Back to top
23.07.2018

La mayoría de niños con VIH no recibe el mejor tratamiento

Casi dos millones de bebés y niños de todo el mundo viven con VIH: no deberían tener que conformarse con un tratamiento peor cuando existe uno mejorado. Las farmacéuticas (la división ViiV Healthcare de Pfizer, GSK y Shionogi) ponen excusas, deben acelerar YA la disponibilidad del dolutegravir en los países en desarrollo.

Tanya, 10 años. Diagnosticada con VIH desde que era un bebé.
-A A +A

Con motivo de la conferencia mundial anual sobre el VIH/sida que se celebra en Ámsterdam, instamos hoy a ViiV Healthcare, la división de las corporaciones farmacéuticas Pfizer (EEUU), GlaxoSmithKline (Reino Unido) y Shionogi (Japón), a acelerar la disponibilidad en los países en desarrollo de su tratamiento mejorado del VIH pediátrico, el dolutegravir.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya recomienda el dolutegravir como la opción preferente para adultos y para niños de 4 semanas a 10 años, con el fin de reemplazar los tratamientos pediátricos que contienen medicamentos que no son los óptimos y que tienen más efectos secundarios. Al inicio del tratamiento, los niños necesitan los mejores y más efectivos medicamentos (aquellos que con menor probabilidad de crear resistencia), dado que probablemente tendrán que tomar antirretrovirales de por vida.

"Los casi dos millones de bebés y niños de todo el mundo que viven con VIH no deberían tener que conformarse con un tratamiento peor cuando existe uno mejor", dice David Maman, coordinador médico en Malaui. "Es escandaloso que ViiV sea tan lenta a la hora de facilitar la disponibilidad de un tratamiento mejor para los niños con VIH".

Casi 18 meses después de que las formulaciones pediátricas de dolutegravir fueran aprobadas para su uso por la Agencia Europea de Medicamentos –y a pesar de que el pasado noviembre ViiV prometió agilizar su disponibilidad donde fueran más necesarias–, la corporación ha comenzado el proceso de registro únicamente en tres países de África subsahariana: Kenia, Nigeria y Sudáfrica.

Esto deja a la mayoría de niños en los países en desarrollo sin opción a este tratamiento mejorado. Los medicamentos contra el VIH pueden importarse mediante exenciones cuando aún no están registrados, pero ViiV afirma que hacerlo va en contra de su política. Para nosotros, esto es inconcebible, especialmente si los Gobiernos están dispuestos a emitir dichas exenciones para brindar a los niños este tratamiento.

ViiV también debe finalizar urgentemente el desarrollo de una nueva versión dispersable del medicamento para bebés y niños más pequeños y completar los estudios de dosificación en niños, ya que se necesitan para optimizar aún más y simplificar el tratamiento pediátrico.

También debe cumplir con su compromiso de suministrar sus formulaciones pediátricas siempre que sea necesario, mientras se desarrollan versiones genéricas, incluso a través de su colaboración anunciada recientemente con Unitaid y la Iniciativa Clinton de Acceso a la Salud.

"ViiV tiene que asumir su responsabilidad como el único productor que existe de versiones pediátricas del nuevo tratamiento de referencia en bebés y niños con VIH, y mover montañas para asegurarse de que los menores puedan recibir este tratamiento de inmediato", señala Jessica Burry, farmacéutica de la Campaña de Acceso a Medicamentos vitales de Médicos Sin Fronteras.

"Cuatro años después de que ViiV pusiera por primera vez el dolutegravir a disposición de los adultos, lo que estamos viendo es que la corporación se esconde detrás de excusas burocráticas para no ponerlo a disposición de los niños que lo necesitan. Sus excusas no son válidas", añade Burry.

El precio de las formulaciones pediátricas también es mucho mayor en relación con las formulaciones de adultos. ViiV vende la dosis de 50 mg para adultos por aproximadamente 223 dólares por persona y año (unos 190 euros), mientras que, para las formulaciones pediátricas de 25 mg y 10 mg, cobra 214 y 115 dólares, respectivamente.*

Si un niño necesita una dosis de 35 mg, ViiV cobrará 329 dólares por año (280 euros), más de 100 dólares más que el precio para los adultos. Y esto no incluye los otros dos medicamentos necesarios para completar el tratamiento. Además, las versiones genéricas de la triterapia para adultos que contienen dolutegravir están disponibles por 75 dólares por persona y año. Otro ejemplo más de cómo los niños con VIH son consistentemente dejados de lado.