Back to top

COVID-19: Nuestra intervención en el mundo

El detalle de actividades de cada país está actualizado a Septiembre de 2020.

La situación cambiante frente a la pandemia del coronavirus COVID-19 hace que nuestros proyectos evolucionen con agilidad, por lo que este mapa refleja la mayoría de nuestras actividades actualmente en curso, pero no es un registro exhaustivo de la totalidad de nuestras intervenciones pasadas en respuesta al COVID-19.

Europa

  • Bélgica

    Durante el verano, Médicos Sin Fronteras (MSF) realizó una investigación cualitativa sobre el bienestar mental de los que viven en residencias. Los resultados preliminares se están compartiendo con organizaciones asociadas y autoridades sanitarias. Un equipo itinerante continúa apoyando las residencias, con medidas de prevención y control de infecciones (PCI), organización de la atención y apoyo psicosocial tanto para los residentes como para el personal. Estas actividades se están entregando a las autoridades locales y MSF finalizará su intervención a finales de septiembre. Continúa el apoyo en las necesidades relacionadas con el COVID-19 en el proyecto de MSF para las personas que viven en las calles de Bruselas.

  • Francia

    En los últimos meses, la intervención de MSF dedicada al COVID-19 disminuyó significativamente siguiendo la tendencia epidemiológica general descendente en todo el país. Seguimos brindando atención médica general, junto con las capacidades de detección y pruebas de COVID-19, para las personas que viven en las calles y en entornos precarios en la región de París a través de clínicas móviles. Tras una intervención en residencias de ancianos entre abril y junio de 2020 (consultas médicas, promoción de la salud, apoyo técnico y donaciones), los equipos de MSF pusieron en marcha un nuevo programa en estos centros (21 al día de hoy) con el fin de ofrecer apoyo psicológico al personal y a los residentes.

  • Grecia

    En Atenas, colaboramos con la 3.ª Clínica de Medicina Interna de la Universidad de Atenas (NKUA-EKPA) y brindamos apoyo psicológico a los trabajadores sanitarios de primera línea, a los pacientes con COVID-19 y a sus familiares. También realizamos donaciones de equipos de protección personal (EPP) (guantes, mascarillas, protectores faciales, líquidos antisépticos) a grupos sociales vulnerables, incluidos los ancianos, los refugiados, las personas sin hogar, las mujeres/víctimas de violencia de género, los detenidos o las personas con problemas de salud mental, y al departamento de transporte aéreo del Centro Nacional de Ayuda de Emergencia.

  • Rusia

    Para fines de julio, nuestro objetivo es comenzar la distribución de bolsos de alimentos y kits de higiene a los pacientes con tuberculosis multirresistente a los medicamentos (TB-MDR) o tuberculosis extrarresistente a los medicamentos (TB-XDR) que actualmente están en tratamiento en la región de Arkhangelsk, en el norte de Rusia. Durante la distribución, los enfermeros del Ministerio de Salud impartirán educación sanitaria básica sobre las precauciones para el COVID-19 utilizando materiales informativos sobre TB y COVID-19 desarrollados por MSF.

  • Ucrania

    MSF está apoyando al Ministerio de Salud para responder al COVID-19 en las regiones de Donetsk y Zhytomyr. En el raión de Mariinka, región de Donetsk, MSF dirige un equipo itinerante que brinda pruebas de detección y atención domiciliaria a personas con sospecha de COVID-19 y a aquellas con síntomas leves para evitar que los centros de salud se vean abrumados. MSF también está proporcionando apoyo psicológico a través de líneas telefónicas directas para los residentes de los raiones de Mariinka y Volnovakha. En la región de Zhytomyr, MSF se centra en fortalecer las habilidades de los trabajadores sanitarios ofreciéndoles capacitación y apoyo psicológico. MSF ha visitado alrededor de un tercio de los centros designados para tratar pacientes con COVID-19 en la región de Zhytomyr y ha habilitado líneas telefónicas directas para brindar apoyo psicológico tanto a los trabajadores sanitarios como a los pacientes con COVID-19. Casi 200 trabajadores sanitarios de las regiones de Donetsk y Zhytomyr ya han recibido capacitación sobre el uso de equipos de protección, control de infecciones, flujo de pacientes y gestión de residuos.

Medio Oriente

  • Irak

    La pandemia de COVID-19 se ha convertido en una emergencia a gran escala en Irak, y el país informa actualmente cerca de 4.000 nuevos casos por día y alrededor de 500 muertes por semana. Bagdad, la capital, es la ciudad más afectada, con más del 28% de los casos reportados de COVID-19 en el país. Allí, Médicos Sin Fronteras (MSF) está colaborando con el Hospital Al Kindi, uno de los centros que está recibiendo un gran número de pacientes graves y críticos con COVID-19. Nuestros equipos están brindando apoyo en su unidad de cuidados respiratorios y ofrecen capacitación a su personal sobre el tratamiento del COVID-19, administran ventilación y realizan procedimientos de desinfección. En Mosul, el centro de atención posoperatoria de MSF se transformó en un centro de COVID-19 en la etapa inicial de la pandemia. MSF trabaja en conjunto con las autoridades sanitarias locales para facilitar el tratamiento de casos leves y moderados de COVID-19. Se han admitido a alrededor de 860 pacientes en el centro desde el comienzo de la pandemia. También hemos estado ayudando a los centros de salud locales en Erbil y Dohuk con apoyo técnico, apoyo logístico y capacitación para el personal en la prevención y el control de infecciones (PCI). En el campamento de Laylan (gobernación de Kirkuk), MSF ha movilizado un centro de tratamiento y aislamiento de 20 camas en una estructura de contenedores y continúa implementando medidas de triaje para pacientes con sospecha de COVID-19. MSF distribuyó mascarillas de tela reutilizables a los residentes de los campamentos de Alwand y Laylan, y realizó actividades de concienciación sobre las medidas de prevención en ese lugar. Para promover la conciencia sanitaria en torno al COVID-19, nuestros equipos también llevaron a cabo una campaña de concienciación sanitaria digital dirigida a la ciudad de Mosul y están iniciando otra campaña en el área de Sinjar.

  • Jordania

    MSF construyó un centro de tratamiento de COVID-19 en el campamento de Zaatari y estamos a la espera ante posibles casos confirmados. La vigilancia epidemiológica continúa.

  • Líbano

    En el Valle de la Becá, MSF ha instalado tiendas de campaña fuera del Hospital Gubernamental Elias Hraoui en Zahle para hacer triaje y pruebas de detección a niños. Los casos sospechosos son admitidos en una tienda de campaña y, si las pruebas son positivas, los pacientes se transfieren a los hospitales gubernamentales. Se está equipando y preparando al hospital de MSF en Bar Elias para admitir y tratar a pacientes con COVID-19 pronto. En Siblin (sur del Líbano), el centro de capacitación del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA), que se había convertido en un sitio de aislamiento en asociación con MSF, sigue abierto para recibir a los pacientes que dan positivo en las pruebas de COVID-19. El centro admite personas vulnerables de todas las nacionalidades, que no pueden aislarse en sus hogares debido a situaciones de hacinamiento. Desde mayo de 2020, MSF ha asignado equipos de respuesta médica (MRT) para colaborar con el Ministerio de Salud Pública en su estrategia de detección de COVID-19 en todo Líbano. Los equipos están tomando muestras mediante hisopados en puntos fijos designados por el Ministerio de Salud, basados en el rastreo de contactos. Las muestras recogidas (hasta ahora más de 8.000) se envían luego para su análisis. Además, los MRT realizan evaluaciones y ofrecen orientación y apoyo a los equipos médicos y a los pacientes que dieron positivo en sitios de aislamiento. Junto a los MRT, los equipos de respuesta rápida a emergencias (parte del esquema de emergencia multisectorial dirigido por la ONU) de MSF basados en proyectos también han participado en la campaña de realización de pruebas en las zonas del proyecto, sobre todo en Trípoli y el valle de la Becá.

  • Libia

    Las actividades de MSF en Libia siguen afectadas por las restricciones impuestas como respuesta a la COVID-19 (sobre todo en términos de movimientos de personal), mientras que estos mismos factores aumentan las necesidades humanitarias en el país. Seguimos trabajando en seis centros de detención (en Trípoli, Khoms, Zliten, Zintan, Zuwara y Zawiya) para ofrecer primeros auxilios a las personas que desembarcaron en Libia (principalmente en Misrata y Khoms) y atención primaria de salud y derivaciones a migrantes y refugiados en Bani Walid. Proporcionamos capacitaciones relacionadas con la COVID-19 para el personal médico en todas las ubicaciones del proyecto, reforzamos las medidas de PCI y de prevención en los centros de detención (siempre que sea posible dadas las condiciones inhumanas), realizamos una capacitación para médicos y paramédicos en el Centro de Autismo Abu Salim en Trípoli, donamos equipos de protección personal (EPP) a los trabajadores sanitarios en Bani Walid y apoyamos a los equipos de respuesta rápida que realizan pruebas y rastreos de contactos en Misrata.

  • Palestina

    En Gaza, el número de casos de COVID-19 ha aumentado últimamente. Estamos monitoreando la propagación de la COVID-19 y estamos en contacto con el Ministerio de Salud a fin de discutir el posible apoyo para la atención de los pacientes, dependiendo de la evolución del brote. En la Ribera Occidental, los equipos de MSF adaptaron las actividades para seguir ofreciendo apoyo psicológico por teléfono a la población necesitada. En el distrito de Hebrón, el equipo habilitó un servicio de línea directa para proporcionar asesoramiento remoto en apoyo a algunas de las personas más afectadas por el brote de COVID-19, como los pacientes y sus familias, el personal médico y las familias de los detenidos. Mientras tanto, el equipo distribuye kits de higiene a los hogares afectados y realiza actividades de promoción de la salud y de la salud mental.

