Back to top
13.11.2013

Tifón Haiyan: Avionetas, barcos y helicópteros para alcanzar las zonas aisladas

-A A +A

En su continuo esfuerzo por asistir a la población del centro de Filipinas afectada por el tifón Haiyan, los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) han alcanzado por coche, barco, avión y helicóptero algunas de las áreas que estuvieron en el centro de la tormenta –el norte de la isla de Cebú, el este de la isla de Samar, la isla de Panay y el oeste de la provincia de Leyte–, con el fin de evaluar los daños en estas zonas y las necesidades médicas de la población, y prestar asistencia inmediata allí donde sea necesario.

Los daños causados por la tormenta fueron enormes y muchas de las infraestructuras de la región han sido inutilizadas, lo que significa que un gran número de personas aún no han recibido asistencia, sobre todo en las islas de la periferia, donde ni el gobierno filipino ni las agencias internacionales han podido llegar.

“El acceso es muy difícil y la situación está impidiendo que la gente reciba ayuda”, explica la doctora Natasha Reyes, coordinadora de emergencias de MSF en Filipinas. “Nuestra prioridad es llegar a aquellos que están en las áreas más aisladas; son los más difíciles de alcanzar y, a menudo, los últimos en recibir la tan necesitada asistencia”.

Un equipo de MSF se ha desplazado en avión a Guiuan, una ciudad de 45.000 habitantes en el este de Samar, una de las primeras áreas afectadas por el tifón. El daño es extenso y las necesidades, inmensas. “El panorama es desolador”, explica Alexis Moens, jefe del equipo de evaluación de MSF. “La ciudad ha sido arrasada; casas, estructuras médicas, arrozales, barcos de pesca, todo ha sido destruido. La gente está viviendo a la intemperie, no queda un techo en pie en todo Guiuan. Las necesidades son inmensas y hay una gran cantidad de pueblos de los alrededores que aún no están cubiertos por ninguna de las organizaciones de ayuda”.

Un equipo completo regresará mañana en helicóptero a Guiuan y empezará a prestar asistencia médica de inmediato al máximo número de personas posible. La prioridad será tratar a los heridos y garantizar que quienes necesiten una atención específica adicional sean referidos a servicios más especializados. Este equipo también distribuirá agua potable y materiales de cobijo y de primera necesidad.

“Hoy he conocido a un hombre que ha perdido a toda su familia”, explica Moens. “Fue hospitalizado porque intentó suicidarse de una cuchillada en el pecho. Por desgracia nos están llegando historias como esta en muchos sitios. En algunos pueblos ha muerto muchísima gente y la atención psicológica va a ser esencial para ayudar a las personas a reconstruir sus vidas”.

Otro equipo de MSF ha realizado una evaluación desde un helicóptero en la isla de Panay, y estima que cerca de un 50% de Roxas City, ciudad de la provincia de Capiz, ha sido destruida. Se llevarán a cabo otras evaluaciones en los pueblos afectados de los alrededores de Roxas. Un tercer equipo está en estos momentos en Ormoc, desde donde va a evaluar la situación en el oeste de Leyte.

Un cuarto equipo de la organización llegó hoy al norte de Cebú: la mayor parte de la población desplazada parece haber sido acogida por familiares o por sus comunidades. Inmediatamente después del tifón, el hospital local se inundó de heridos, pero otros centros de salud cercanos pudieron prestarle apoyo, y ahora parece que funciona relativamente bien. Este mismo equipo siguió camino en ferry hasta la isla de Bantayan, donde pasará la noche a la espera de poder continuar mañana con su evaluación.

MSF está incrementando su respuesta con rapidez, y en los próximos días contará con más de 100 personas en la zona, incluyendo médicos y cirujanos, enfermeros, logistas, psicólogos y expertos en agua y saneamiento. Además, la organización está enviando 10 aviones con material de ayuda desde los almacenes internacionales de MSF en todo el mundo; este material incluye suministros médicos, materiales de cobijo, kits de higiene y equipos de agua y saneamiento. Tres de estos aviones han llegado ya a Cebú.

Para colaborar con la asistencia a las víctimas del tifón Haiyan, los interesados pueden ingresar aquí o llamar desde Argentina al 0810-222- 6732 para hacer una donación.

Comentarios