Back to top

COVID-19: Nuestra intervención en el mundo

Mapa de proyectos de MSF sobre COVID-19 actualizado a enero de 2021.

El detalle de actividades de cada país está actualizado al 25 de enero de 2021.

La situación cambiante frente a la pandemia del coronavirus COVID-19 hace que nuestros proyectos evolucionen con agilidad, por lo que este mapa refleja la mayoría de nuestras actividades actualmente en curso, pero no es un registro exhaustivo de la totalidad de nuestras intervenciones pasadas en respuesta al COVID-19.

Panorama general: iniciamos nuestras primeras actividades en respuesta a la pandemia de COVID-19 en enero de 2020. Mientras el nuevo coronavirus se propagaba, afectando prácticamente a todos los países del mundo, Médicos Sin Fronteras (MSF) adaptó o amplió las actividades en curso e inició nuevas actividades en muchos países en el transcurso de los primeros seis meses de 2020. Asignamos recursos considerables al desarrollo de proyectos especializados en COVID-19, al tiempo que mantuvimos la atención médica esencial en nuestros programas existentes y acompañamos a los ministerios de salud para prepararse para la pandemia o enfrentarla. Este apoyo a menudo se presentó en la forma de capacitaciones en la prevención y el control de infecciones, promoción de la salud y organización de servicios de atención médica. En la segunda mitad de 2020, la mayoría de estas capacitaciones han finalizado y la mayor parte de nuestras actividades específicas de COVID-19 se traspasaron o concluyeron. La mayoría de las actividades relacionadas con COVID-19 se han integrado a nuestros proyectos regulares, aunque mantenemos algunos proyectos centrados en el COVID-19. Los lugares donde llevamos esto a cabo depende mucho del contexto: la situación epidemiológica local, las necesidades locales de salud y nuestros propios recursos. Aún es difícil ofrecer una descripción global de nuestras operaciones, ya que la pandemia está afectando a todos los países del mundo con distintas consecuencias en cada lugar. Por lo tanto, nuestro enfoque también puede ser muy diferente entre un país y otro, o incluso entre un proyecto y otro.

Europa

  • Bélgica

    Nuevamente, los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) están brindando apoyo en las residencias de ancianos de Bruselas, esta vez en la primera fase de vacunación (desde el 5 de enero). Estamos emprendiendo actividades de promoción de la salud y concienciación, tanto para los residentes como para el personal. También estamos capacitando al personal para la implementación de la campaña de vacunación. Esta es la tercera intervención que MSF lleva a cabo en residencias de ancianos en Bélgica.

    Desde noviembre de 2020, en el centro de Bruselas, hemos ofrecido refugio y atención médica a pacientes sin hogar con COVID-19 positivo o con probabilidades de tener COVID-19 positivo. A estas personas se les brinda la oportunidad de aislarse, de que les hagan controles médicos y que se las derive para recibir atención adecuada, si es necesario. Desde la apertura del refugio en el hotel Galia, más de 100 pacientes han recibido atención de los equipos de MSF.

    Un equipo de actividades externas también brinda apoyo a pacientes con COVID-19 positivo o con probabilidades de tener COVID-19 positivo que se alojan en lugares no autorizados (p. ej., terrenos ocupados ilegalmente). MSF ofrece pruebas de detección y seguimiento médico en colaboración con otras dos ONG. Este equipo también ofrece promoción de la salud, prevención y control de infecciones, localización de contactos y apoyo psicológico.

  • República Checa

    MSF está cediendo nuestras actividades.

  • Francia

    MSF brinda apoyo a residencias de ancianos con equipos de médicos, enfermeros, psicólogos y promotores de salud, para reforzar la provisión de atención médica, la prevención y el control de infecciones, y para reducir los riesgos psicosociales entre los miembros del personal a través de actividades de salud mental. Actualmente, el programa está activo en las regiones de Provenza-Alpes-Costa Azul y Occitania, en el sudeste y el sudoeste de Francia, respectivamente, y es posible que lo envíen a otras áreas según las necesidades.

    Cinco días a la semana, también dirigimos clínicas móviles que proporcionan atención médica general, además de orientación, detección y pruebas de COVID-19 a las personas que viven en las calles y en entornos precarios en París. Otras actividades regulares con menores no acompañados en Francia continúan normalmente.

  • Grecia

    En Atenas, colaboramos con la 3.ª Clínica de Medicina Interna de la Universidad de Atenas (NKUA-EKPA) y brindamos apoyo psicológico a los trabajadores sanitarios de primera línea, a los pacientes con COVID-19 y a sus familiares. También realizamos donaciones de equipos de protección personal (EPP) (guantes, mascarillas, protectores faciales, líquidos antisépticos) a grupos sociales vulnerables, incluidos los ancianos, los refugiados, las personas sin hogar, las mujeres/víctimas de violencia de género, los detenidos o las personas con problemas de salud mental, y al departamento de transporte aéreo del Centro Nacional de Ayuda de Emergencia.

  • Italia

    En Roma, las autoridades sanitarias locales nos han encargado que manejemos la localización de contactos y el aislamiento de grupos con COVID-19 en 10 edificios de vivienda ocupados ilegalmente y un asentamiento informal, donde viven migrantes, refugiados y algunos ciudadanos italianos. Debido al aumento en los casos de COVID-19, nuestro equipo reorientó la estrategia de nuestras actividades dándole más importancia a la “preparación para la respuesta” que a la prevención. En colaboración con los residentes de los espacios donde estamos respondiendo, hemos promovido la creación de comités de vigilancia de salud e higiene que puedan controlar la presencia de casos sospechosos de COVID-19, alertar a las autoridades y actuar con rapidez para aislar temporalmente a los casos sospechosos, además de desinfectar los espacios contaminados. Este sistema activo de vigilancia está resultando eficaz.

    En Palermo, MSF respondió a una emergencia de COVID-19 en la que se vieron afectados 4 refugios informales para la población de migrantes y marginados italianos, que albergaban un total de aproximadamente 800 personas, muchas de las que tenían afecciones médicas complejas. A estos refugios se los puso en un confinamiento estricto sin ningún apoyo de las autoridades sanitarias locales. Un equipo de MSF sigue emprendiendo actividades de promoción de la salud y de prevención y control de infecciones (PCI) en centros oficiales de recepción de migrantes donde hay casos nuevos de COVID-19. En Palermo, también ofrecemos capacitación sobre PCI y promoción de la salud a las organizaciones de la sociedad civil que brindan servicios a los migrantes marginados y sin hogar.

  • Rusia

    Seguimos colaborando con el Ministerio de Salud en la provisión de educación para la salud sobre la prevención de infecciones de la tuberculosis (TB) y COVID-19, incluida la distribución de folletos creados por MSF sobre cómo usar mascarillas a todos los pacientes que visitan el dispensario de TB de Arcángel. MSF distribuyó kits de higiene y paquetes de alimentos a pacientes con TB multirresistente a los medicamentos y extrarresistente a los medicamentos de la región del norte de Arcángel; estos pacientes también reciben educación para la salud de enfermeros del Ministerio de Salud. En Moscú y San Petersburgo, MSF sigue trabajando en colaboración con dos ONG de la comunidad que brindan apoyo a personas vulnerables y personas que pertenecen a comunidades clave.

    MSF ofrece al personal médico y paramédico capacitación sobre la coinfección con TB/VIH, COVID-19 y asesoramiento básico. MSF también dona EPP (mascarillas, guantes y gel hidroalcohólico) a las personas que tienen acceso a los servicios de las organizaciones. Hemos creado material informativo de salud sobre la prevención de infecciones por COVID-19, TB y VIH que se está distribuyendo.

