Back to top
20.12.2011

#MSF40 Colombia: exclusión del sistema de salud

-A A +A


En Colombia, la violencia impide que muchas personas accedan a la atención sanitaria. Muchos de los habitantes de zonas rurales afectadas por el conflicto armado, de alta exclusión social y/o zonas receptoras de víctimas del conflicto constantemente se enfrentan a barreras para conseguir atención médica. Como consecuencia, se ven obligadas a retrasar o dejar de ir al médico, prolongando innecesariamente su sufrimiento y aumentando el riesgo de padecer complicaciones médicas o incluso morir.

Los ataques, en un país que lleva más de 50 años de conflicto armado, se agravaron luego de que en el 2010 reaparecieran en muchas zonas del país grupos paramilitares oficialmente desmovilizados. Las dificultades económicas, las minas, la falta de infraestructura y la discriminación dificultan el acceso a la salud de colombianos afro-descendientes, pobladores rurales e indígenas. Además de causar o agravar los problemas de salud, estos problemas también generan costos para personas que tienen pocos recursos.

MSF realizó este año un relevamiento entre 977 colombianos que viven en los siete departamentos donde la organización brinda asistencia. El mismo arrojó resultados alarmantes: el 69% de las personas entrevistadas por MSF dijo haber prolongado su sufrimiento y el 22.9% tuvo complicaciones médicas a causa de la demora en recibir atención.

Entre los factores que las personas encuestadas enumeraron como obstáculos para asistir al médico, están:

- temor a las acciones de guerra: 23,5%
- falta de capacidad económica: 82,1%
- falta de transporte para llegar a los centros de salud: 38%
- falta de información: 40%
- lejanía de los centros de salud: 60%
- discriminación al llegar al centro de salud: 36,6%

También a causa del conflicto armado, los habitantes de las zonas rurales de Colombia suelen verse obligados a arriesgarse a dejarlo todo para irse a las ciudades y escapar de la violencia. Muchos desplazados por los conflictos se han trasladado a la costa del Pacífico, sobre todo a la ciudad de Buenaventura, en el departamento de Valle del Cauca. Esta zona está afectada por la falta de acceso a agua potable, que es una de las causas más importantes de la incidencia de enfermedades cutáneas y gástricas. El número de personas con tuberculosis multirresistente en Buenaventura es tres veces más alta que la media nacional. Como la ciudad es un puerto de mucho tráfico, el movimiento de productos y personas facilita la propagación de la enfermedad.


“A él le daba como un mal, unos ataques. Cuando ya se puso muy mal tocó llevarlo al hospital, allá siempre me pedían que los papeles, que sin eso no podían atenderlo. Como el era desplazado les tocó atenderlo y eso porque mi mamá se puso a hacer unas vueltas para sacarle la carta de desplazado, hasta tuvo que ir a la líder de la comunidad, ella entró al hospital y les habló de los derechos de las personas. Después de eso, al fin lo atendieron.”
–Mujer de 21 años, encuestada por MSF.

Conocé las actividades de MSF en Buenaventura

MSF trabaja en Colombia desde 1985, ofreciendo atención médica y psicológica, así como servicios de orientación y apoyo a miles de personas afectadas por el conflicto. La organización también responde puntualmente a epidemias y catástrofes naturales. Actualmente, alrededor de 306 personas trabajan en los proyectos que MSF lleva a cabo en 12 departamentos de Colombia.