  • Siria

    Noreste de Siria: casi una quinta parte de los casos de COVID-19 que estamos viendo en el noreste de Siria son trabajadores sanitarios. Aunque las pruebas aún son limitadas, la mitad de ellas resultan positivas. Esto sugiere que las tasas de transmisión son altas y que se necesitan muchas más pruebas. Como parte del grupo de trabajo humanitario de COVID-19 presidido por las autoridades sanitarias locales, MSF ha brindado capacitación en toda la región y ha ayudado a renovar una sala de aislamiento de 48 camas en el Hospital Nacional Hassakeh, el hospital general más grande de la región. También estamos trabajando con Kurdish Red Crescent para apoyar el único hospital dedicado a la COVID-19 en el noreste de Siria, en las afueras de la ciudad de Hassakeh, que también tiene cierta capacidad de cuidados intensivos. Campamento Al-Hol: en todo el campamento, nuestros equipos han identificado a 1.900 personas que serán particularmente vulnerables a la COVID-19, muchas de ellas tienen enfermedades no transmisibles, como diabetes, hipertensión, asma o afecciones cardíacas. Las apoyamos tanto como sea posible con los medicamentos que necesitan y con jabón y otros artículos esenciales. Nuestros equipos también están dando mensajes específicos de concienciación sanitaria dentro del campamento.

    Noroeste de Siria: Nuestros equipos en el centro de tratamiento de COVID-19 del Hospital Nacional Idlib se reforzaron después de los primeros casos confirmados. Comenzamos a instalar un centro de aislamiento adicional en la ciudad de Salqin, en caso de que hubiera un fuerte aumento de casos. Hasta ahora, esto no ha ocurrido y el centro permanece cerrado por el momento. En Atmeh, hemos instalado una sala de aislamiento para casos sospechosos en nuestra unidad de quemados. En algunos de los hospitales y centros de salud que apoyamos o gestionamos de forma conjunta en diferentes lugares, también creamos comités de higiene, los reforzamos con personal adicional y donamos equipos de protección cuando era necesario. En los campamentos donde trabajamos en el norte de Idlib, estamos difundiendo mensajes de concienciación y distribuyendo artículos no alimenticios y kits de higiene.

  • Yemen

    En Saná, continuamos colaborando con el hospital de Al-Kuwait, donde tratamos casos graves de COVID-19 en la unidad de cuidados intensivos de 15 camas, además de dirigir el gran departamento de hospitalización. En Haydan y Khamer, hemos creado centros de tratamiento de COVID-19 para atender a los casos moderados y hemos comenzado a admitir a una pequeña cantidad de pacientes con síntomas similares a los de la COVID-19. En el Hospital Abs y el Hospital Al Ghomouri en la gobernación de Hajja, MSF continúa con el punto de detección en las entradas y con las derivaciones para casos sospechosos de COVID-19. En la ciudad de Hajja, MSF está apoyando las derivaciones del Hospital Al Ghomouri al centro de aislamiento Al Rahadi y al área de triaje del centro. Adaptamos nuestro trabajo para mantener el funcionamiento de nuestros programas habituales en el Hospital General Rural del distrito de Dhi As Sufal (informalmente llamado hospital “Kilo”), instalamos una sala de aislamiento para los casos sospechosos y nuestros equipos también hacen derivaciones al centro de tratamiento de COVID-19 de Al-Sahul apoyado por MSF en la ciudad de Ibb. Como parte de nuestro compromiso de brindar la mejor atención a las personas con COVID-19, apoyamos a las autoridades sanitarias locales para que dirijan el centro de COVID-19 de Al-Sahul, que recibe pacientes desde junio. El centro cuenta con 18 camas para la unidad de cuidados intensivos (UCI) y 70 camas para pacientes hospitalizados. Nuestros equipos continúan su apoyo a través de la formación y el monitoreo del personal en el centro. Proporcionamos medicamentos, suministros médicos, incluido el EPP, equipos y materiales de higiene, y ayudamos a implementar todas las medidas de PCI. También ofrecemos sesiones de capacitación en promoción de la salud tanto para el personal del Ministerio de Salud como para los cuidadores privados. Como parte de la respuesta de MSF a la pandemia de COVID-19, hemos realizado capacitaciones en varios distritos de Al Hudaydah y hemos implementado medidas de PCI en hospitales de Al Hudaydah. Nuestros equipos también ayudaron a instalar una unidad de aislamiento en el hospital de Al-Salakhana y brindaron apoyo al centro de aislamiento con medicamentos y EPP. Proyectos finalizados: en Adén, donde el número de pacientes se ha reducido, MSF se retiró del centro de COVID-19 de Al Amal y entregó el centro de COVID-19 de Al Gamhuriah a las autoridades sanitarias locales. En Saná, MSF entregó su intervención en el Hospital Sheikh Zayyed a las autoridades sanitarias locales.

África

  • Burkina Faso

    Desde finales de mayo, la evolución de los casos de COVID-19 en Burkina Faso mostró una tendencia menos alarmante de lo esperado. Por lo tanto, MSF traspasamos la gestión del centro de tratamiento de COVID-19 en Uagadugú al Ministerio de Salud a finales de julio. Tras la disminución de casos, a mediados de julio finalizamos nuestra intervención en Bobo-Dioulasso, en el oeste del país, donde brindamos atención a pacientes con COVID-19 desde principios de abril. Un nuevo aumento de casos de COVID (alrededor de 50 casos actualmente activos) se dieron en la ciudad a fines de agosto, y han sido asumidos por el Ministerio de Salud. Sin embargo, seguimos con atención la tendencia por si nuestro apoyo vuelve a ser necesario. En la zona este, el centro de tratamiento que establecimos en el centro regional de salud de Fada también fue traspasado a las autoridades regionales de salud el 28 de julio. Seguimos apoyando las actividades de sensibilización comunitaria y el triaje en el mismo centro. Estamos haciendo un seguimiento de la situación epidemiológica en todo el país, ya que las preocupaciones siguen siendo altas con el número de personas desplazadas en las zonas norte, centro-norte y este del país. Hemos adoptado las medidas de triaje y prevención y control de infecciones en los establecimientos de salud que apoyamos, y hemos puesto en marcha unidades de aislamiento y formado al personal en prevención y manejo de casos.

  • Camerún

    Además de que la inseguridad y la violencia continúan causando estragos en las regiones occidental y del extremo norte, Camerún sigue siendo el país más afectado por la pandemia de COVID-19 en África Central. En la etapa inicial del brote, implementamos muchas iniciativas en nuestros proyectos y brindamos apoyo constante a la respuesta nacional en las regiones central, norte, noroeste y suroeste. En los últimos seis meses, hemos formado al personal en medidas de prevención y control de infecciones en nuestros diferentes proyectos, pero también en Douala, y hemos reforzado las medidas para prevenir la propagación del nuevo coronavirus en las diferentes instalaciones de salud que apoyamos. En la actualidad, el número de hospitalizaciones comienza a disminuir, pero la situación apenas ha mejorado en las comunidades donde la transmisión del virus es particularmente activa y donde muchas personas infectadas no reciben la atención médica adecuada. En la capital, Yaundé, principal fuente de casos del país, tratamos a pacientes con infección moderada en el hospital de Djoungolo: del 25 de abril al 31 de agosto de 2020, ingresaron 328 pacientes. Epicentre, la rama de investigación y epidemiología de MSF, también está llevando a cabo actividades de investigación operativa sobre la efectividad de las pruebas de detección, en asociación con el centro nacional de operaciones de emergencia. A finales de julio, también lanzamos actividades comunitarias en Cité Verte, uno de los tres distritos más afectados en la región central, ya que detectamos que había menos gente que acudía a los hospitales. Nuestros equipos están llevando a cabo sesiones de información comunitaria, así como visitas domiciliarias de seguimiento para los casos moderados y derivaciones a un hospital exclusivo para los casos más graves. También estamos apoyando el rastreo de pacientes y la vigilancia epidemiológica en este distrito. En el noroeste, pusimos en marcha salas de aislamiento y tratamiento en Bamenda y en la región suroeste, y renovamos y equipamos una unidad de aislamiento de 20 camas en el hospital regional de Buea. Hemos brindado apoyo continuo al hospital en términos de oxígeno y otros equipos logísticos. También construimos una unidad de aislamiento de 38 camas en el Hospital del Distrito de Tiko. En Kumba, construimos una unidad de aislamiento de 16 camas en el Hospital General Presbiteriano. En las regiones del noroeste y suroeste hemos contribuido a fortalecer la promoción de la salud a nivel comunitario, especialmente dirigida a las personas afectadas y desplazadas por la violencia, utilizando personal de salud y enfermeras de la comunidad, así como mensajes de radio. Los trabajadores de salud comunitaria han sido equipados con materiales y herramientas de comunicación para educar a sus comunidades sobre COVID-19. En el extremo norte, establecimos un circuito de clasificación y aislamiento para casos de alerta en nueve centros de salud de la ciudad de Maroua y construimos una sala de aislamiento de ocho camas en el hospital distrital de Mora.