  • Ucrania

    Desde el comienzo de la pandemia, MSF ha estado colaborando con el Ministerio de Salud de Ucrania en la respuesta a la COVID-19 en la ciudad de Kiev y las regiones de Donetsk y Zhytomyr. En la ciudad de Kiev, MSF capacitó al personal de las residencias de ancianos en la prevención y el control de infecciones (PCI), y brindó apoyo psicológico a los residentes de estos centros. En el raión de Marinka, en la región de Donetsk, dos equipos itinerantes de MSF siguen haciendo pruebas de detección o proporcionando atención domiciliaria a personas con síntomas leves de COVID-19. Los equipos también evalúan las necesidades de hospitalización basándose en la gravedad de los síntomas y realizan visitas de seguimiento a los pacientes que necesitan más supervisión médica. Para mejorar la atención hospitalaria, MSF instaló tomas de oxígeno y ofreció apoyo técnico para reforzar el triaje y las pruebas de detección, además de una capacitación de actualización sobre administración de casos y PCI en Krasnogorovka.

    En la región de Zhytomyr, MSF reforzó las actividades de atención ambulatoria para garantizar la continuidad de la atención para la TB resistente a los medicamentos (TB-DR). Para ello, los equipos de MSF aseguraron el acceso a medicamentos y apoyo psicosocial para pacientes con TB durante todo el confinamiento declarado. MSF dirigió capacitaciones sobre PCI para trabajadores de atención médica con el fin de mejorar el control de infecciones en los hospitales; esto incluyó sesiones sobre cómo manejar el estrés psicológico debido a la carga de trabajo y a los riesgos adicionales. Tanto en Donetsk como en Zhytomyr, MSF brindó apoyo psicológico mediante líneas telefónicas directas para los pacientes, familiares y trabajadores de atención médica.

  • Suiza

    A mediados de noviembre de 2020, MSF inició una nueva misión en Suiza en el pico más alto de la segunda ola de transmisiones del nuevo coronavirus. MSF está trabajando en colaboración con las autoridades sanitarias y las entidades benéficas de los cantones (estados) de Ginebra y Vaud, y el departamento vecino de Alta Saboya. Actualmente, el equipo está empleando la experiencia que adquirimos mientras respondíamos a epidemias en los países de intervención habituales para atender a personas vulnerables y ancianos que se encuentran en residencias de ancianos en Suiza. Estas personas no reciben apoyo suficiente de un sistema de salud que desde luego es eficaz, pero que fue sacudido por el excepcional contexto de una pandemia. En vistas de la meseta en la cantidad de casos y las muertes en Suiza en las últimas semanas, el equipo está planificando reducir las actividades y concluir la intervención a mediados de febrero.

Medio Oriente

  • Irak

    En Bagdad, MSF está colaborando con el hospital Al Kindi, que recibe un gran número de pacientes graves y críticos con COVID-19. En septiembre de 2020, pasamos de brindar apoyo en la unidad de cuidados respiratorios del hospital a manejar una sala de COVID-19 de 24 camas para pacientes graves y críticos. Recientemente, aumentamos más nuestra capacidad y nos trasladamos a una nueva sala de 36 camas (incluidas 12 camas de la unidad de cuidados intensivos [UCI]) dentro del centro de Al Kindi para atender a más pacientes con COVID-19. Últimamente, la cantidad de personas infectadas con COVID-19 ha disminuido en los hospitales de Bagdad. Encomendaremos las actividades a las autoridades sanitarias locales a fines de febrero de 2021 si la cantidad de personas con COVID-19 sigue siendo baja.

    En Mosul, el centro de atención posoperatoria de MSF se transformó en un centro de COVID-19 durante la etapa inicial de la pandemia. Desde el comienzo de la pandemia hasta el fin de nuestra intervención por COVID-19 en el centro en diciembre, recibimos a más de 900 pacientes con síntomas leves a moderados de COVID-19. Ahora hemos interrumpido nuestras operaciones de COVID-19 en el centro y reanudamos las actividades quirúrgicas. Mientras tanto, en la ciudad inauguramos una unidad de cuidados intensivos de 16 camas para COVID-19, donde ofrecemos atención a pacientes con síntomas graves de la enfermedad. En Sinuni, cuatro camas del Hospital General de Sinuni están destinadas a la observación y la estabilización de pacientes con diagnóstico sospechoso de COVID-19.

    Para promover la conciencia sanitaria en torno a la COVID-19, MSF también llevó a cabo una campaña de concienciación sanitaria digital dirigida a las áreas de Mosul y Sinuni. En julio, agosto y septiembre de 2020, MSF ayudó a los centros de salud locales en Erbil y Dohuk con apoyo técnico, apoyo logístico y capacitación para el personal en la prevención y el control de infecciones (PCI). En el campamento de Laylan (gobernación de Kirkuk), MSF movilizó un centro de aislamiento y tratamiento de 20 camas y continuó con el triaje para los pacientes que se sospecha que tienen COVID-19 hasta que el campamento fue cerrado por las autoridades a fines de noviembre de 2020. Nuestros equipos distribuyeron mascarillas de tela reutilizables a los residentes del campamento de Laylan y realizaron actividades de concienciación sobre las medidas de prevención en ese lugar.

  • Jordania

    MSF inauguró un centro de tratamiento de COVID-19 de 30 camas, en colaboración con el Ministerio de Salud jordano, ACNUR y otras entidades, en el campo de refugiados de Zaatari. En un “área de transición” especializada del campo, los equipos de MSF también realizan exámenes de detección diarios a los pacientes con COVID-19 asintomáticos (casos confirmados o personas que fueron contactos estrechos de casos), transfieren a pacientes que necesitan atención médica a nuestro centro de tratamiento de COVID-19. Debido a que la cantidad de personas con COVID-19 sintomático (leve y moderado) es baja en este momento, estamos analizando con las autoridades locales la posibilidad de cerrar el centro de salud a partir de mediados de febrero. Los equipos de MSF permanecerán en situación de espera en caso de que haya un aumento drástico en los casos en el campo. MSF también seguirá colaborando con la evaluación médica de personas con diagnóstico confirmado de COVID-19 en las zonas de aislamiento según sea necesario.

    Cierre del proyecto: En el hospital de nuestro proyecto de cirugía reconstructiva en Ammán, MSF dirigió un centro de tratamiento de COVID-19 de 40 camas para casos leves y moderados, desde el 14 de noviembre hasta el 31 de diciembre de 2020. Recibimos a 47 pacientes e ingresamos a 37. Para fines de 2020, decidimos cerrar el centro debido a la baja cantidad de pacientes que necesitaban tratamiento y la cantidad decreciente de casos en el país.

  • Líbano

    En el valle de la Becá, el hospital de MSF en Bar Elias sigue atendiendo a pacientes con COVID-19, y las camas de la unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital están totalmente ocupadas. MSF sigue brindando apoyo al Hospital del Gobierno Elias Hraoui en Zahle con el triaje y las pruebas de detección en los niños. Los niños con diagnóstico sospechoso de COVID-19 se están examinando en un área designada y reciben la atención correspondiente hasta que se conocen sus resultados. Si son positivos, los niños son transferidos a hospitales de derivación de COVID-19 o a centros de aislamiento, en colaboración con las organizaciones con las que trabaja MSF..

    En Siblin, en el sur del Líbano, MSF está trabajando con la UNRWA (la organización de la ONU para los Refugiados Palestinos) en un centro de capacitación que se ha convertido en un centro de aislamiento. El centro recibe a pacientes que son casos sospechosos o confirmados de COVID-19. El centro recibe a personas vulnerables de todas las nacionalidades que viven en las cercanías, incluido Beirut, que no pueden aislarse en sus hogares debido a situaciones de hacinamiento.

    Como parte de nuestros esfuerzos constantes por dar a conocer las medidas de prevención de la COVID-19, MSF instaló 8 tanques de agua en los campos de Shatila y de Bourj El Barajneh (área de Beirut) y 43 tanques de agua en el campo de Ein El Hilweh (sur del Líbano). El equipo también distribuyó 600 kits de higiene para reforzar las medidas de prevención de infecciones. El equipo de promoción de la salud realizó varias sesiones de concienciación sobre el lavado correcto de manos tanto en el terreno como a través de plataformas digitales.

