Back to top
15.03.2012

Médicos Sin Fronteras reclama más atención sobre el kala azar

-A A +A

El estado de Bihar, en el noreste de India, es uno de los principales focos de kala azar (leishmaniasis visceral), una enfermedad tropical olvidada que causa 50.000 muertes cada año en todo el mundo. El Ministerio de Salud de Bihar ha declarado el 15 de marzo el Día del Kala Azar para sensibilizar sobre esta enfermedad olvidada que, si no se trata, es casi siempre mortal. En esta fecha, la organización médico-humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) apela a todos lo países donde la enfermedad es endémica a que mejoren el acceso a diagnóstico y tratamiento adecuado de las personas afectadas.

El kala azar generalmente afecta a las personas más pobres y vulnerables en todo el mundo, no obstante, los retos que supone la enfermedad varían en función del contexto. En África Oriental la enfermedad se ve agravada por brotes epidémicos con una alta mortalidad, la pandemia del VIH/sida y unos sistemas de salud muy deteriorados. En el sureste asiático, algunos medicamentos como los antimoniales pentavalentes ya no resultan efectivos debido en parte a las resistencias desarrolladas por los pacientes que no terminan el curso de tratamiento completo.

“En nuestro proyecto en Bihar solemos atender a pacientes que llevan mucho tiempo enfermos. La mayoría de ellos ha visitado a curanderos tradicionales o clínicas privadas, pero nadie les ha diagnosticado o tratado correctamente. Su búsqueda de curación puede llevarles a una deuda enorme. Para cuando llegan a nosotros, a menudo están en un estado muy crítico”, explica Bjorn Nissen, coordinador general de MSF en India.

MSF lleva a cabo un proyecto de diagnóstico y tratamiento del kala azar en el distrito de Vaishali (estado de Bihar) desde 2007. En estos años la organización ha tratado a más de 9.000 pacientes con una tasa inicial de curación del 98%.

En India, como en todos los programas de kala azar que MSF lleva a cabo en el mundo, se ha demostrado que es posible diagnosticar y tratar a los enfermos, con altas tasas de curación incluso en entornos remotos. Ahora los Ministerios de Salud de los países endémicos tienen que implementar estrategias adecuadas para ampliar el acceso a diagnóstico y tratamiento para todas las personas afectadas.

Estrategias diferentes para África y Asia

En el sureste asiático, esto significa poder acceder a nuevos tratamientos con medicamentos más seguros y altamente eficaces, como la anfotericina B liposomal (L-AmB) o terapias combinadas, tal y como recomienda el Comité de Expertos en Leishmaniasis de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su Libro Azul publicado en 2010. Actualmente hay una falta de miltefosina, la primera línea de tratamiento en India y uno de los medicamentos recomendados por la OMS, en algunas áreas endémicas del país. MSF teme que esto pueda dejar a enfermos de kala azar sin tratamientos vitales efectivos y espera que se encuentre una rápida solución.

En África Oriental hay que prestar especial atención a las personas coinfectadas con VIH y kala azar. Actualmente, la mayoría de medicamentos para el kala azar no están registrados en esta región, lo que limita el acceso de las personas afectadas a un mejor tratamiento.

“Esperamos que el Día del Kala Azar en Bihar ayude a destacar las necesidades de los enfermos más vulnerables en su lucha por mejores diagnósticos y tratamientos, tanto en el ámbito nacional como internacional”, declara Nines Lima, referente médico de MSF para kala azar. “Hoy, la mayoría de personas que padecen esta enfermedad carecen de acceso a tratamiento. Es una situación inaceptable que debe cambiar”.

Sobre el kala azar

El kala azar o leishmaniasis visceral es una enfermedad trasmitida por un vector protozoario, y endémica en 76 países del mundo. La incidencia anual se estima entre 250.000 y 300.000 casos, de los cuales, más de un 90% se produce en India, Bangladesh, Sudán, Sudán del Sur, Etiopía y Brasil. Como ocurre con todas las enfermedades olvidadas, el kala azar afecta principalmente a las poblaciones más pobres e invisibles, con poco o ningún poder político. Sin tratamiento, esta enfermedad es mortal en la mayoría de los casos, pero un diagnóstico y tratamiento a tiempo es casi siempre efectivo, incluso en entornos remotos y con recursos limitados.

Desde 1988, MSF ha tratado a más de 100.000 enfermos de kala azar, principalmente en Sudán, Sudán del Sur, Etiopía, Kenia, Somalia, Uganda, India y Bangladesh. En el estado indio de Bihar, MSF trata el kala azar con anfotericina B liposomal, un medicamento seguro y muy efectivo.

Comentarios