  • República Centroafricana

    En Bangui, nuestro equipo construyó un centro de tratamiento de COVID-19 para pacientes que padecen síndrome de dificultad respiratoria aguda. Sin embargo, dado el bajo número de casos graves, el centro no abrió y la instalación sigue lista para ser utilizada en caso necesario. MSF continuamos con el trabajo de promoción de la salud relacionado con COVID-19 en las comunidades. Los equipos también pusieron en marcha actividades de protección para personas que viven con el VIH en cuatro centros de tratamiento para pacientes ambulatorios de Bangui, que beneficiaron a unas 9.000 personas. En Paoua y Carnot, en colaboración con UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos,se implementa una estrategia similar, que incluye distribución de jabones y mascarillas, apoyo alimentario y sesiones de sensibilización, dirigida a unos 4.000 pacientes y sus familias.

  • Chad

    En julio, brindamos apoyo al hospital Farcha, en N’Djamena, el hospital de referencia para el tratamiento del COVID-19. Nuestro equipo dió capacitación clínica al personal e instaló un generador de oxígeno para proporcionar oxígeno en grandes cantidades y para varios pacientes a la vez. Dado el bajo número de casos graves, este hospital no requirió más apoyo de nuestra parte. También en la capital nuestros equipos apoyaron las actividades de laboratorio a nivel central para la elaboración de procedimientos de bioseguridad. Las actividades en N’Djamena también incluyeron apoyo a la vigilancia, así como promoción de salud y participación comunitaria en toda la ciudad, incluso con grupos marginados con menor acceso a la información de salud, como los nómadas de las afueras. En los tres distritos donde llevamos a cabo programas de desnutrición añadimos a nuestras actividades comunitarias la promoción de la salud relacionada con el COVID-19, la detección médica y la distribución de jabones y máscaras de tela de producción local.

  • Costa de Marfil

    Las restricciones se han reducido mucho en las últimas semanas y los casos confirmados están disminuyendo lentamente. El número de muertes se mantiene estable. La tasa de mortalidad es actualmente del 0,64% (18.167 casos en total para 117 muertes). Cerramos nuestros dos proyectos en Abiyán y Bouake, y las actividades fueron traspasadas al Ministerio de Salud. El equipo está evaluando los resultados del proyecto piloto de telemedicina que se llevó a cabo en el centro de tratamiento de COVID-19 de Yopougon, en Abiyán. El centro de tratamiento de Yopougon está alojado en el hospital universitario (CHU), que actualmente está cerrado por rehabilitación. El acceso a especialistas en salud es, por tanto, escaso y MSF implementamos este proyecto de telemedicina en asociación con una ONG local y el Ministerio de Salud, para diagnosticar y detectar rápidamente comorbilidades como diabetes, hipertensión, insuficiencia respiratoria y enfermedades cardiovasculares, con el objetivo de reducir mortalidad entre los pacientes más vulnerables. Para ello, dos de nuestros equipos, compuestos por médicos, enfermeras y cuidadores proporcionaron 148 teleconsultas a pacientes con COVID-19 en el centro de Yopougon entre julio y agosto.

  • República Democrática del Congo

    Desde el 27 de abril, nuestros equipos han estado tratando a pacientes con COVID-19 en el hospital Saint-Joseph en Limete, Kinshasa, en apoyo de la Oficina Médica Diocesana, el Ministerio de Salud y en coordinación con el equipo de respuesta nacional de COVID-19. En el Centro Hospitalario de Kabinda ,en Kinshasa, donde apoyamos a pacientes con VIH/Sida, hemos establecido una unidad de aislamiento y estabilización con 20 camas, que se utiliza antes de trasladar a los pacientes a los centros de salud identificados por el Ministerio de Salud. En Kivu del Norte, establecimos un centro de tratamiento de COVID-19 con 20 camas en Rutshuru; hasta ahora, solo se han admitido casos leves y asintomáticos. Actualmente, MSF abogamos por que las autoridades locales establezcan un laboratorio descentralizado para mejorar el tiempo de respuesta actual de las pruebas de aproximadamente dos semanas. En Goma y Lubumbashi, MSF hemos traspasado al Ministerio de Salud la gestión de los dos centros de tratamiento de COVID-19 que construimos y equipamos. En ambos lugares, nuestros equipos están realizando evaluaciones tras el reciente aumento reportado de muertes en la comunidad. También apoyamos las pruebas de COVID-19 en estas dos ciudades mediante la donación de cartuchos GenXpert a los laboratorios del Ministerio de Salud. En Mweso, Kivu del Norte, establecimos centros de aislamiento para el tratamiento de pacientes con COVID-19 moderado en seis estructuras de salud. A nivel de Hospital de Referencia General, nos concentramos en establecer una estructura de aislamiento de 12 camas para el cuidado de pacientes gravemente enfermos que necesiten oxígeno. En Kivu del Sur, tenemos en marcha un centro de tratamiento de COVID en Bwindi y continuamos tratando a pacientes con COVID-19 en el Hospital General de Bukavu. Una serie de incidentes de seguridad en la zona de Kimbi ha obligado a nuestros equipos a suspender todas las operaciones. En todos nuestros proyectos en el país nuestros equipos están trabajando en la sensibilización y la promoción de la salud, ya que la aceptación por parte de la comunidad de la intervención COVID-19 sigue siendo un desafío, así como la formación de los trabajadores de la salud. Seguimos implementando medidas preventivas como el refuerzo de las medidas de higiene, el suministro de mascarillas y estaciones de lavado de manos, la instalación de áreas de triaje y aislamiento, así como el rastreo de contactos.

  • Eswatini

    Brindamos apoyo al Ministerio de Salud con el control de infecciones y el triaje en centros de salud. También formamos parte de los grupos de asesoría técnica del Ministerio de Salud y estamos implementando modelos de atención ajustados para pacientes que viven con VIH, TB y enfermedades no transmisibles con el fin de reducir su riesgo de infección. Un equipo móvil está comenzando a brindar atención domiciliaria para pacientes con COVID-19. Nuestros equipos llevan a cabo educación sanitaria en las comunidades cada día.

  • Etiopía

    En la región de Gambella, en dos campos para refugiados de Sudán del Sur (Kule y Tierkidi), hemos instalado dos centros de aislamiento para COVID-19 ; uno con 20 camas y el otro con capacidad para 10 camas. En el hospital de Gambella, un equipo MSF brinda apoyo al centro de triaje y aislamiento temporal de COVID-19. Nuestros equipos apoyan a las autoridades sanitarias regionales en las diferentes ubicaciones de nuestros proyectos en Amhara y en la región de Somali en sus centros de aislamiento y tratamiento y con formación sanitaria. También hemos estado trabajando en la preparación en todos nuestros proyectos poniendo en marcha medidas preventivas y de higiene.

  • Guinea

    Desde finales de abril hasta principios de agosto, MSF hemos apoyado la prestación de atención a más de 350 pacientes de COVID-19 en el Centro de Tratamiento de Epidemias de Nongo, en Conakry. Establecimos esta estructura en 2015 como parte de nuestra respuesta a la epidemia de Ébola, antes de traspasarla a las autoridades. En abril de 2020, nuestros equipos rehabilitaron una gran área del centro para ponerlo a la altura de tener una unidad adecuada de tratamiento y aislamiento de COVID-19 con 75 camas para brindar atención a pacientes con síntomas leves y moderados de la enfermedad, pero también a pacientes que necesitan oxigenoterapia. Más allá de la prestación de atención, nuestros equipos también desinfectaron varios domicilios de pacientes ingresados en el hospital, brindaron apoyo psicosocial y gestionaron la localización y seguimiento de sus contactos. El centro de tratamiento Nongo COVID-19 y su equipo fueron traspasados a las autoridades a mediados de agosto.

  • Kenia

    El número de nuevos casos confirmados está cayendo en picado. El cierre nacional cesó en julio y la vida está volviendo lentamente a la normalidad, aunque las escuelas permanecen cerradas y el toque de queda de 9:00 pm a 4:00 am todavía está vigente. Hay una tendencia positiva en el comportamiento de búsqueda de atención médica de los pacientes por asuntos de salud no relacionados con COVID-19. Estamos apoyando al hospital de Homa Bay, el centro de referencia del condado, con triaje y gestión del área de espera temporal, que también sirvió como unidad de tratamiento cuando otras unidades de aislamiento en el condado estuvieron cerradas durante un mes durante una huelga de trabajadores de la salud. También estamos apoyando instalaciones más pequeñas que ahora están saturadas por el creciente número de pacientes después de que algunas instalaciones de salud se convirtieron en centros de aislamiento COVID-19. En el condado de Embu, MSF está brindando apoyo de IPC a 11 establecimientos de salud del Ministerio de Salud, así como a un hospital de nivel 5. En Likoni, condado de Mombasa, realizamos una encuesta en el distrito de Timbwani para examinar la perspectiva de los residentes sobre la gestión, el impacto y la respuesta de COVID-19 para determinar las brechas y las necesidades. Estamos presentando el informe a las partes interesadas con el objetivo de determinar una estrategia de respuesta adecuada.

  • Liberia

    Hay 1.305 casos confirmados de COVID-19 en el país y 82 personas han muerto (al 31 de agosto). Estamos llevando a cabo actividades de concienciación sobre las medidas de prevención en las comunidades de Monrovia y sus alrededores.

  • Malaui

    En los distritos de Neno, Dedza y Nsanje, nuestro proyecto de trabajadoras sexuales (TS) proporciona información sobre el COVID-19 y medidas para prevenir la transmisión del COVID-19 entre las TS y en la comunidad. Nuestros equipos han a cabo una sensibilización comunitaria con mensajes de salud adaptados a TS sobre COVID-19, así como la instalación de puntos de lavado de manos en zonas clave. Hemos brindado asistencia técnica y directa para garantizar un flujo efectivo de pacientes con COVID-19 en las instalaciones de salud y el IPC. Nuestro Centro de Salud de Zalewa continúa evaluando a los pacientes para detectar síntomas de COVID-19. El proyecto Enfermedad VIH Avanzada (EVA) de MSF brinda apoyo diario directo al flujo de pacientes de COVID-19 en el Hospital del Distrito de Nsanje (HDN), que incluye detección y triaje, promoción de la salud y medidas de PCI. Continuamos brindando soporte técnico a la sala de aislamiento de manejo de casos IPD COVID-19 de 19 camas administrada por el Ministerio de Salud en el HDN. También llevamos a cabo actividades de promoción de la salud COVID-19 y hemos instalado estaciones de lavado de manos en los centros de salud del distrito.