    El equipo de respuesta médica (MRT) de MSF sigue colaborando con el Ministerio de Salud Pública en su estrategia de detección de COVID-19 en todo Líbano. En el último mes, los equipos han tomado muestras para pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) en puntos fijos que se clausurarán pronto. Han dirigido al menos 229 campañas de pruebas PCR y realizaron más de 17.800 pruebas PCR. También se amplió la capacidad de diagnóstico para incluir a 10.000 personas que cruzaban el punto fronterizo entre Siria y Líbano en Masnaa (valle de la Becá). Además, el Ministerio de Salud Pública le ha pedido al equipo que participe en su vigilancia centinela nacional de enfermedades similares a la influenza (ILI). Junto a los MRT, los equipos de respuesta rápida a emergencias (parte del esquema de emergencia multisectorial dirigido por la ONU) de MSF basados en proyectos han participado en la campaña de realización de pruebas en las zonas del proyecto, sobre todo en Trípoli y el valle de la Becá.

  • Libia

    En Libia, seguimos colaborando con el Ministerio de Salud en un centro de pruebas de COVID-19 en Trípoli, y además ofrecemos capacitaciones relacionadas con la COVID-19 al personal médico y de atención médica. También seguimos reforzando las medidas de PCI y de prevención en los centros de detención (en Trípoli, Zliten y Zintan) tanto como podemos dadas las condiciones inhumanas en esos lugares.

  • Palestina

    En Gaza, los equipos de MSF capacitaron a los equipos del Ministerio de Salud que atienden a pacientes con COVID-19 en el Hospital Europeo; donamos concentradores de oxígeno al centro y brindamos capacitación sobre manipulación del oxígeno, apoyo a los pacientes y cuidados intensivos. Además, ayudamos con la definición de los protocolos de administración de oxígeno para COVID-19 y el control de la higiene. Además, seguimos ofreciendo apoyo en la prevención y el control de infecciones (PCI) así como capacitación sobre agua y saneamiento y sobre promoción de la salud en algunos centros de atención médica básica en el norte de la Franja de Gaza. También llevamos a cabo actividades similares (además de las regulares) en el hospital de Al Awda.

    En la Ribera Occidental, MSF ha estado colaborando con el sistema de salud local en Hebrón con asesoramiento técnico y capacitación práctica sobre equipos de protección personal (EPP), desechos infecciosos, procesos de limpieza, terapia con oxígeno y capacitación junto a la cama en los hospitales de Dura y Alia, dos centros que atienden a pacientes con COVID-19. Los equipos de MSF también adaptaron sus actividades regulares para mantener el apoyo psicológico por teléfono a las personas necesitadas. En el distrito de Hebrón, el equipo habilitó un servicio de línea directa para proporcionar asesoramiento remoto en apoyo a algunas de las personas más afectadas por el brote de COVID-19, como los pacientes y sus familias, y el personal médico. Mientras tanto, el equipo ha distribuido kits de higiene a los hogares afectados y ha estado realizando actividades de promoción de la salud y de la salud mental en la comunidad.

  • Siria

    Noreste de Siria: como parte del equipo de trabajo humanitario de COVID-19 presidido por las autoridades sanitarias locales, MSF está colaborando en la coordinación de la respuesta a la COVID-19. MSF está trabajando junto a Kurdish Red Crescent proporcionando atención médica a las personas que son casos sospechosos y confirmados de COVID-19 en el único hospital especializado en COVID-19 de Washokani, en las afueras de la ciudad de Hasaka. Tanto las personas que reciben el alta como quienes pueden autoaislarse en su casa con una enfermedad leve reciben apoyo con materiales de higiene, educación para la salud, y con la identificación de personas vulnerables dentro de su vivienda. A los pacientes también se les ofrece asesoramiento sobre la autoprotección, y su estado de salud se revisa a intervalos regulares en un periodo de un mes; también hacemos un seguimiento de los contactos en sus casas. Hemos aumentado nuestro apoyo en la ciudad de Raqa con un enfoque en la protección de los trabajadores de atención médica, mejorando la PCI en los centros de atención primaria y secundaria de salud; mejorando el triaje y la atención de pacientes sospechosos que requieren atención hospitalaria mientras esperan los resultados de las pruebas; y compartiendo todas las lecciones aprendidas en nuestra respuesta en Washokani con las organizaciones sanitarias de Raqa. Las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) siguen siendo limitadas en la región, y hasta ahora no se han conseguido canales de suministro.La cantidad de pruebas por día ha disminuido a un nivel muy bajo, lo que hace que sea difícil determinar la escala del brote.

    Campamento Al-Hol: en el campo, nuestros equipos siguen haciéndoles seguimiento a las 1.900 personas que se han identificado como especialmente vulnerables a presentar síntomas graves si contraen COVID-19, y les ofrecemos apoyo según sus necesidades individuales. Muchas de estas personas tienen enfermedades no transmisibles, como diabetes, hipertensión, asma o afecciones cardíacas. El centro de tratamiento de COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sigue proporcionando un nivel preocupante de calidad de la atención, y el personal de MSF le hace un seguimiento a cada paciente derivado por MSF. Hasta la fecha, no ha habido cantidades considerables de casos positivos de COVID en el campo.

    Noroeste de Siria: MSF sigue brindando atención a los pacientes con síntomas moderados a graves en el centro de tratamiento de COVID-19 de 30 camas del hospital nacional de Idlib. Nos encontramos en las últimas etapas de la inauguración de otro centro de aislamiento y tratamiento en la región. En los campos donde trabajamos en el noroeste de Siria, nuestros equipos siguen difundiendo mensajes de concienciación sobre COVID-19 y distribuyendo kits de higiene a las familias.

  • Yemen

    En Adén, MSF está brindando apoyo en el Hospital 22 de Mayo con donaciones de EPP y capacitación del personal médico sobre cómo manejar el triaje de casos sospechosos de COVID-19 y sobre las medidas de PCI. En Khamer (gobernación de Amran), nuestra unidad de tratamiento de COVID-19, que atiende a pacientes con infecciones respiratorias y casos sospechosos y moderados de COVID-19, sigue recibiendo a algunos pacientes. En Haydan (gobernación de Saada), redujimos la capacidad de la unidad de tratamiento de COVID-19 a dos camas, debido a que disminuyó la cantidad de admisiones. En la gobernación de Lahij, los equipos de MSF brindaron capacitación a los equipos médicos en el distrito de Yafa'a sobre cómo manejar el triaje, el aislamiento y las derivaciones de los pacientes con COVID-19. Las derivaciones se hacen a los centros de tratamiento de Lahij o Adén (en los casos graves) o a la casa (con observación) en los casos leves. En la gobernación de Abyan, MSF ha ofrecido capacitación para el personal de salud del centro de COVID-19, que abarcó triaje, diagnóstico, terapia médica, fisioterapia y atención de los casos graves en la unidad de cuidados intensivos (UCI). En el hospital de Abs y el hospital Al Ghomouri en la gobernación de Hajjah, MSF continúa con las actividades de detección y con las derivaciones de casos sospechosos de COVID-19. En la ciudad de Hajjah, MSF colabora en las derivaciones del hospital Al Ghomouri al centro de aislamiento Al Rahadi. A principios de septiembre, MSF traspasó su intervención en el hospital de Al Kuwait a la autoridad local de Saná, y donó suministros médicos al centro para mantener las actividades médicas en marcha por un mes más. A mediados de septiembre, MSF traspasó su intervención en el hospital de Sheikh Zayed a las autoridades locales. Para fines de septiembre, MSF había concluido su apoyo y traspasó las actividades en el centro de COVID-19 de Al Sahul en Ibb.

África

Panorama regional: hasta fines de octubre, se habían registrado un poco más de 37.000 muertes relacionadas con COVID-19 en África, mientras que, en comparación, el continente registró 380.000 muertes por malaria en 2018. En el Sahel, se ha confirmado que el pico de la temporada de malaria azotó con más intensidad y por más tiempo este año, en especial porque las lluvias comenzaron antes y fueron más fuertes en comparación con los años anteriores. En muchos países de la subregión, los programas nacionales de prevención se han visto afectados por las medidas de restricción impuestas para hacer frente a la pandemia de COVID-19. Las actividades masivas, como la distribución de mosquiteras o las campañas estacionales de prevención, a menudo se han retrasado.

