Back to top
15.01.2013

Siria: al menos 20 muertos y 99 heridos en un bombardeo

-A A +A

Al menos veinte personas murieron y 99 resultaron heridas el día 13 de enero en un ataque aéreo contra un mercado en la ciudad norteña siria de Azaz. Veinte de los heridos, todos ellos civiles, fueron tratados en un hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF).

El ataque contra el mercado de Azaz, cerca de la frontera con Turquía, fue particularmente devastador porque llegó tan solo dos semanas después de que otros bombardeos golpearan a los centros sanitarios de la ciudad, lo cual debilitó la capacidad de respuesta del personal sanitario ante una emergencia.

Los heridos fueron trasladados a instalaciones médicas de la zona, incluido un hospital de campaña de MSF en la provincia de Alepo. Cinco personas perdieron la vida antes de llegar a este hospital, pero el personal médico de la organización humanitaria sí pudo atender a 20 heridos, entre ellos cinco niños.

“Los coches y las ambulancias no paraban de llegar y los pacientes llenaron el hospital”, explica una enfermera de MSF en Siria, Adriana Ferracin. “Recibimos muchos pacientes con heridas en la cabeza, amputaciones y oídos y ojos ensangrentados”.

Otras quince personas llegaron sin vida a los demás hospitales de la zona, incluido uno en Kilis, en la frontera turca. En total, 79 personas recibieron tratamiento médico en estos centros.

La ciudad de Azaz, en la región de Alepo, ha sido bombardeada varias veces en los últimos meses. En diciembre, aviones de combates bombardearon un hospital público, lo cual debilitó la capacidad de los servicios médicos en la zona e hizo que mucha gente evitara acudir a los centros médicos por miedo a sufrir ataques aéreos.

“Incluso después de los ataques contra centros médicos en la provincia de Alepo, el personal médico siguió ofreciendo ayuda a los pacientes y está haciendo lo posible por ayudar a la población”, cuenta Shinjiro Murata, coordinador de MSF en Siria.

El hospital de campaña de MSF en la provincia de Alepo (uno de los tres que tiene la organización en Siria) ofrece atención de urgencias, obstétrica y primaria. Está centrado en las embarazadas, los niños y los más vulnerables. En el último mes se practicaron 110 intervenciones quirúrgicas y 1.500 pacientes recibieron tratamiento. Unas 70 embarazadas dieron a luz en el hospital. MSF ha observado un incremento de varias patologías debido a la llegada del invierno y sigue preocupada por el acceso a tratamiento de personas con enfermedades crónicas.

La violencia está golpeando a una población ya de por sí vulnerable y que tiene problemas para recibir atención médica y abastecerse con comida. Los desorbitados precios de bienes básicos como el pan, la madera o la ropa están empeorando las condiciones de vida de los civiles. Mucha gente prefiere no acudir a los hospitales por miedo a bombardeos y busca atención médica en instalaciones clandestinas.

El personal de MSF también ha sido testigo de las consecuencias de la violencia en la vecina provincia de Idlib. Un equipo visitó recientemente una ciudad de esta región que fue bombardeada varias veces durante los últimos meses. El único centro médico que funciona en esta localidad es una clínica que funciona de forma secreta con población de la zona y algunos trabajadores sanitarios sirios.

MSF trabaja en tres hospitales en el norte de Siria, en áreas controladas por los grupos de la oposición armada. Los equipos médicos de MSF ofrecen atención quirúrgica y materno-infantil y llevan a cabo consultas regulares. Entre junio de 2012 y enero de 2013, los equipos de MSF efectuaron 10.000 consultas y unas 900 intervenciones quirúrgicas. MSF también da apoyo médico y quirúrgico a los refugiados sirios en Jordania, Líbano e Irak.

Comentarios