  • Mali

    A finales de agosto finalizamos nuestro apoyo a la unidad de tratamiento COVID-19 de 100 camas del Ministerio de Salud, que se instaló en los terrenos del hospital donde ejecuta su programa de oncología (hospital 'Point G'), en Bamako. Apoyamos la rehabilitación de la red de oxígeno del hospital y brindamos capacitación médica, de enfermería y control de la higiene al personal, así como apoyo logístico y técnico. A finales de agosto habían ingresado 436 pacientes en esta unidad, de los cuales 270 estaban curados. La unidad ahora está bajo la administración exclusiva del Ministerio de Salud. También participamos en la promoción/sensibilización de la salud relacionada con COVID-19 con actores locales, trabajadores de la salud y miembros de organizaciones de la sociedad civil. En relación con las actividades de localización de contactos y a nivel comunitario del Ministerio de Salud en Bamako, MSF hemos instalado estaciones de lavado de manos y ha proporcionado máscaras de tela y jabones de producción local. Se capacitó a más de 800 trabajadores de salud comunitarios, se instalaron 50 instalaciones para lavarse las manos, se distribuyeron 20 000 jabones y 40 000 mascarillas. Además, también en la capital, estamos apoyando al Hôpital du Mali, mejorando el triaje, los flujos de pacientes y personal y el aislamiento del centro de tratamiento de COVID-19. En el Centro (Ségou, Niono, Tenenkou, Ansongo, Douentza, Koro), en el Sur (Koutiala) y Norte (Kidal y Ansongo) del país, reforzamos las medidas de higiene y PCI y habilitamos áreas de aislamiento en los hospitales y centros de salud que apoyamos. También damos apoyo a actividades del Ministerio de Salud como la gestión de casos, la sensibilización de la población, la mejora de la prevención y el establecimiento de estructuras de aislamiento para los pacientes. Actualmente se están llevando a cabo nuevas actividades con un enfoque en COVID-19 en Tombuctú, y nuestros equipos están llevando a cabo atención domiciliaria, rastreo de contactos, pruebas de pacientes y promoción de IPC dentro de la comunidad.

  • Mozambique

    En áreas donde ya trabajamos estamos brindando apoyo al Ministerio de Salud. En Maputo, apoyamos al principal hospital de referencia de COVID-19, Polana Caniço. En Pemba, ayudamos a las autoridades de salud locales a instalar dos centros de aislamiento, 18 de Outubro (30 camas) y Decimo Congresso (100 camas) y estamos brindando promoción de la salud en dos centros de desplazados internos en Metuge. En Beira, asistimos en la instalación de dos centros de aislamiento, 24 de Julho (100 camas) y Marazul (33 camas) y brindamos apoyo para el seguimiento de pacientes de VIH con COVID-19 en la unidad de aislamiento de emergencia del hospital principal. También estamos brindando ayuda en el flujo de pacientes y la clasificación de pacientes sospechosos de COVID-19 en cuatro centros de salud. Además, participamos en las reuniones de coordinación y grupos técnicos del COVID-19 del Gobierno de Mozambique brindando asesoría para la conformación de la respuesta en el país y facilitando el acceso a las actualizaciones de los protocolos para COVID-19.

  • Níger

    Cerca del Hospital Nacional Amirou Boubacar Diallo, en Niamey, los trabajadores de salud de MSF y el Ministerio de Salud reciben tanto a casos confirmados como posibles positivos con complicaciones. A finales de julio, el centro de tratamiento de COVID-19 había admitido a 34 pacientes: 30 casos confirmados y 4 sospechosos. 26 casos confirmados han sido dados de alta y cuatro, referidos. Estamos en el proceso de reevaluar las necesidades, ya que el número de casos está disminuyendo, mientras que la reapertura de las fronteras y las necesidades de capacidades de prueba masivas están creando nuevos desafíos para las autoridades nacionales y los socios involucrados en la respuesta. También estamos apoyando el call center del servicio médico de emergencia (24/7) y los equipos de respuesta en cinco comunas de la ciudad para fortalecer la capacidad de respuesta del Ministerio de Salud. Los equipos brindan soporte técnico en verificaciones de alertas y organizan la clasificación de pacientes a nivel del centro de llamadas. Brindamos apoyo psicológico. Los casos graves se refieren a otros recintos sanitarios.

  • Nigeria

    Seguimos apoyando la promoción de la salud y brindamos a las autoridades locales, hospitales y centros de salud soporte técnico, capacitación de personal e IPC en todos nuestros proyectos. Además, en el estado de Borno, apoyamos al centro de aislamiento COVID-19 del Ministerio de Salud en la capital del estado, Maiduguri, con capacitación e IPC, incluida la gestión de la lavandería. Nuestros equipos han preparado 20 camas en Gwoza y siete en Pulka, en caso de que se necesiten instalaciones de aislamiento. En el estado de Ebonyi, estamos apoyando al Ministerio de Salud y a los CDC de Nigeria con pruebas, en el primer centro de pruebas de COVID-19 del estado, y estamos apoyando una instalación del Ministerio de Salud de 25 camas con tratamiento para COVID-19. En Sokoto, hemos apoyado al Ministerio de Salud para renovar un centro de tratamiento y aislamiento de 32 camas. Con las autoridades locales ayudamos a realizar una gran campaña de sensibilización comunitaria sobre COVID-19, llegando a 370 asentamientos. Hemos apoyado a las comunidades con la promoción de la salud e instalado puntos de agua y distribuido jabón y productos de higiene a las comunidades desplazadas en Benue y Zamfara. En el estado de Kano, apoyamos la atención primaria de la salud, en respuesta al cierre de las estructuras de atención médica debido al COVID-19. Hemos pasado consulta a casi 3.300 pacientes hasta ahora, alrededor del 50% de malaria. Monitoreamos las condiciones que podrían hacer que los pacientes sean más vulnerables al COVID-19, incluida la hipertensión, las enfermedades cardíacas, la diabetes y las enfermedades respiratorias. Hasta la fecha, nuestros equipos han referido a cinco pacientes con síntomas de COVID-19, pero ninguno ha sido confirmado.

  • Senegal

    En Dakar apoyamos actividades en el distrito de Guediawaye (suburbio norte de la región de Dakar), con un enfoque especial en el apoyo/análisis de la vigilancia comunitaria, la participación comunitaria, la mejora de los estándares de IPC, la continuidad de la atención y, desde el cambio de la estrategia nacional, sobre atención domiciliaria para casos leves de COVID-19. Además, continuamos nuestro trabajo en el Hospital de Dalal Jamm donde apoyamos la gestión de casos de casos moderados y graves.

  • Sierra Leona

    MSF formamos parte de los pilares de vigilancia y gestión de casos en el Centro de Operaciones de Emergencia (EOC) nacional y en los EOC a nivel de distrito en los distritos de Kenema, Tonkolili y Bombali. Desde julio, trabajamos con 10 trabajadores comunitarios de salud del barrio pobre de Thompson Bay de la capital, Freetown, entregando mensajes de prevención de COVID-19 en toda el área del barrio. En los próximos meses distribuiremos entro ocho y 15 estaciones de lavado de manos, con jabón, que situaremos en lugares estratégicos y comunicaremos mensajes específicos sobre malaria, neumonía y diarrea. También estamos trabajando con los trabajadores comunitarios de salud para identificar a las familias más pobres del barrio y proporcionarles un pequeño kit de higiene de jabón y cubos con grifo y balde, y máscaras para los adultos. Los trabajadores comunitarios han distribuido grandes pancartas de COVID-19 y también han colocado carteles sobre la distancia física, cómo usar una máscara e higiene de manos. También donamos 700 carteles pequeños al equipo de gestión de salud del distrito de Freetown para distribuirlos en otras áreas de barrios pobres y áreas clave dentro de Freetown. Además de remodelar una instalación gubernamental en las afueras de Freetown para convertirla en un centro de 120 camas para pacientes con COVID-19, el equipo llevó a cabo capacitación en equipos de protección para unos 140 trabajadores. La unidad de aislamiento de Fiebre de Lassa en el hospital gubernamental de Kenema ha sido reconvertida en un centro de tratamiento COVID-19 con una capacidad inicial de 25 camas.

  • Somalia y Somalilandia

    Hay mucho estigma en torno al COVID-19, por lo que las personas que se sienten enfermas son reacias a acudir a un centro de salud por temor a la discriminación. La capacidad de realizar las pruebas también es extremadamente baja debido a la escasez de kits de prueba y a la falta de financiación. MSF ha dejado de prestar apoyo a los centros de tratamiento de Galcayo, Las Anod y Baidoa porque no hay pacientes; los controles en las puertas del hospital continúan por el momento. En Somalilandia, estamos iniciando una ronda de formaciones sobre la prevención de COVID-19 para miembros de los equipos de respuesta rápida del Ministerio de Salud. Debido a las medidas de prevención y control de infecciones implementadas para prevenir la propagación de la infección, los programas regulares, como los programas de inmunización rutinaria y los de nutrición, se han visto afectados.