  • Burkina Faso

    En las últimas semanas, el país ha registrado un aumento en la cantidad de personas con COVID-19, en su mayor parte por transmisión comunitaria. La pandemia está afectando a todas las áreas, tanto urbanas como rurales. A solicitud del Ministerio de Salud, MSF reanudará las actividades en el centro de tratamiento de COVID-19 en Uagadugu, con seguimiento ambulatorio de los pacientes y actividades de promoción de la salud en la comunidad. En Bobo Dioulasso, en el oeste de Burkina Faso, MSF volvió a enviar un equipo por seis semanas para colaborar con las autoridades sanitarias locales. Continuamos haciendo un seguimiento de la situación epidemiológica en todo el país, debido a que son muchas las preocupaciones por la cantidad de personas desplazadas en las partes del norte, centro norte y este del país. Hemos adaptado el triaje y las medidas de prevención y control de infecciones en los centros de salud que apoyamos, creamos unidades de aislamiento y capacitamos al personal en prevención y administración de casos.

  • Camerún

    En las primeras etapas de la pandemia, MSF implementó numerosas iniciativas en sus proyectos y brindó apoyo en la respuesta nacional en las regiones del centro, el extremo norte, el noroeste y el sudoeste. En los últimos siete meses, MSF ha dirigido capacitaciones para el personal de atención médica (incluido el del Ministerio de Salud) sobre las medidas de control y prevención de infecciones en nuestros proyectos y también en la capital comercial, Douala. Actualmente, la cantidad de pacientes a quienes se hospitaliza ha disminuido, pero aún hay regiones con acceso limitado a la atención médica, lo que hace que el nivel general de transmisión sea poco claro. En general, la respuesta de MSF a la COVID-19 en Camerún se ha suspendido, debido a que disminuyeron las admisiones hospitalarias.

    El centro de investigación de MSF, Epicentre, ha estado analizando las secuencias de las distintas cepas del virus que circula en Camerún. En octubre, Epicentre publicó un artículo en The Lancet sobre la adopción de nuevos enfoques de la atención de salud mental en Camerún durante la pandemia en curso.

  • República Democrática del Congo

    En todos nuestros proyectos en la RDC, nuestros equipos están trabajando en la concienciación y la promoción de la salud, e implementan medidas de prevención como la provisión de mascarillas y estaciones de lavado de manos, la creación de áreas de triaje y aislamiento, así como la localización de contactos.

    Con la segunda ola que afectó a Kinshasa en diciembre y la falta de camas disponibles en la unidad de cuidados intensivos (UCI) en la capital, comenzamos a brindar apoyo en las Cliniques Universitaires de Kinshasa (CUK) (las clínicas de la Universidad de Kinshasa) en enero de 2021 para atender a las personas que eran casos moderados y severos en la unidad de COVID-19 de 40 camas de las CUK. Además, el hospital de Kinshasa, apoyado por MSF y dedicado a pacientes con VIH/sida, se ha equipado con carpas de aislamiento para personas que son casos sospechosos y confirmados, y se ha implementado un sistema de derivaciones. El mismo enfoque se implementó en la provincia de Kasai, en Kananga, donde MSF brinda apoyo al hospital general con triaje y donaciones para el hospital y los centros de salud según sus necesidades.

    Proyectos finalizados: El apoyo de MSF para la prevención y la atención por COVID-19 en la capital, Kinshasa, con cuatro centros sanitarios en la zona de salud de Limete continuó hasta mediados de diciembre de 2020.Además, desde septiembre hasta diciembre, 15 comunas de Kinshasa se beneficiaron del apoyo de MSF, que incluyó el intercambio de conocimientos sobre el brote y las medidas de prevención que se deben respetar. Aproximadamente 1.600 personas recibieron información sobre la enfermedad, sobre todo las personas con discapacidades, los huérfanos y los ancianos, y se hicieron 33 donaciones a los centros especializados. En Kivu Sur, con la conclusión de los proyectos en el territorio de Fizi, MSF cedió al Ministerio de Salud un centro de aislamiento de COVID-19 en Baraka. Los equipos también han donado material en hasta 21 áreas de salud, al mismo tiempo que controlaban y apoyaban la respuesta a cualquier deterioro en la situación epidemiológica.

  • Eswatini

    La cantidad de hospitalizaciones y muertes por COVID-19 se están incrementando en este país. Debido a que los centros de salud están desbordados por el aumento de pacientes con COVID-19, armamos tiendas de campaña; incorporamos médicos y enfermeros, además de camas y terapia con oxígeno para aliviar el centro de salud de Nhlangano en el ingreso de pacientes gravemente enfermos con COVID-19. Además, hemos estado reforzando nuestro enfoque de la atención domiciliaria, ahora con 2 equipos que están trabajando y han evacuado a más de 30 pacientes que necesitaban atención hospitalaria. Por último, continúan el apoyo para las pruebas PCR de COVID-19 y la expansión de las nuevas pruebas de antígenos en el punto de atención. Debido a que el aumento continúa y es probable que Eswatini se vea afectado gravemente por varios meses, planificar la introducción de vacunas contra la COVID-19 es cada vez más importante, concretamente porque la cepa sudafricana de mayor transmisión se propaga con rapidez.

  • Etiopía

    En la región de Gambella, en dos campos para refugiados sursudaneses (Kule y Tierkidi), MSF ha creado un centro de aislamiento de COVID-19 de 20 camas y otro con capacidad para 10 camas. En la ciudad de Gambella, un equipo brinda apoyo en el centro de triaje y aislamiento temporal de COVID-19 en el hospital de Gambella. Desde mayo, un equipo en Adis Abeba ha proporcionado apoyo en salud mental a más de 5.000 migrantes que regresaron principalmente de Arabia Saudí, Kuwait y el Líbano, y se encuentran en 3 centros de cuarentena por COVID-19 en la capital. MSF está colaborando con el personal médico y no médico del Ministerio de Salud que trabaja en los centros de cuarentena capacitándolos en las necesidades de salud mental de los migrantes. Nuestros equipos brindan apoyo a las autoridades sanitarias regionales en las distintas ubicaciones de proyectos en Amhara y la región somalí en sus centros de aislamiento y tratamiento, y con educación para la salud. También hemos estado trabajando en la preparación en todos nuestros proyectos implementando medidas de prevención y de higiene.

  • Kenia

    El país está viviendo un fuerte incremento en los casos de COVID-19, y está aumentando la cantidad de trabajadores de atención médica que se infectan. Actualmente, están amenazando con una huelga en todo el país. En la ciudad costera de Mombasa, MSF se está preparando para capacitar al personal del Ministerio de Salud que trabaja en dos nuevos centros que en este momento está creando el departamento de salud del condado. La capacitación se centrará en la prevención y el control de infecciones, la administración de casos y el apoyo en la promoción de la salud y otras actividades de participación comunitaria donde sea necesario.

    En la ciudad de Homa Bay, los centros de aislamiento del condado están cerrados o no están adecuadamente equipados para tratar síntomas y afecciones subyacentes en la cantidad cada vez mayor de pacientes. MSF está creando una unidad de alta dependencia (UAD) para COVID-19 en el hospital de derivación del condado, con el fin de manejar casos moderados a graves de COVID-19. Algunos de estos pacientes vienen de las salas para pacientes adultos hospitalizados en las que ya colaboramos como parte de nuestras actividades regulares. La UAD se suma a nuestro apoyo continuo para la detección y la administración de casos sospechosos de COVID-19 en el hospital de derivación.

  • Liberia

    MSF está llevando a cabo actividades permanentes de concienciación sobre las medidas de prevención en las comunidades de Monrovia y sus alrededores.

  • Malaui

    Mientras el país observa una cantidad creciente de casos de COVID-19 que rápidamente está abrumando los centros de atención médica, MSF ofrece personal, oxígeno y apoyo técnico al hospital Queen Elizabeth en Blantyre, donde ya dirigíamos un programa de cáncer de cuello uterino. También estamos inaugurando otra sala de COVID-19 de 40 camas (que se considera un anexo de la sala Queen Elizabeth) en una tienda inflable, totalmente equipada y dotada de personal por MSF.

