Back to top
25.09.2015

Ucrania: El rechazo del permiso para que MSF trabaje en Lugansk priva a las personas más vulnerables de asistencia sanitaria y medicinas esenciales

-A A +A

Médicos Sin Fronteras (MSF) expresa su alarma ante la decisión del Comité Humanitario de la autoproclamada República Popular de Lugansk por la que se niega el permiso a MSF para que pueda prestar asistencia médica y humanitaria en Lugansk. MSF está profundamente preocupada por las consecuencias y porque esta medida prive de asistencia sanitaria y medicamentos esenciales a los ciudadanos más vulnerables de Lugansk.

"Encontramos inaceptable esta decisión dadas las importantes necesidades médicas y humanitarias de las personas afectadas por el conflicto en curso en Lugansk," afirma el Dr. Bart Janssens, director de Operaciones de MSF. "MSF ha sido una de las pocas organizaciones internacionales que ha prestado ayuda vital en Lugansk durante más de un año. Hemos brindado apoyo al personal médico y de enfermería para que éste pudiera llevar a cabo un trabajo crucial.

Como en todas las zonas de conflicto en los que trabaja MSF, nuestro único objetivo ha sido ayudar a las personas vulnerables, sin importar sus creencias políticas o de qué lado de la línea del frente estén".

Desde junio de 2014, MSF ha facilitado apoyo a 109 centros sanitarios y sociales en Lugansk con el aprovisionamiento de fármacos esenciales, suministros médicos, equipos, materiales de higiene y artículos de socorro. A través de clínicas móviles en 35 localidades, los equipos de MSF han proporcionado más de 42.000 consultas de atención primaria junto con los médicos del servicio de salud pública. MSF ha también ha donado medicamentos y suministros médicos para tratar hasta 37.500 personas con enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y enfermedades del corazón y atender hasta 4.900 heridos de guerra durante los períodos de intensos combates. Toda la atención sanitaria y los medicamentos se han facilitado de manera gratuita.

"Debido al conflicto, el abastecimiento de medicamentos en Lugansk se ha interrumpido, o cortado, durante el último año y el precio de los fármacos disponibles se ha incrementado mucho", explica Janssens. "Vemos que la gente brega por poder acceder a antibióticos, analgésicos, insulina, medicamentos psiquiátricos y fármacos para enfermedades crónicas como la tensión arterial alta, enfermedades del corazón y patologías renales. Estamos especialmente preocupados por las personas que viven cerca del frente de combate. Aquellos más  vulnerables –ancianos, enfermos, discapacitados y desplazados– son quienes más sufren. Estamos muy molestos por el hecho de que no se nos permita seguir ayudándoles, especialmente cuando situación se ve agravada por los muchos médicos y enfermeras que han abandonado la primera línea de frente y por la llegada del invierno".

Todas las actividades de MSF, incluido el transporte, almacenamiento y distribución de medicamentos a los centros de salud, se han realizado en coordinación con las autoridades de salud de Lugansk a las que se ha informado regularmente. Tras la decisión del Comité Humanitario, MSF ha cerrado su oficina en Lugansk y no queda ningún trabajador humanitario presente en el área bajo la autoridad de la LPR. Antes de salir de la zona, MSF ha donado su stock de medicamentos para su distribución a los centros de salud que lo requieran con urgencia.

"Hemos hecho todo lo posible por ser transparentes y trabajar en cooperación con las autoridades", asegura Janssens. "Estamos, por ello, muy afectados porque hayan recurrido a lanzar falsas acusaciones en los medios de comunicación sobre nuestro trabajo y se haya tratado de intimidar a nuestro equipo trayendo hombres armados en la oficina, en varias ocasiones, durante las últimas dos semanas."

MSF sigue trabajando en ambos lados de la línea del frente en todo el este del país, en particular en el área bajo la autoridad de la autoproclamada Republica Popular de Donetsk. Desde el inicio del conflicto, MSF ha apoyado más de 350 centros de salud a ambos lados del frente, con donaciones de medicamentos y equipos médicos. Desde mayo de 2014, los equipos de MSF han realizado más de 102.000 consultas de atención primaria de salud, suministros médicos para el tratamiento de más de 23.000 heridos de guerra y medicamentos para tratar a más de 61.000 pacientes con enfermedades crónicas. MSF impulsa un programa para el tratamiento de la tuberculosis resistente a los medicamentos en la región de Donetsk desde 2011. En la actualidad, 196 pacientes con esta enfermedad reciben tratamiento situados dentro del sistema penitenciario.

________________________________________________________________

Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización humanitaria internacional no gubernamental dedicada a la prestación de asistencia humanitaria y médica gratuita a las víctimas de conflictos, desastres naturales, epidemias o las personas excluidas del sistema de salud. MSF fue fundada en 1971 y ofrece asistencia en más de 60 países. MSF no toma partido en ningún conflicto, es independiente de toda agenda política, militar y social, y proporciona atención médica a las personas sólo en base a las necesidades, e independientemente de su sexo, raza, religión o afiliación política. MSF  financia su trabajo en Ucrania exclusivamente con donaciones privadas y no acepta fondos de ningún gobierno.

Comentarios