  • Sudáfrica

    El número de casos está disminuyendo en todas las provincias de Sudáfrica, aunque las fronteras permanecen cerradas. MSF seguimos apoyando intervenciones de atención secundaria en dos hospitales del distrito de uMlalazi, KwaZulu-Natal. En el hospital rural del distrito de Mbongolwane, Nuestros equipos establecieron un sistema de flujo de pacientes, incluida una "clínica de gripe" en la que todos los pacientes que presentan o dicen tener síntomas de COVID-19 son examinados por una enfermera y atendidos por un médico para su clasificación y análisis. En el hospital del distrito de Eshowe, uno de nuestros médicos apoya la atención de los pacientes bajo investigación que esperan los resultados de las pruebas. Aproximadamente 1.500 pacientes asintomáticos con enfermedades crónicas en esta área del proyecto se han inscrito en un programa que ve su medicación entregada a puntos de recogida en las comunidades, ahorrándoles así un viaje a la clínica. En Khayelitsha, el equipo de promoción de la salud continúa brindando formación sobre COVID-19 a los grupos vecinales, con más de 170 grupos capacitados hasta la fecha.

  • Sudán del Sur

    Los casos de COVID-19 continúan aumentando, incluidos los casos confirmados o sospechosos en nuestras instalaciones y áreas de nuestros proyectos en Aweil, Lankien, Leer, Old Fangak, el sitio de Protección de Civiles (PoC) de Bentiu, así como en la propia ciudad de Bentiu. En general, estamos viendo una disminución en las admisiones hospitalarias en varios proyectos. La capacidad de prueba extremadamente limitada en todo el país y, por lo tanto, la posible transmisión comunitaria sigue siendo un tema preocupante. En todo el país, nuestros equipos de todos los proyectos están trabajando en actividades de sensibilización y promoción de la salud, así como en medidas preventivas como la instalación de puntos de lavado adicionales equipados con agua clorada o jabón y el refuerzo de los existentes, la capacitación del personal en triaje y prevención de infecciones y control (incluido el uso de EPP) y el establecimiento de áreas de aislamiento o áreas de preselección para pacientes sospechosos de COVID-19. En Juba redujimos el número de puntos de lavado de manos de 12 a cuatro a medida que más actores humanitarios y propietarios de negocios instalaron sus propias estaciones de lavado de manos. Continuamos brindando apoyo técnico al Ministerio de Salud, el Laboratorio Nacional de Salud Pública y el Hospital Docente de Juba. Además, 117 líderes comunitarios se han inscrito en el sistema de vigilancia de la mortalidad comunitaria, que cubre 52 vecindarios en Juba. El sistema de mortalidad comunitaria basado en SMS para Juba se ha configurado utilizando REDCap/Twilio (recopila datos en tiempo real). Los mensajes de promoción de la salud han cambiado para explicar cómo la higiene y el saneamiento afectan la salud y se relacionan con COVID-19. En la ciudad de Yei, como la población tiene miedo de visitar los centros de salud, MSF abrió clínicas móviles en tres lugares diferentes, donde se realizan alrededor de 140 consultas diarias, con derivación a la clínica de MSF.

  • Sudán

    Estamos apoyando a tres hospitales públicos principales en Jartum para fortalecer su sistema de detección y triaje, ampliando el área de aislamiento en uno de los hospitales. El objetivo es proteger o reabrir los servicios que salvan vidas y restablecer la confianza entre los trabajadores de la salud. Los equipos de MSF están apoyando con capacitaciones, refuerzo de las medidas de prevención y control de infecciones (IPC), donaciones semanales de EPP. También capacitamos al personal de 10 centros de atención primaria de salud, donamos artículos de IPC y brindamos soporte técnico in situ, que continúa en diferentes instalaciones en Jartum. En agosto, nuestros equipos abrieron un centro de tratamiento temporal de COVID-19 en el hospital universitario Omdurman en Jartum, en asociación con el hospital y el Ministerio de Salud. El centro de 18 camas tiene la capacidad de expandirse a 40 camas, si es necesario, y brinda atención médica a pacientes con síntomas de COVID-19 de moderados a graves. También estamos apoyando al Ministerio de Salud para que gestione los centros de aislamiento en los estados de Darfur Oriental y Kordofán del Sur.

  • Tanzania

    Somos el único proveedor de atención médica en el campo de refugiados de Nduta, que alberga a 75.000 refugiados burundeses. En preparación para un brote de COVID-19 en el campamento, nuestro equipo construyó cuatro áreas de clasificación / aislamiento en cada una de sus clínicas de salud y completó la preparación para un centro de aislamiento principal en nuestro hospital, donde se remitirán los casos sospechosos de COVID-19. Actualmente, tenemos 10 camas con la posibilidad de conectar 10 concentradores de oxígeno y estamos en el proceso de construir 50 camas adicionales, con opciones para escalar hasta 100 si es necesario. Más de 250 miembros de nuestro personal han sido capacitados sobre la respuesta al COVID-19, con un enfoque en la definición de casos, triaje, detección, prevención y control de infecciones, transporte seguro de casos sospechosos, aislamiento, uso de EPP y manejo de casos. Todos los pacientes ahora son examinados para COVID-19 en la entrada de nuestras clínicas de salud y hospital. La capacitación continúa en nuestro hospital en el campo de refugiados de Nduta. Mientras tanto, nuestro equipo de promoción de la salud en el campo está trabajando para sensibilizar y educar a la comunidad sobre la higiene y las mejores prácticas de salud, para mejorar la preparación para el COVID-19 dentro del campamento.

  • Uganda

    Uganda ha informado de un número bajo de casos confirmados y hasta ahora no ha habido muertes por COVID-19 en el país. Nuestros equipos han ayudado con las medidas logísticas e higiénicas en 3 unidades de aislamiento del Ministerio de Salud en Arua y Kasese. Estamos sensibilizando en las comunidades, en las que distribuimos máscaras a los pacientes y al personal de las estructuras de salud apoyadas por MSF, así como equipos de protección al personal médico que trabaja con pacientes con COVID-19. En el distrito de Adjumani, en el norte, uno de nuestros equipos intervino para mejorar las condiciones de vida en un centro de tránsito utilizado para poner en cuarentena y hacer pruebas a los refugiados, donde las condiciones eran especialmente malas.

  • Zimbabue

    Si bien los casos de COVID y las muertes en el país se han mantenido relativamente bajos (7.116 casos en total, 208 muertes y 5.373 personas recuperadas, a 6 de septiembre), permanecemos en espera para brindar apoyo en caso necesario. Nuestro equipo de WASH continúa apoyando las actividades comunitarias para la prevención del COVID-19, como la distribución de mascarillas y jabón, acceso al agua, promoción de la salud y sensibilización. Apoyamos la gestión de casos, la vigilancia de laboratorio, IPC, WASH en los centros de atención médica, la vigilancia de epidemias, el rastreo de contactos y el transporte seguro de las personas que dan positivo por COVID-19. Con más residentes que regresan desde países vecinos, estamos brindando apoyo para la detección de COVID-19, la recolección de muestras para las pruebas y la prestación de servicios de atención médica distintos de COVID-19 y promoción de la salud en el puesto fronterizo de Beitbridge.

Centro y Sudeste de Asia

  • Afganistán

  • En junio, inauguramos un centro de tratamiento de COVID-19 de 32 camas en Herat para atender a pacientes que necesitan terapia con oxígeno. Nuestro objetivo es aumentar considerablemente el nivel de atención de pacientes graves con COVID-19 y aliviar la presión en los centros de gestión de COVID-19 existentes –los hospitales de Shaidayee y Liberty– que están cada vez más abrumados. En Lashkar Gah, Médicos Sin Fronteras (MSF) está brindando apoyo al Hospital Malika Suraya (el principal centro especializado en COVID-19 en Helmand), mientras que en el Hospital Boost, se han creado las áreas de detección y estabilización, y un mecanismo de derivaciones para pacientes con sospecha de COVID-19. En Kandahar, el equipo está colaborando con el centro de tuberculosis (TB) provincial y el centro de TB de MSF, y se han creado unidades de aislamiento para la admisión y el tratamiento de pacientes con tuberculosis resistente a los medicamentos (TB-DR) que tienen diagnóstico positivo o sospechoso de COVID-19. El equipo de logística también está acelerando la construcción del nuevo hospital de TB. En Kunduz, se han suspendido temporalmente las actividades de la clínica de cuidado de heridas, al igual que las actividades de MSF en la pequeña clínica de estabilización en el distrito de Chardara, al oeste de la ciudad. Estamos colaborando con el Hospital Regional de Kunduz para ofrecer capacitación en prevención y control de infecciones (PCI) para garantizar una mejor protección de su personal médico y de apoyo, que trabaja en la primera línea. También se han suspendido algunas actividades de construcción en nuestros diversos proyectos. En todos los proyectos, MSF ha implementado todas las medidas de prevención necesarias para mitigar el riesgo de que nuestros centros formen parte de la cadena de transmisión.

  • Bangladesh

    MSF ha creado salas de aislamiento en todos nuestros centros médicos en Cox’s Bazar y está preparando dos centros de tratamiento especializados. Actualmente, nuestros equipos están atendiendo a varios pacientes con COVID-19; también están controlando a pacientes que se sospecha que tienen COVID-19. En este momento, nos estamos centrando en atender a todos nuestros pacientes y asegurarnos de que podemos ofrecer la mejor calidad de atención posible para la COVID-19 y otros problemas médicos, además de seguir trabajando junto con las autoridades bangladesíes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros agentes de salud para limitar la propagación del virus. Nuestros equipos también están realizando actividades de promoción de la salud en los campamentos. En el barrio marginal urbano de Kamrangirchar, MSF ha reducido las actividades habituales para concentrar los recursos en nuestra clínica principal, donde continuamos proporcionando servicios de salud sexual y reproductiva, de volencia sexual basada en el género (VSG) y de promoción de la salud para la COVID-19. También estamos brindando apoyo a los centros de salud locales con capacitación en PCI.