  • Mali

    Estamos colaborando con el Ministerio de Salud en el hospital universitario de Point G en Bamako (100 camas destinadas a la COVID-19) atendiendo a pacientes con una forma grave del virus y a quienes necesitan oxígeno. Nuestros equipos brindan apoyo en varios centros de salud y también están presentes en dos centros de salud de derivación para el triaje y la identificación de casos. Les hacemos seguimiento médico a las personas que son casos moderados y leves, que tienen enfermedades concomitantes y que pueden permanecer en su casa y no necesitan hospitalización. Las actividades externas y de concienciación están dirigidas a personas que padecen enfermedades crónicas, como diabetes, y que están especialmente en riesgo de presentar formas graves de la enfermedad. En Tombuctú, colaboramos con las actividades de detección de COVID-19 en el Centro de Salud de Referencia con un equipo de cinco personas.

  • Mozambique

    MSF sigue ofreciendo apoyo al Ministerio de Salud en zonas donde ya realizábamos actividades. Sin embargo, debido a un aumento en los casos de COVID-19 en Mozambique, especialmente en Maputo desde comienzos de 2021, hemos ampliado nuestra respuesta. Además del apoyo constante al principal hospital de derivación de COVID-19, Polana Caniço, ahora estamos colaborando en el hospital de Mavalane con asistencia técnica y logística en la sala de aislamiento temporal de 21 camas, incluida la instalación de una tienda de campaña para ampliar la capacidad en 7 camas para las personas con diagnóstico sospechoso, un área para ponerse y quitarse el EPP, la mejora del sistema de agua y la rehabilitación de un baño para pacientes con sospecha de COVID-19; además, facilitamos el acceso a la electricidad y proporcionamos mosquiteras y puntos de agua potable para los pacientes. MSF también colaborará con los concentradores de oxígeno y la redistribución de la prueba de PCR GeneXpert para el diagnóstico de COVID-19 al hospital de Mavalane. Además, ofrecemos capacitación sobre PCI a las autoridades sanitarias locales.

    En Beira, en colaboración con una ONG italiana, hemos ayudado a dos enfermeros que han estado trabajando en la respuesta a la COVID-19 desde noviembre para reforzar la capacidad local. En Montepuez, MSF ha colaborado con el hospital rural en la instalación de una tienda de campaña para el triaje de casos de COVID-19, ofreció capacitación sobre prevención y control de infecciones y tratamiento, y ayudó a determinar el flujo de pacientes en el nuevo centro de tratamiento de COVID-19 que se inauguró recientemente, para prepararse para una posible ola de casos nuevos. Estamos trabajando en otros tres centros de salud de la región con PCI y logística.

  • Níger

    El COVID-19 sigue estando activa en Niamey y en todas las demás ciudades importantes del país. MSF está colaborando con la logística y con recursos humanos en el hospital Lamorde en Niamey, donde se atendió a personas con casos moderados. También estamos brindando apoyo a los centros de salud en Magaria y Tillabéri con actividades de agua y saneamiento, distribuyendo mascarillas, organizando el triaje de pacientes y ayudando al equipo de investigación y respuesta. Continuamos con la vigilancia epidemiológica y estamos emprendiendo la concienciación comunitaria. Atendemos a pacientes de Diffa y Agadez en nuestros centros.

  • Nigeria

    Seguimos apoyando la promoción de la salud y ofreciéndoles a las autoridades locales, los hospitales y los centros de atención médica apoyo técnico, capacitación para el personal y PCI en todos los proyectos. Nuestros equipos han preparado camas en Gwoza y Pulka, en caso de que se necesiten centros de aislamiento. En el estado de Ebonyi, estamos colaborando con el Ministerio de Salud y los centros para el control y la prevención de enfermedades de Nigeria en las pruebas, en el primer centro de evaluación de COVID-19 del estado, y actualmente estamos brindando apoyo en la reapertura de un centro de 25 camas del Ministerio de Salud como preparación para una segunda ola de COVID-19 en el estado. En Sokoto apoyamos al Ministerio de Salud para renovar un centro de aislamiento y tratamiento de 32 camas. Junto con las autoridades locales, hemos ayudado para llevar a cabo una campaña de concienciación comunitaria sobre COVID-19, con la que llegamos a 370 asentamientos. Hemos realizado actividades promoción de la salud, además de instalar puntos de agua y distribuir jabón a las comunidades desplazadas en Benue y Zamfara.

  • Senegal

    A fines de septiembre de 2020, en vistas de una clara reducción tanto de la transmisión como de la gravedad de los casos, MSF decidió dar fin a nuestra intervención por COVID-19 y concluyó nuestros proyectos en Dakar, en el distrito de Guediawaye (barrio marginal en el norte de la región de Dakar) y en el hospital de Dalal Jamm. Todas las actividades se traspasaron al Ministerio de Salud. Se ha observado un aumento de casos positivos y muertes desde comienzos de diciembre de 2020. MSF sigue controlando la situación y hay debates en curso con las autoridades sanitarias.

  • Sierra Leona

    MSF es parte de los pilares de administración de casos y vigilancia en el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) nacional y en los COE de distrito en los distritos de Kenema, Tonkolili y Bombali. El epidemiólogo de MSF sigue trabajando con el Ministerio de Salud y Saneamiento en la vigilancia, PCI y estrategias de detección. Desde julio de 2020 hasta diciembre de 2020, en estrecha colaboración con el equipo de gestión de salud del distrito, el Distrito urbano del Área Occidental, trabajamos con 10 trabajadores de salud de la comunidad del área del muelle de Thompson Bay en Freetown, caracterizada por los asentamientos informales. Organizamos actividades de promoción de la salud y la distribución de kits de higiene. Con el paso de los meses, el equipo médico del distrito informó que acudía a la clínica una mayor cantidad de personas, lo que fue una buena señal del efecto de los mensajes. Las actividades de promoción de la salud se interrumpieron a fines de diciembre de 2020, y se traspasaron a los trabajadores de atención médica de la comunidad y al equipo de gestión de salud del distrito. Seguimos controlando la situación con la COVID-19 en Freetown y podemos responder en el futuro si es necesario.

  • Somalia y Somalilandia

    Hay muchos estigmas en torno al COVID-19, por lo que las personas que se sienten mal se resisten a acudir a los centros de salud por miedo a ser discriminadas. La capacidad de diagnóstico también es extremadamente baja debido a la escasez de kits de pruebas y a la falta de fondos. En Somalilandia, capacitamos a los miembros de los equipos de respuesta rápida a emergencias del Ministerio de Salud en la prevención del COVID-19. Debido a las medidas de control y prevención de infecciones implementadas para prevenir la propagación de la infección, los programas regulares se ven afectados, como los programas de vacunación y nutrición de rutina.

  • Sudáfrica

    En noviembre, recibimos una solicitud de apoyo de los funcionarios de salud pública de Puerto Elizabeth. Debido a un brote de una nueva variante del SARS-CoV-2 —que está vinculado con un aumento en la transmisión—, el sistema de salud estuvo al borde del colapso, ya que los especialistas del hospital principal de derivación informaban que era posible que tanto como la mitad de los pacientes con COVID-19 que ingresaron en el centro en noviembre no sobrevivieran. MSF evaluó las necesidades entre el 16 y el 20 de noviembre en los centros principales, donde observamos una gran escasez de médicos y enfermeros para atender a pacientes con COVID-19. Con el objetivo de prevenir tantas muertes por COVID-19 como fuera posible, un equipo de 20 médicos y enfermeros de MSF rápidamente fue a trabajar al hospital terciario de Livingstone y al hospital de campaña Elizabeth Mamisa Chabula-Nxiweni.

