprarla y no son “tan pobres” como para recibir el precio subsidiado.

    En 2020, queremos que se termine esta terrible injusticia. Los nuevos fabricantes de países en desarrollo, que han creado versiones más asequibles de la vacuna, deben ser apoyados para poder abastecer a países en todo el mundo y así salvar más vidas.

  • Medicamentos y vacunas del Ébola para quienes más los necesiten.

    Trabajemos para asegurar que los nuevos medicamentos y vacunas, desarrollados con la contribución de tantos, estén disponibles y sean asequibles para la gente que más los necesita.

    El virus del Ébola se ha estado cobrando vidas desde hace cuarenta años o más. Sin embargo, fue ignorado por las compañías farmacéuticas por considerarlo comercialmente poco atractivo.

    El brote de 2014 en África Occidental cambió esta situación. Por primera vez, un problema que parecía local fue percibido por los países ricos como una amenaza global. Esto impulsó de inmediato la acción de la comunidad internacional y hoy hay medicamentos y vacunas ya disponibles o en camino.En 2020 vamos a trabajar sin respiro para que las personas necesitadas en los países en mayor riesgo tengan acceso a los nuevos medicamentos y a las vacunas a un precio asequible.

    Estos productos fueron desarrollados gracias a un notable esfuerzo colaborativo de investigación y desarrollo, a través de un proceso financiado casi en su totalidad con fondos públicos, no con inversión privada. Es por eso que afirmamos nuestro derecho colectivo a opinar sobre quién tiene acceso a los tratamientos.

  • Un mundo en el que los medicamentos no sean mercancías. ¡Deseamos un cambio, no caridad!