  • Camboya

    La primavera pasada, los equipos de MSF implementaron infraestructuras de triaje en seis hospitales que limitan con Tailandia. También participaron en la capacitación en PCI y gestión de casos para 300 miembros del personal del Ministerio de Salud.

  • Hong Kong

    Dado que Hong Kong se enfrenta actualmente al brote local más grave desde julio, MSF ha ampliado su respuesta de emergencia por COVID-19, desde realizar actividades de educación sanitaria hasta proporcionar refugio de emergencia y consultas médicas básicas a las personas sin hogar. Las personas sin hogar en Hong Kong se ven particularmente afectadas por el cierre de centros de acceso público y la suspensión de servicios por parte de proveedores de servicios u organizaciones locales. Nuestro equipo de emergencia está trabajando con Impact HK, una ONG local, que viene apoyando a las personas sin hogar desde hace algunos años. Los equipos visitan a las personas sin hogar dos veces por semana en varias calles de Hong Kong. Además de distribuir alimentos, agua potable y kits de higiene, nuestros asistentes sociales también hacen un seguimiento de las necesidades de las personas. Desde junio, el equipo ha realizado 25 consultas médicas y ha organizado un refugio temporal para 15 personas vulnerables.El brote de COVID-19 está presente desde enero. La exposición prolongada a la incertidumbre puede provocar estrés y ansiedad. Por ello, además de realizar talleres de manejo de la ansiedad y del estrés para grupos vulnerables durante varios meses, hemos creado un sitio web para el público en general que ofrece consejos y herramientas para ayudar a afrontar la situación: howareyou.msf.hk/en.

  • India

    En Patna, Bihar, MSF trabaja en un centro para pacientes con COVID-19 de leve a moderado en un pabellón deportivo convertido, para apoyar al Nalanda Medical College and Hospital. También se están llevando a cabo actividades comunitarias educativas y de promoción de la salud. En Bombay, MSF continúa ampliando la capacitación en COVID-19 entre el personal de sus proyectos de TB-DR, VIH y COVID-19, y ha establecido medidas de PCI en todos sus lugares de trabajo. MSF también está realizando pruebas de detección de COVID-19 a los pacientes con TB-DR y VIH en su clínica privada independiente y en un servicio de consultas externas coadministrado con el programa nacional de TB. MSF está colaborando con una clínica de fiebre existente y ampliando la capacidad para el tratamiento de casos leves a moderados de COVID-19 en un hospital recién construido de 1100 camas (según el Ministerio de Salud). MSF está llevando a cabo actividades de promoción de la salud en los barrios marginales y de distribución de mascarillas y jabón a pacientes con TB/TB-DR de alto riesgo, a pacientes que toman antirretrovirales (ARV) y a vendedores ambulantes. Se están realizando actividades de agua, saneamiento e higiene y desinfección en ocho baños comunitarios en los focos activos de propagación en el sector M East. En el distrito Bijapur de Chhattisgarh, las clínicas móviles se suspendieron debido a las inundaciones, y el distrito está mostrando una tendencia al aumento de casos de COVID-19. El aumento de casos en Moreh, Manipur, ha retrasado la apertura de un centro integral para el VIH, la TB, el virus de la hepatitis C (VHC) y el tratamiento de sustitución de opiáceos (TSO). La línea telefónica directa de salud mental de MSF está disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana; en India está en inglés e hindi y en Nepal, en nepalí. En Jahangirpuri, la clínica de Umeed Ki Kiran (UKK) y su área de influencia en Delhi siguen siendo un foco activo de propagación de COVID-19. La clínica UKK permanece abierta con un aumento gradual en la prestación de los servicios. El asesoramiento ofrecido en los centros sigue suspendido en Cachemira. El asesoramiento telefónico continúa con mejoras en la prestación de los servicios, principalmente para seguimientos y consultas nuevas derivadas por psiquiatras. Los resultados de una evaluación de las necesidades médicas y humanitarias en Cachemira mostraron una necesidad creciente de servicios de asesoramiento y concienciación sobre salud mental. No se encontraron necesidades específicas relacionadas con la COVID-19 durante la evaluación. Para mediados de septiembre, se planificó una nueva intervención para la detección de COVID-19 y TB en personas sin hogar en el noreste de Delhi, y su derivación para pruebas y tratamientos.

  • Indonesia

    Los equipos de MSF están llevando a cabo talleres y capacitaciones para trabajadores sanitarios de la comunidad en Yakarta y la provincia de Banten que están involucrados en el manejo de casos sospechosos de COVID-19 y de aquellos que cumplen el aislamiento domiciliario. Hasta la fecha, se han realizado 17 sesiones de capacitación y se ha capacitado a más de 200 personas. Las sesiones de promoción de la salud aún están en curso, y los equipos de MSF ahora también están llevando a cabo la formación de capacitadores dirigida a miembros específicos de la comunidad para garantizar una mayor cobertura y sostenibilidad.

  • Kirguistán

    Los casos han aumentado en las últimas semanas. Estamos reforzando nuestra respuesta mediante la atención domiciliaria para casos leves y moderados. En Chuy Oblast, cuyo número de casos de COVID-19 es de los más altos del país, nuestros equipos se están ocupando de una brecha crítica a través del refuerzo de la atención domiciliaria y, al mismo tiempo, están apoyando una línea directa de COVID-19 que garantiza que las personas estén informadas y se dirijan a las vías de atención adecuadas. Nuestros equipos manejan casos leves y moderados y, con frecuencia, organizan visitas domiciliarias para garantizar que los pacientes reciban una atención de seguimiento adecuada y medicamentos de acuerdo con los protocolos nacionales. Además, garantizamos apoyo psicosocial para quienes reciben tratamiento domiciliario y apoyamos a las familias para que protejan sus hogares frente a las infecciones. También hemos adaptado nuestras actividades habituales en Kadamjay Rayon y Batken Oblast, y aumentamos la frecuencia de las visitas domiciliarias para consultas neonatales y pediátricas con el fin de evitar una alta concentración de personas en los centros de salud. Trabajamos en estrecha colaboración con el Ministerio de Salud, y ofrecemos asesoramiento técnico, brindamos asistencia logística y apoyamos iniciativas de promoción de la salud, además de ayudar con la vigilancia epidemiológica a través de la recopilación de datos. Nos centramos en nuestras áreas de operación en Kadamjay Rayon y Batken Oblast. Más concretamente, estamos trabajando para hacer pruebas de infecciones en cuatro hospitales principales en el raión de Kadamjay, no solo a través de asesoramiento y capacitación según las rigurosas pautas de prevención de infecciones, sino también a través de la provisión de desinfectantes y equipos de protección personal (EPP) para el personal sanitario. Asimismo, estamos administrando la logística de los cuatro equipos itinerantes, les proporcionamos vehículos y combustible, y les proveemos elementos de protección a los equipos médicos. Además, hemos distribuido más de 4.500 mascarillas para proteger a los pacientes con enfermedades no transmisibles (ENT) y complicaciones existentes en la región. También le hemos proporcionado EPP al Ministerio de Salud, que incluyeron mascarillas N-95 y guantes, termómetros, pastillas de cloro y toallitas con alcohol.

  • Malasia

    En Penang, estamos ofreciendo educación sanitaria sobre COVID-19 en distintos idiomas, incluidos el rohingya y el birmano, y traducciones en los hospitales. En función de los comentarios de la comunidad, MSF ha iniciado una campaña de promoción de la salud de COVID-19 con R-vision, una red de noticias rohingya en línea. Nuestra defensa se ha centrado en una respuesta más inclusiva frente a la COVID-19 y le pedimos al gobierno que deje de atacar a los migrantes y refugiados en las redadas de inmigración, lo que podría aumentar el riesgo de una mayor propagación de la COVID-19 en los centros de detención.

  • Myanmar

    La página de Facebook de MSF Myanmar ha comenzado a difundir mensajes de promoción de la salud y prevención del COVID-19.

  • Pakistán

    En Timergara, MSF redujo la capacidad de la sala de aislamiento de COVID-19 del hospital central del distrito (DHQ) de 30 a 14 camas según los datos epidemiológicos que muestran una disminución significativa en los casos. Estamos analizando el traspaso de las actividades al Ministerio de Salud para finales de septiembre si la situación se mantiene estable. El equipo está evaluando a 950 personas en promedio por día con síntomas de COVID-19, y está realizando consultas para los casos sospechosos. Estamos derivando a los pacientes graves a las estructuras terciarias de Peshawar u otras ciudades en la división de Malakand. En Baluchistán, apoyamos la instalación de una unidad de aislamiento de 32 camas en el nuevo hospital DHQ Killa Abdullah en Chaman. Actualmente, se utiliza para el aislamiento y el tratamiento de los pacientes con el virus de la COVID-19, pero puede utilizarse para otras enfermedades infecciosas en el futuro, si es necesario. MSF también ha instalado un área de detección y triaje en la entrada principal del hospital, donde el equipo examina diariamente a unas 300 personas que acuden a los servicios ambulatorios del Ministerio de Salud. También estamos llevando a cabo amplias actividades de concienciación sobre las formas en que las personas pueden protegerse y evitar la propagación del virus, y hemos incorporado medidas de protección de COVID-19 y áreas de aislamiento en la mayoría de los centros en los que colaboramos en todo Pakistán.