    En el hospital de Livingstone, la incorporación de cuatro enfermeros y cuatro médicos de MSF permitió la apertura de otra sala de COVID-19. Esta sala ya existía, y estaba totalmente equipada, pero había permanecido vacía debido a la falta de personal. Para fines de noviembre, los médicos del hospital de Livingstone gradualmente pudieron comenzar a descongestionar y estabilizar las desbordadas salas. La incorporación de un equipo de MSF de similar magnitud en el hospital de campaña redujo la proporción de pacientes por médico de 1:70 a aproximadamente 1:20. MSF ofreció un tratamiento muy necesario, y se observó que a los pacientes se los retiraba de la terapia y se les daba el alta de manera más eficaz; esto ayudó a disminuir la cantidad de pacientes de 300 a un promedio de 160 en la primera semana de diciembre. Con un mejor flujo de pacientes y más camas liberadas, los desbordados hospitales de la zona pudieron derivar a más de los pacientes que no podían atender.

    A partir de enero de 2021, se han iniciado intervenciones similares en las provincias de Western Cape y KwaZulu-Natal. En Western Cape, el equipo brinda apoyo en el hospital de campaña de Lentegeur, que tiene una capacidad de hasta 200 camas. En KwaZulu-Natal, MSF está colaborando en los centros de salud del distrito de King Cetshwayo. La intervención se centra en un mayor apoyo en una sala de 100 camas en el hospital de Ngwelezane, apoyo puntual en el nivel de especialidades, apoyo a los centros de atención médica básica en el área de influencia del proyecto, y actividades de apoyo a la comunidad que abarcan la promoción de la salud y el aislamiento de pacientes.

  • Sudán del Sur

    MSF sigue colaborando con el Ministerio de Salud en el hospital de enseñanza de Yuba con donaciones de materiales de agua y saneamiento y capacitación sobre PCI. También seguimos brindando apoyo al Laboratorio Nacional de Salud Pública (NPHL) —el principal centro de pruebas del país— con un supervisor de laboratorios de MSF. MSF también está participando en debates con el Ministerio de Salud sobre el posible apoyo técnico al depósito del NPHL para garantizar una gestión de existencias mejorada y eficaz para las pruebas de COVID-19. Fuera de Yuba, gracias a la compleción de un centro de pruebas de MSF en Lankien, ahora hay 4 centros de pruebas de MSF (en los Centros de Protección de Civiles de Lankien, Agok, Bentiu y Malakal) que se suman a los 23 centros de todo el país. Además, en todos los proyecto del país, seguimos aislando y atendiendo a pacientes con diagnóstico sospechoso o confirmado de COVID-19, aunque las cantidades de pacientes confirmados siguen siendo bajas. También seguimos apoyando e implementando medidas de prevención, que incluyen la detección y el refuerzo de la PCI, la concienciación, la promoción de la salud y la capacitación.

    Finalizados: En Yuba, el componente de agua y saneamiento del proyecto de COVID-19 se eliminó por completo (pero se puede volver a ampliar rápidamente si es necesario).

  • Sudán

    MSF ha recibido aprobación para realizar una encuesta de seroprevalencia en Omdurman, y estamos debatiendo con el Ministerio de Salud para iniciar un sistema de apoyo domiciliario para pacientes con COVID-19 que abarque la misma área. Estamos colaborando con los cuatro hospitales principales de Jartum para fortalecer el sistema de detección y triaje, y las áreas de aislamiento. El objetivo es proteger o reanudar los servicios vitales y restablecer la confianza entre los trabajadores de salud.

    Los equipos de MSF están colaborando con capacitaciones, el refuerzo de las medidas de prevención y control de infecciones (PCI) y donaciones semanales de equipo de protección personal (EPP). También capacitamos al personal de 10 centros de atención primaria de salud, donamos artículos para PCI y brindamos apoyo técnico en el sitio, que continúa en distintos centros en Jartum. Además, estamos colaborando con el Ministerio de Salud para manejar centros de aislamiento en los estados de Darfur Este y Kordofán del Sur.

  • Tanzania

    MSF es el único proveedor de atención médica en el campo de refugiados de Nduta, que alberga a aproximadamente 70.000 refugiados burundeses. Más de 250 miembros del personal de MSF han recibido capacitación sobre las medidas de preparación y respuesta ante la COVID-19 para responder a un posible brote, y nuestros equipos siguen organizando ejercicios de simulación para mantener la capacidad de respuesta rápida. Seguimos contando con estructuras para el triaje en los 4 puestos de salud que incluyen 100 camas en el hospital principal. Nuestros educadores de salud comunitaria en el campo de Nduta periódicamente conciencian y educan a la comunidad sobre la higiene y las mejores prácticas de salud. También seguimos con los controles de temperatura en el triaje de la entrada principal del campo y mantenemos puntos para el lavado de manos.

  • Zimbabue

    Hacia finales de 2020, Zimbabue presenció el final de la primera ola de COVID-19 con muy pocos casos informados antes de la temporada festiva. Debido a que la frontera entre Zimbabue y Sudáfrica se abrió para las fiestas navideñas, hubo un aumento repentino de casos positivos y en la transmisión local. A partir de enero de 2021, en el país está viviendo numerosos casos de transmisión local y muertes en la comunidad. MSF sigue colaborando con el Ministerio de Salud y las autoridades locales de Harare en la detección y la derivación de pacientes con COVID-19, la promoción de la salud, la educación para la salud, el acceso al agua y servicios de laboratorio. En Beitbridge, ahora con la frontera parcialmente abierta, MSF sigue asistiendo en el punto de entrada con pruebas de detección y actividades de concienciación. En respuesta al aumento de casos, MSF ha realizado una evaluación de las necesidades y se está preparando para una posible intervención para ayudar a los centros de salud locales a aumentar la capacidad de camas y mejorar la calidad de la atención.

Asia

  • Afganistán

  • En respuesta a la segunda ola de COVID-19 en Herat, el centro de tratamiento en Gazer Gah se volvió a abrir el 2 de diciembre de 2020, ya que el centro del Ministerio de Salud Pública en Shaydayee no puede responder a las crecientes necesidades. MSF continúa dirigiendo la unidad de triaje de COVID-19 en el hospital regional de Herat, el principal hospital de derivación en la región occidental de Afganistán. En el hospital, se examina y evalúa a más de 700 pacientes con síntomas todas las semanas.

    En Lashkar Gah, MSF continúa con la derivación de pacientes con diagnóstico sospechoso de COVID-19 al hospital Malika Suraya, el principal centro especializado en COVID-19 en Helmand. MSF acordó con el Ministerio de Salud Pública proporcionar tratamiento y atención hospitalaria a cuatro categorías de pacientes infectados con COVID-19 (pacientes con TB, pacientes quirúrgicos, pacientes pediátricos y pacientes de maternidad). En el hospital de Boost, hay 30 camas para pacientes hospitalizados con enfermedades concomitantes de la COVID-19. MSF ha proporcionado servicios de diagnóstico de GeneXpert para COVID-19 en el hospital de Boost.

    En Kandahar, el equipo está brindando apoyo en los centros hospitalarios designados para el tratamiento de pacientes con TB-DR infectados con COVID-19 en el centro para TB-DR de MSF. Se organizó una capacitación de actualización sobre el tratamiento de la COVID-19 para el personal médico y paramédico de MSF y del Ministerio de Salud Pública. MSF ahora cuenta con servicios de diagnóstico de GeneXpert para COVID-19 en el centro de TB-DR de MSF.

    En los últimos meses, el proyecto en Jost ha estado trabajando para adaptarse a la “nueva normalidad” y revirtió algunas de las medidas estrictas que se implementaron durante la primera ola de COVID-19. Se han reanudado las actividades de planificación familiar, y se volverá a admitir a cuidadoras en el hospital a partir de fines de enero.Desde principios de noviembre, tenemos capacidad de pruebas de PCR en el sitio con una máquina GenXpert; las pruebas rápidas de antígenos también están disponibles ahora.

  • Bangladesh

    MSF ha creado salas de aislamiento en todos nuestros centros médicos en Cox’s Bazar. Todos los centros de salud de MSF siguen haciendo triaje y pruebas de detección por síntomas en las vías respiratorias, y garantizan el cumplimiento de las estrictas medidas de prevención de infecciones, mientras regresan en la medida de lo posible a las actividades regulares. Nuestros equipos están atendiendo a varios pacientes con COVID-19; también están controlando a pacientes que se sospecha que tienen COVID-19. Nos estamos centrando en atender a todos nuestros pacientes y asegurarnos de que podemos ofrecer la mejor calidad de atención posible para la COVID-19 y otros problemas médicos, además de seguir trabajando junto con las autoridades bangladesíes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros agentes de salud para limitar la propagación del virus.

    Estamos observando los efectos secundarios de la disminución sostenida del acceso a la atención médica y de la reducción de la prioridad de la atención médica comunitaria y el apoyo social en los campos. MSF ha observado un aumento en la gravedad de las afecciones no relacionadas con la COVID-19, incluida una mayor cantidad de muertes. Nuestros equipos también están realizando actividades de promoción de la salud en los campos. En el proyecto urbano de Kamrangirchar, MSF ha reducido las actividades regulares para concentrar los recursos en nuestra clínica principal, donde continuamos proporcionando servicios de salud sexual y reproductiva, y para la violencia sexual y de género (VSG), así como promoción de la salud para la COVID-19. También estamos brindando apoyo a los centros de salud locales con capacitación en PCI.

    FINALIZADOS: Debido a que el impacto directo de la pandemia fue menor que el esperado, los dos centros de aislamiento especializados de MSF se han suspendido, pero siguen estando disponibles en caso de que haya otro pico de COVID-19 o si se deben reposicionar para un brote de otra enfermedad infecciosa.

  • India

    En el proyecto de COVID-19 en Patna, se están reorientando las actividades debido a la poca cantidad de pacientes que se presentan en nuestro centro y en los centros gubernamentales en el estado de Bihar. El proyecto hará una transición de la atención basada en el servicio de hospitalización a la realización de actividades de promoción de la salud, salud mental y primeros auxilios psicológicos centradas en los trabajadores de atención médica de primera línea en los hospitales gubernamentales de todo el estado. En Bombay, MSF continúa ofreciendo capacitación en COVID-19 al personal de nuestros proyectos de TB-DR/VIH, endTB y COVID-19, y ha establecido medidas de PCI en todos sus lugares de trabajo. También se siguen realizando pruebas de detección de COVID-19 a las personas con TB-DR y VIH en nuestra clínica privada independiente, el centro de ensayos clínicos endTB y en un servicio de consultas externas coadministrado con el programa nacional de TB.

    Proyecto finalizado: Las actividades de promoción de la salud en los barrios marginales de Govandi (de mayo a diciembre de 2020) han finalizado. El 31 de diciembre de 2020, MSF concluyó la intervención para la detección de COVID-19 y TB en personas sin hogar en el noreste de Delhi, y su derivación para pruebas y tratamientos. La intervención se produjo de septiembre a diciembre de 2020. Además de las actividades de agua y saneamiento y desinfección en 20 baños comunitarios en un barrio marginal que es un foco activo de propagación en el sector M-East de Bombay, la distribución de materiales de PCI, MSF está colaborando en el tratamiento de personas con COVID-19 moderado con máquinas de oxígeno de alto flujo en un centro del Ministerio de Salud de 1.100 camas. Esta intervención finalizará a mediados de febrero.

    En el sector M-East, con una población aproximada de 100.000 habitantes, un enfoque renovado de prevención permitirá ampliar las actividades en dos puestos de salud para 2.000 personas vulnerables en alto riesgo, y para pacientes con TB/TB-DR, diabetes, y quienes toman medicamentos para la hipertensión. A partir de enero de 2021, se lanzará una campaña digital de promoción de la salud a través de Facebook. Este proyecto iniciará una campaña digital de promoción de la salud de un mes de duración en el sector M-East, con mensajes sobre prevención y la reducción de los estigmas dentro de la comunidad.

  • Indonesia

    MSF sigue ofreciendo capacitación para capacitadores al personal de los centros de salud y grupos específicos en Yakarta. Por lo tanto, las personas capacitadas por MSF pueden dirigir sesiones de promoción de la salud en sus comunidades. MSF también realiza intervenciones de salud mental y apoyo psicosocial en Banten y Yakarta.

  • Kirguistán

    MSF está colaborando con las autoridades sanitarias regionales de las provincias de Batken y Chuy en la provisión de atención domiciliaria a pacientes con COVID-19 moderada y leve, para evitar que los hospitales se vean abrumados. Nuestros equipos también están brindando apoyo en los centros de salud en el raión de Kadamjay para reforzar las medidas de preparación ante la COVID-19, al mismo tiempo que ofrecen asesoramiento técnico, proporcionan asistencia logística y apoyan las iniciativas de promoción de la salud, además de ayudar con la vigilancia epidemiológica a través de la recopilación de datos.

  • Malasia

    En Penang, estamos ofreciendo educación para la salud sobre COVID-19 en distintos idiomas, incluidos el rohingya y el birmano, y traducciones en los hospitales. En función de los comentarios de la comunidad, MSF creó una campaña de promoción de la salud de COVID-19 con R-vision, una red de noticias rohingya en línea. Los videos producidos llegaron a los rohingya de Malasia, Myanmar, Arabia Saudí, India, los campos de Bangladesh y otros lugares. Como Malasia ingresó en otra Orden de control de movimiento (MCO) o confinamiento a principios de 2021, los equipos están listos para ampliar el apoyo a las personas que no pueden acceder a sus medios de sustento y utiliza las campañas digitales de información basadas en la experiencia del año pasado. Nuestra incidencia política se sigue centrando en una respuesta más inclusiva frente a la COVID-19, y le pedimos al gobierno que deje de atacar a los migrantes y refugiados en las redadas de inmigración, ya que esto podría aumentar el riesgo de una mayor propagación de la COVID-19 en los centros de detención.

  • Myanmar

    La página de Facebook de MSF Myanmar sigue compartiendo mensajes de promoción de la salud y prevención de la COVID-19. Los equipos de MSF ofrecieron asistencia médica en lugares en cuarentena y trabajaron con el Ministerio de Salud y Deporte durante el brote de COVID-19 en el estado de Rakáin (que tuvo su pico entre agosto y septiembre de 2020 y disminuyó en los meses siguientes). MSF también trabajó en estrecha colaboración con el Ministerio de Salud y Deporte ayudando a diagnosticar, evaluar y aislar a pacientes que se sospechaba que habían contraído COVID-19, al mismo tiempo que controló y atendió a pacientes con resultados positivos. También proporcionó equipos de prevención, mejoró el lavado de manos y la educación sobre el uso correcto de la mascarilla en comunidades en los campos de Sittwe y Pauktaw. El personal médico de MSF en Sittwe, en colaboración con el Ministerio de Salud y Deporte, también tomó muestras con hisopos a personas en los campos de Sin Tet Maw y Kyein Ni Pyin, en el municipio de Pauktaw.

  • Pakistán

    En Balochistán, al final del acuerdo de 3 meses de duración firmado con el Ministerio de Salud, MSF dejó de colaborar directamente en la sala de aislamiento de 32 camas para COVID-19 en el nuevo hospital DHQ Killa Abdullah en Chaman. MSF colaboraba con la prevención y el control de infecciones (PCI), el manejo de residuos, la provisión de equipos de protección personal (EPP) para el personal médico y paramédico, y el suministro de agua y electricidad 24/7, y además con las derivaciones de pacientes gravemente enfermos a Quetta. Sin embargo, continuamos con nuestras actividades regulares cerca del centro de aislamiento del Ministerio de Salud y estamos controlando la situación actual con las autoridades sanitarias del distrito y con el superintendente médico del hospital del Ministerio de Salud. Esto nos permitirá reanudar de inmediato nuestro apoyo al Ministerio de Salud en caso de que la situación lo requiera. El equipo está facilitando la entrega de muestras de COVID-19 a Quetta para su análisis.

    En Karachi, continuamos con nuestras actividades digitales de promoción de la salud en la comunidad de la colonia Machar para derribar mitos y aumentar la conciencia. A fines de diciembre, el equipo también evaluó a personas para detectar síntomas de COVID-19 en el campamento de detección de hepatitis C. Seguimos llevando a cabo amplias actividades de concienciación sobre las formas en que las personas pueden protegerse y evitar la propagación del virus, y se han implementado medidas de protección de COVID-19 y áreas de aislamiento en la mayoría de los centros en los que colaboramos en todo Pakistán.