  • Filipinas

    En Manila, el equipo está colaborando con su organización asociada, Likhaan, mediante actividades de promoción de la salud. Los equipos también están brindando apoyo con actividades de rastreo de contactos y prevención de COVID-19 a nivel comunitario y están ayudando a implementar medidas de PCI en los centros de salud que atienden a pacientes con COVID-19. Distribuimos “kits de cuarentena”, incluidos los materiales de higiene, a 726 pacientes con COVID-19 y a sus contactos entre principios de julio y mediados de agosto. En junio, comenzamos a colaborar en la sala de COVID-19 y en el laboratorio del Hospital San Lázaro, en Manila, con EPP, equipo biomédico y farmacia. El equipo médico de MSF ahora cuenta con 25 miembros del personal que brindan atención a los pacientes en la sala de COVID-19 desde julio. Nuestro equipo observa un aumento constante de pacientes con COVID-19. En Marawi, el equipo sigue con las actividades de promoción de la salud y ha capacitado a los equipos sanitarios locales que están a cargo de la vigilancia y el rastreo de contactos de COVID-19 en 60 de las 72 comunidades.

  • Tayikistán

    Priorizamos la continuidad de la atención de calidad en los servicios esenciales para niños y adultos con TB, en colaboración con el Ministerio de Salud y Protección Social de la Población a través de programas de MSF existentes que se centran en el diagnóstico, el tratamiento y el rastreo de contactos. Nuestro equipo finalizó la primera evaluación del dispensario de TB del Centro Republicano. El objetivo es reducir el riesgo de transmisión de COVID-19 entre las personas que buscan atención y el personal que trabaja allí. Plantearemos cuestiones sobre triaje, mejoraremos el flujo de pacientes y ofreceremos promoción de la salud a las personas que esperan sus exámenes. Además, se construirá un área de espera en un espacio abierto separado al aire libre con protección de sombra para las personas con sospecha de COVID-19. Esta es la primera vez que se implementará un enfoque de triaje de este tipo en los centros del Programa Nacional de Tuberculosis (NTP). Si la prueba piloto es satisfactoria, MSF incorporará sistemas de triaje similares en otros dispensarios de TB del país. La propuesta ha sido analizada y aprobada por el NTP.

  • Uzbekistán

    Continuamos apoyando las medidas de PCI en el sistema de atención primaria de salud, y más recientemente, también en los centros de tratamiento de COVID-19. Además, coordinamos con el Ministerio de Salud en cuanto al tratamiento de pacientes coinfectados con COVID-19 y TB.

América

    Proyecto PAEC-LAT (“Proyecto de Asesoramiento Estratégico ante el COVID-19 en Latinoamérica”): debido a las dificultades para responder a la pandemia con el enfoque tradicional, y como una forma de superar las restricciones del trabajo presencial y los movimientos del personal, MSF creó un servicio de apoyo técnico y estratégico en línea y gratuito dirigido a las instituciones y al personal que trabaja en la primera línea de la pandemia en América Latina. Esta innovadora solución digital aprovecha las posibilidades de visitas virtuales y capacitaciones en línea para llegar a múltiples países, regiones y diferentes públicos, que incluye a los profesionales sanitarios, al personal administrativo, al personal de limpieza, a los agentes comunitarios y a los equipos médicos indígenas, principalmente en comunidades remotas y áreas con acceso limitado a los servicios de salud. Desde mayo, el PAEC-LAT ha respondido a más de 1.500 solicitudes del personal sanitario que trabaja contra la COVID-19 en 14 países de la región (México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Colombia, Venezuela, Perú, Uruguay, Argentina, Chile, Ecuador, Bolivia y Puerto Rico), y se realizaron 130 capacitaciones y 35 visitas virtuales seguidas de informes con recomendaciones.
  • Argentina

    Entre abril y julio, Médicos Sin Fronteras (MSF) ofreció apoyo técnico y asesoramiento a las autoridades sanitarias de las provincias de Buenos Aires y Córdoba. Ayudamos a diseñar protocolos, circuitos y medidas de prevención y control de infecciones (PCI) en estructuras de salud, estructuras alternativas de tratamiento y residencias de ancianos. En Córdoba, brindamos apoyo técnico al grupo de trabajo del Comité de Operaciones de Emergencia de la provincia en relación con las estructuras cerradas (que incluyen residencias de ancianos, unidades de hemodiálisis y cárceles), y participamos en la capacitación del personal. En Buenos Aires, colaboramos con las secretarías encargadas de la respuesta frente a la COVID-19 en los barrios vulnerables de la ciudad en posibles estrategias de intervención, definición de prioridades y capacitaciones. En general, los equipos de MSF brindaron capacitación directa (en persona y en línea) a más de 550 personas que trabajan con algunos de los grupos de mayor riesgo: personal de residencias de ancianos, organizaciones para personas con discapacidades, hogares para niños y adolescentes y representantes comunitarios de barrios vulnerables. MSF también trabajó con la Oficina Nacional Penitenciaria y le brindó asesoramiento sobre aspectos generales de la enfermedad, medidas de prevención en los centros de detención, aspectos psicosociales y promoción de la salud mental.

  • Brasil

    En el estado de Mato Grosso do Sul, estamos instalando clínicas móviles en áreas indígenas cercanas a los pueblos de Aquidauana y Anastacio. También hay clínicas móviles en el área urbana de Aquidauana y estamos apoyando las actividades en el hospital local. En São Paulo, gestionamos una unidad de cuidados intensivos (UCI) de ocho camas en el hospital de Tide Setúbal. También en São Paulo, hemos visitado regularmente dos comunidades y hemos realizado pruebas a familiares y personas cercanas a pacientes que ya dieron positivo por COVID-19. MSF está desarrollando actividades de promoción de la salud, además de instalar puntos de lavado de manos y de distribuir kits de higiene a los residentes, en conjunto con las autoridades locales. En Boa Vista, el número de casos de COVID-19 está disminuyendo. MSF está apoyando al hospital de campaña con médicos que tratan casos moderados. Esperamos terminar las actividades en el hospital de campaña a mediados de septiembre.

  • Bolivia

    Un equipo evaluó las necesidades en la región de Beni, una zona rural de la cuenca del Amazonas en el noreste del país.

  • Canadá

    MSF utilizó su experiencia en la respuesta de emergencia a los brotes para proporcionar una guía valiosa a organizaciones médicas, agencias gubernamentales y comunidades indígenas remotas para prevenir y controlar los brotes de COVID-19. Los equipos crearon y compartieron dos reuniones informativas virtuales relacionadas con la COVID-19: una sobre PCI y otra sobre adaptación y desarrollo de centros médicos. MSF también facilitó personal de campo experimentado a otras organizaciones de primera línea en Canadá. Los equipos de MSF llevaron a cabo varias evaluaciones de PCI en refugios en Toronto para personas sin hogar y en centros de atención a largo plazo en Montreal, y proporcionaron recomendaciones para mejorar la seguridad general del personal y de los clientes. La emergencia de COVID-19 en Canadá reveló las desigualdades del sistema de salud que existían antes de la pandemia. Quienes viven en lugares remotos continúan teniendo problemas para acceder a los niveles secundarios y terciarios de atención médica. Muchas comunidades aún enfrentan desafíos para acceder a la atención médica primaria y satisfacer necesidades básicas, como el agua potable. Las limitaciones económicas y el empleo inestable que enfrentaban muchos canadienses antes de la COVID-19 se han agravado. Los canadienses que tienen dificultades para acceder a la atención médica debido a las condiciones de vivienda inseguras, inadecuadas o inexistentes, o al aislamiento geográfico siguen siendo vulnerables. Las tragedias en los centros de atención a largo plazo de Quebec y Ontario revelaron el catastrófico fracaso de la provincia para atender a un segmento de la población anciana de Canadá. A pesar de las disparidades existentes y exasperadas en Canadá, actualmente no es necesario contar con la experiencia específica de MSF. Aunque su inicio ha sido lento, en general, los sistemas de salud de Canadá no se han visto abrumados por la COVID-19. Con las lecciones aprendidas de la primera ola de la pandemia, los sistemas y las organizaciones deberían estar mejor posicionados para prevenir y responder a futuros brotes de COVID-19 en Canadá. Las actividades de COVID-19 de MSF Canadá finalizaron el 15 de julio de 2020.

  • Colombia

    MSF está trabajando en estrecha colaboración con las autoridades sanitarias de Norte de Santander y Tumaco para apoyar la respuesta local. Actualmente estamos participando en el triaje ambulatorio y apoyando el área de pacientes con síntomas respiratorios en el hospital de Tibú. En Tumaco, estamos llevando a cabo actividades médicas y de salud mental en los dos hospitales públicos de la ciudad. En cada uno de estos lugares, también estamos enfocando gran parte de nuestros esfuerzos en actividades de promoción y prevención en pueblos, aldeas y barrios a través de diferentes estrategias comunitarias y medios de comunicación. En Norte de Santander, seguimos haciendo un seguimiento a los pacientes con enfermedades crónicas, y hemos mantenido nuestras actividades de salud mental y salud sexual y reproductiva con poblaciones venezolanas y colombianas que no tienen acceso al sistema de salud, así como la atención de emergencia por violencia sexual e interrupción del embarazo. Hemos asignado un pequeño equipo técnico, el equipo Flying COVID, que ha estado apoyando a los hospitales locales en Atlántico, una de las regiones más afectadas por la COVID-19. El trabajo del equipo, que ahora está colaborando en el Hospital Erasmo Meoz en Cúcuta, se ha centrado en la evaluación rápida, la capacitación técnica, la atención de salud mental para el personal sanitario y las donaciones de medicamentos y suministros para ayudar a los centros de salud a mantener la seguridad de los servicios de COVID-19 en el pico del brote.