  • Tayikistán

    Priorizamos la continuidad de la atención de calidad en los servicios esenciales para niños y adultos con tuberculosis (TB), en colaboración con el Ministerio de Salud y Protección Social de la Población (MoHSPP) a través de programas de MSF existentes que se centran en el diagnóstico, el tratamiento y la localización de contactos. Nuestro equipo evaluó el dispensario de TB del Centro Republicano en la capital, Dusambé. El objetivo es crear un nuevo enfoque de triaje para reducir el riesgo de transmisión de COVID-19 entre los pacientes y el personal. La propuesta ha sido analizada y aprobada por el Programa Nacional de Tuberculosis (NTP). Es la primera vez que se prueba un enfoque de este tipo en el país. Hemos creado un cuestionario para pacientes para ayudar con el triaje, construimos un área de espera al aire libre y mejoramos el flujo de pacientes en el dispensario. Después de una fase piloto de dos semanas del nuevo sistema de triaje, construimos un puesto de triaje adecuado para los enfermeros. Se han construido otras dos áreas de espera al aire libre en los centros de TB en Rudaki y Vahdat, y se ha ofrecido capacitación práctica a los enfermeros que trabajan allí. Con la implementación de estas medidas, los equipos de MSF han observado una disminución notable en la cantidad de pacientes que esperan en los pasillos y una mejora en el control de infecciones en los dispensarios de TB.

  • Uzbekistán

    Continuamos apoyando las medidas de PCI en el sistema de atención primaria de salud, y además se ofreció capacitación sobre las medidas de PCI al personal en los centros de tratamiento de COVID-19. Además, coordinamos con el Ministerio de Salud en cuanto al tratamiento de pacientes coinfectados con COVID-19 y TB. Se han desarrollado procedimientos operativos estándar aprobados por el Ministerio de Salud, que se distribuyeron a todos los centros médicos.

América

  • Brasil

    En noviembre, después de haber observado un aumento en los casos de COVID-19, regresamos a Tefé y a São Gabriel da Cachoeira, dos localidades remotas en el interior de Amazonas. En Tefé, brindamos apoyo en el hospital local de 24 camas, y donamos tubos de oxígeno y concentradores de oxígeno. También estamos haciendo pruebas a la población local. En São Gabriel da Cachoeira, colaboramos en la enfermería local y aumentamos la capacidad de diagnóstico del municipio.

    A comienzos de enero, hubo un fuerte aumento en los casos en Manaos, la capital de Amazonas, que hizo que el sistema de salud local colapsara. Hay escasez de oxígeno, y se informa de personas que mueren por asfixia en los hospitales locales. El colapso en Manaos dificultó mucho el traslado de pacientes en condición crítica a la capital del estado, lo que dio como resultado la muerte de pacientes, incluidas algunas de las personas que recibieron asistencia en Tefé. En enero, un equipo de MSF llegó a Manaos y comenzó a realizar actividades.

    En San Pablo, el proyecto de cuidados paliativos que concluyó a fines de enero y la gestión se traspasaron al hospital. El municipio se ha comprometido a ofrecer personal para garantizar la continuidad de las actividades. Para que la transición sea fluida, ofreceremos personal como apoyo por otras cuatro semanas.

  • Bolivia

    Un equipo evaluó las necesidades en la región de Beni, una zona rural de la cuenca del Amazonas en el noreste del país. Nuestras actividades se centraron en la capacitación sobre las medidas de PCI y la capacitación médica en seis centros de COVID-19 que cubrían cinco municipios. MSF también donó EPP y medicamentos.

  • El Salvador

    MSF ha fortalecido el servicio de ambulancias en zonas de difícil acceso por la violencia, con el fin de aliviar la carga de trabajo del sistema de emergencias que se dedica al transporte de pacientes con COVID-19. MSF continúa con las clínicas móviles en las comunidades de San Salvador y Soyapango afectadas por la violencia.

  • Honduras

    En Tegucigalpa, MSF ha iniciado actividades médicas en un centro adaptado para pacientes graves con COVID-19 con el objetivo de ayudar al sistema de salud metropolitano y evitar el desborde de los hospitales. Esto incluyó actividades de salud mental, trabajo social y promoción de la salud. Las actividades concluyeron el 12 de octubre, y MSF atendió a 139 pacientes. MSF ha creado una línea telefónica de salud mental para sobrevivientes de violencia y violencia sexual. Los psicólogos han registrado un aumento de las consultas de salud mental. MSF administra un centro de salud en un barrio de las afueras de Tegucigalpa. Este aún sigue funcionando y está preparado para detectar casos de COVID-19.

  • México

    En diciembre de 2020, hubo un aumento en los casos de COVID-19 en el Hospital General de Tijuana. Brindamos apoyo en su área de recursos humanos con un médico de MSF, que supervisa la incorporación y contratación de personal para que se pueda inaugurar una nueva planta del hospital para pacientes nuevos con COVID-19.

    En la región del noreste, MSF controla el flujo de mexicanos repatriados y migrantes no mexicanos deportados de los EE. UU. MSF también está trabajando con las autoridades sanitarias de Nuevo Laredo para proporcionar una respuesta adecuada ante la COVID-19 a los migrantes (y en Monterrey, Saltillo y Piedras Negras, donde los migrantes siguen padeciendo las consecuencias de la falta de atención médica y psicológica).

    Un equipo multidisciplinario de intervención por COVID-19 (promotor de salud, psicólogo, logista, experto en agua y saneamiento, y administrador de PCI) está ofreciendo apoyo técnico, capacitación e incidencia política en la toma de decisiones sobre la COVID-19 en refugios para migrantes a lo largo de la ruta migratoria mexicana. Este equipo también proporciona apoyo psicosocial a migrantes y a los miembros del personal con diagnóstico sospechoso o confirmado de COVID-19 (o que haya estado en contacto con ellos). Estas visitas a los refugios comenzaron en el sur del país en los estados de Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Veracruz, Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas.

    En Guerrero, las clínicas móviles de MSF han llevado a cabo actividades en 29 localidades de las regiones centrales, Tierra Caliente y Costa Grande, para 2.989 personas. Se ofreció al personal de los centros de salud capacitación sobre: concienciación, mitos sobre la COVID-19, medidas de PCI, identificación de casos sospechosos y vías de derivación, circuitos seguros para la administración de casos en los centros de salud. También se capacitó a las comunidades locales (93 actividades) sobre la COVID-19, incluido el lavado correcto de manos, el uso correcto de las mascarillas, con una donación de 9.987 unidades; se donaron e instalaron 30 puntos de lavado de manos y se donó material de protección al hospital de Coyuca de Catalán. Durante las actividades, se atendieron 5.605 consultas externas, de las cuales 1.515 (27%) correspondieron a infecciones respiratorias agudas y 12 casos (0,8%) fueron derivados a otro nivel con diagnóstico sospechoso de COVID-19.

  • Venezuela

    El plan de respuesta de MSF incluye asistir con suministros médicos y contratación de personal, además de reforzar el triaje, el diagnóstico, el tratamiento, el control de infecciones y los servicios del sistema perihospitalario en los proyectos en Amazonas, Anzoátegui, Bolívar, Sucre, Táchira y Caracas. MSF también está colaborando con la contratación de personal, el tratamiento y los servicios del sistema perihospitalario en el Hospital Vargas de Caracas, donde tenemos 24 camas (incluidas 4 de la UCI).

El detalle de actividades de cada país está actualizado al 25 de enero de 2021.

La situación cambiante frente a la pandemia del coronavirus COVID-19 hace que nuestros proyectos evolucionen con agilidad, por lo que este mapa refleja la mayoría de nuestras actividades actualmente en curso, pero no es un registro exhaustivo de la totalidad de nuestras intervenciones pasadas en respuesta al COVID-19.

Etiquetas
Covid-19

Proyectos de MSF en el mundo