  • Ecuador

    Se lanzó una campaña de pruebas en Quito. MSF está apoyando a los centros de salud para asegurarse de que puedan hacer un seguimiento de las pruebas positivas. MSF ofrece capacitación y apoyo en PCI, promoción de la salud y de la salud mental a equipos itinerantes y puestos sanitarios. En el Centro de Atención Temporal (CAT) de Quito, MSF brindará cuidados paliativos a partir de mediados de septiembre y capacitará al personal en este campo. Este es un proyecto pionero para todo el país y se implementará gradualmente. Continúan las intervenciones en residencias de ancianos y refugios para personas sin hogar, con apoyo en el lugar y capacitaciones sobre PCI, salud mental y promoción de la salud.

  • El Salvador

    MSF ha fortalecido sus servicios de ambulancias en zonas de difícil acceso por la violencia, con el fin de aliviar la carga de trabajo del sistema de emergencias que se dedica al transporte de pacientes con COVID-19. MSF continúa con las clínicas móviles en las comunidades de San Salvador y Soyapango afectadas por la violencia. Reanudamos las actividades de promoción de la salud con líderes comunitarios y comités de salud. Luego de la reapertura de las unidades sanitarias, hemos facilitado el acceso del personal del Ministerio de Salud a las comunidades de San Salvador y Soyapango para realizar campañas de vacunación infantil. Durante la emergencia de COVID-19, trabajamos en la atención de salud mental en centros de aislamiento dedicados exclusivamente a personas deportadas (de México y Estados Unidos).

  • Haití

    Después del aumento inicial y constante de admisiones en el centro de tratamiento de COVID-19 de MSF en Drouillard, Cité Soleil, Puerto Príncipe, el número de pacientes hospitalizados se estabilizó y disminuyó en julio. Se observó una situación similar en otros centros de COVID-19 administrados por el Ministerio de Salud u otras organizaciones en Haití. Desde su apertura a mediados de mayo hasta su cierre el 9 de agosto, los equipos de MSF en el centro de Drouillard examinaron a 333 personas y brindaron atención a 192 pacientes que fueron hospitalizados con síntomas graves. El centro de emergencias de MSF en el barrio de Martissant también hizo pruebas de detección de COVID-19 a 69 personas desde que se declaró la epidemia en marzo, y derivó a los pacientes a Drouillard cuando fue necesario. MSF ha registrado un total de 66 muertes (59 en Drouillard y 7 en Martissant), mientras que más de 100 pacientes con COVID-19 recibieron el alta en Drouillard. Desde el 27 de agosto, el hospital de Drouillard ha reabierto para tratar a pacientes con quemaduras graves, que era su enfoque principal antes de la COVID-19. En varios barrios de Puerto Príncipe, continúan las actividades de concienciación y movilización de la comunidad sobre las medidas de prevención y las admisiones tempranas a través de la promoción de la salud puerta a puerta, los anuncios de radio y la capacitación para organizaciones y líderes comunitarios. En Puerto Príncipe, Les Cayes, Port-à-Piment y Port-Salut, nuestros equipos también han apoyado a varios hospitales y centros médicos en la implementación de medidas de PCI, triaje y aislamiento.

  • Honduras

    En Tegucigalpa, MSF ha iniciado actividades médicas en un centro adaptado para pacientes graves con COVID-19 con el objetivo de ayudar al sistema de salud metropolitano y evitar el desborde de los hospitales. Hasta ahora, hemos atendido a 44 pacientes. Se ha implementado una línea telefónica de salud mental para sobrevivientes de violencia y violencia sexual. Los psicólogos han registrado un aumento de las consultas de salud mental. MSF gestiona un centro de salud en un barrio de las afueras de la ciudad preparado para detectar casos de COVID-19. En Choloma, el proyecto de salud sexual y reproductiva sigue funcionando, pero con algunas limitaciones. Esta es la única clínica materna de la ciudad, por lo que se envían allí todas las derivaciones de partos y consultas de atención prenatal. El proyecto también donó una ambulancia para transportar a los pacientes con COVID-19 a los centros de aislamiento establecidos por el gobierno.

  • México

    Un equipo de COVID-19 de MSF, en coordinación con las autoridades sanitarias estatales, brinda apoyo técnico de PCI en diferentes hospitales y centros de salud en distintos estados. Un segundo equipo de MSF se centra en los refugios para migrantes. El objetivo es ayudar a los refugios y a los centros de migrantes a adaptar sus estructuras para responder a la pandemia. Muchos refugios para migrantes tuvieron que cerrar o reducir sus actividades, ya que no tenían recursos, espacio o información sobre cómo prevenir la infección y cómo actuar ante casos sospechosos de COVID-19. En Guerrero, los equipos de MSF reanudaron las clínicas móviles que brindan atención primaria de salud y apoyo psicosocial a la población que es víctima de la violencia. Se ha habilitado una línea directa y un número de WhatsApp para que los psicólogos de MSF brinden atención psicológica de forma remota a migrantes y refugiados, así como a la población aislada por la violencia en Guerrero y a los migrantes y refugiados en todo el país. En el proyecto de la frontera norte de México, en Matamoros y Reynosa, MSF aumentó y adaptó sus actividades, un refugio y un campamento de solicitantes de asilo. También en ambas ciudades, MSF ha iniciado actividades médicas en dos centros adaptados para pacientes graves con COVID-19. En los dos centros, MSF atiende a pacientes con diagnóstico leve y sospechoso, y a pacientes graves que necesitan oxígeno. Se habilitó una línea telefónica de atención psicológica para pacientes que son víctimas de violencia o se enfrentan a la pandemia de COVID-19.

  • Perú

    En Perú, MSF lanzó una intervención de tres meses para apoyar las actividades del Ministerio de Salud relacionadas con la COVID-19 en la región amazónica. Esta intervención debería finalizar a finales de septiembre. En cooperación con un equipo de las autoridades sanitarias vascas de España, estamos tratando a pacientes graves en los hospitales de Tarapoto, Huánuco y Tingo María, al mismo tiempo que brindamos apoyo a los centros de atención primaria de las provincias de Datem de Marañón y Condorcanqui a través de donaciones y capacitación.

  • Estados Unidos

    En colaboración con las autoridades locales u organizaciones asociadas, los equipos de MSF trabajaron con agricultores migrantes en Florida, personas sin hogar en Nueva York, nativos americanos (en particular con Nación Navajo y Pueblo) en los estados del suroeste de Nuevo México y Arizona, personal clínico y no clínico en residencias de ancianos en Michigan y Texas, y una variedad de personas y comunidades necesitadas en Puerto Rico. MSF ha completado sus programas en Florida, Nueva York, Michigan y en el suroeste. Los programas médicos continúan en Puerto Rico hasta fines de septiembre. En Texas, el equipo continuará ofreciendo control de infecciones en el lugar y apoyo de salud mental a residencias de ancianos hasta octubre. En Puerto Rico, desde mayo, MSF ayudó a los centros médicos con las necesidades inmediatas de equipos de protección personal (EPP) y brindó capacitación sobre medidas de PCI para los trabajadores sanitarios. MSF continúa ofreciendo talleres de educación sanitaria sobre higiene de manos y COVID-19 para grupos de alto riesgo. MSF también trabaja actualmente en estrecha colaboración con asociaciones locales para brindar consultas de atención primaria en hogares y clínicas “emergentes” a personas que padecen afecciones crónicas y que no pudieron o tienen miedo de ir a los centros de atención médica debido a la COVID-19. El equipo también monitorea los síntomas de los pacientes con COVID-19 o de las personas que dan positivo en la prueba, pero que son asintomáticas. MSF trabaja en toda la isla, en San Juan y sus alrededores, o viaja a áreas remotas del este, el oeste o el sur y a la tercera isla más grande, Vieques. En agosto, MSF llevó a Texas su modelo de capacitación en control de infecciones y apoyo al bienestar para residencias de ancianos. Las muertes en residencias de ancianos representan más del 30% del total de muertes por coronavirus en el estado desde marzo. MSF también está proporcionando su kit de herramientas de capacitación en PCI y su modelo de bienestar del personal a las escuelas de enfermería para que los estudiantes puedan desarrollar estas habilidades.

  • Venezuela

    El plan de respuesta de MSF incluye asistir con suministros médicos y contratación de personal, y fortalecer el triaje, el diagnóstico, el tratamiento, el control de infecciones y los servicios del sistema perihospitalario en los proyectos en Amazonas, Anzoátegui, Bolívar, Sucre, Táchira y Caracas. En Caracas, las actividades de COVID-19 se realizarán en el Hospital Pérez de León II de Petare (Miranda), donde los equipos rehabilitaron la infraestructura, adecuaron el flujo de pacientes, establecieron medidas de PCI y capacitaron al personal para recibir pacientes con COVID-19 para hospitalización y atención en UCI. MSF también está apoyando la contratación de personal, el tratamiento y los servicios del sistema perihospitalario en el Hospital Vargas de Caracas.

El detalle de actividades de cada país está actualizado a Septiembre de 2020.

La situación cambiante frente a la pandemia del coronavirus COVID-19 hace que nuestros proyectos evolucionen con agilidad, por lo que este mapa refleja la mayoría de nuestras actividades actualmente en curso, pero no es un registro exhaustivo de la totalidad de nuestras intervenciones pasadas en respuesta al COVID-19.

Etiquetas
Covid-19

Proyectos de MSF en el mundo