Back to top
10.10.2018

Salud mental: más allá de un cuerpo sano

El 10 de octubre es el Día Mundial de la Salud Mental. Para las personas que han vivido situaciones de violencia o desastres naturales, la sobrevivencia va más allá de garantizar el bienestar físico. Incluso después de que sus lesiones físicas hayan sido tratadas, las heridas psicológicas ocultas pueden permanecer. Por eso, en Médicos Sin Fronteras le damos gran importancia al cuidado de la salud mental de nuestros pacientes.

Día Internacional de la Salud Mental
-A A +A

Para ayudar a curar las heridas psicológicas de los pacientes, los profesionales de Médicos Sin Fronteras están allí para escuchar, apoyar y brindar atención de salud mental para que las experiencias traumáticas no lleguen a definir sus vidas.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, a nivel mundial una de cada cuatro personas sufre algún tipo de trastorno de salud mental y, sin embargo, alrededor del 60 por ciento de los pacientes no buscan ayuda. Es probable que este porcentaje aumente dramáticamente al agregar factores como la persecución, la necesidad de huir de conflictos armados y desastres naturales, y la falta de acceso a la atención médica vital. Esta es la razón por la que MSF concede una gran importancia a la prestación de asistencia en salud mental durante emergencias humanitarias.

msf182891 Salud mental en Ucrania.jpg

Atención psicológica Médicos Sin Fronteras

Ya no se trata solo de la salud física

En 1998, Médicos Sin Fronteras reconoció formalmente la importancia de brindar atención de salud mental como parte de su trabajo de emergencia. Años más tarde, en 2017, el personal de MSF realizó 306.300 consultas individuales de salud mental y 49.800 sesiones grupales en 52 países. El apoyo psicosocial que MSF proporciona a través de estas consultas y grupos se enfoca en ayudar a las personas a desarrollar estrategias de afrontamiento después de haber vivido experiencias traumáticas.

El objetivo inmediato es reducir sus síntomas y ayudarlos a ser capaces de llevar una vida normal.

Para las personas atrapadas en su camino, las crisis humanitarias pueden causar un intenso sufrimiento mental. Muchas de las personas asistidas por MSF han sido separadas de sus familias o han sido testigos de la muerte de seres queridos. Otros han pasado gran parte de su tiempo huyendo, buscando refugio y seguridad.

Ser forzado a abandonar el hogar es un problema particular para quienes ya sufren trastornos psicológicos, pues pierden el acceso al tratamiento y atención de rutina y esto los puede llevar a desarrollar afecciones más graves.

msf216264 Día Mundial de la Salud Mental.jpg

Día Mundial de la Salud Mental

El sitio de Protección de Civiles de Malakal, en Sudán del Sur, fue diseñado para brindar protección a la población local afectada por la violencia. Sin embargo, las adversas condiciones de vida, la pérdida de la esperanza, los sentimientos de encarcelamiento y las limitadas oportunidades para trabajar han afectado la salud mental de quienes viven en el campo. En 2016, MSF vio un aumento en el número de suicidios e intentos de suicidio en el lugar, incluso entre los niños.

En el campo de Moria, en la isla griega de Lesbos, la política de detener indefinidamente a los solicitantes de asilo ha tenido un grave impacto en la salud mental de las 9.000 personas detenidas allí.

La incertidumbre afecta a todos los detenidos, pero especialmente a los niños. Durante una actividad grupal de salud mental para niños (de entre 6 y 18 años) en 2018, un equipo de MSF observó que casi el 25 por ciento de los niños se autolesionaron, intentaron suicidarse o habían pensado en suicidarse. Muchos niños sufren de ataques de pánico y pesadillas constantes. Fátima describe cómo se vio afectada su hija menor, de 14 años, por las condiciones de vida en Moria:

"Ella siempre camina llevando un cuchillo y dice que se hará daño. Ya encontré un cuchillo dos veces debajo de su almohada. Cuando la dejo en sola, ella siempre baja la cabeza y llora ".

Los desafíos para brindar atención en salud mental

msf178460 Médicos Sin Fronteras en el Mar Mediterráneo.jpg

Salud mental a refugiados rescatados en el Mar Mediterráneo

Las personas se enfrentan a muchas barreras que les impiden acceder a una atención en salud mental. Una de ellas es que muchos no entienden qué es la salud mental, cómo podría ayudarlos o incluso que podrían necesitarlo. La psicóloga Deborah Duarte recuerda el desafío que supuso acceder a los refugiados que llegan al campo de Daadab en Kenia.

"Estas personas no sabían el impacto que sus experiencias habían tenido en su salud física y mental. Sólo notaron sus condiciones al ver que no podían seguir avanzando sin ayuda", explica.

Otros obstáculos al brindar apoyo psicológico en los proyectos de MSF son las barreras lingüísticas y culturales, el corto tiempo de contacto entre profesionales y pacientes, y el estigma social que a menudo acompaña a la enfermedad mental.

Enfoques diferentes

msf233451 Salud mental en Filipinas.jpg

Día Mundial de la Salud Mental

Cada situación requiere un enfoque diferente por parte de los equipos de asesores, psicólogos y psiquiatras de MSF. En algunos casos, los asesores están capacitados para ayudar a las personas a hablar sobre sus experiencias, procesar sus sentimientos y aprender a lidiar con ellos. En otros casos, los psicólogos realizan sesiones de terapia individuales, a menudo con un enfoque específico.

Amir, de 35 años, recibe tratamiento por parte de Médicos Sin Fronteras en la ciudad de Sulaymaniyah, en el sur de Irak. Abandonó su hogar en Salaheddin cuando el autoproclamado grupo Estado Islámico sitió su ciudad y cortó el suministro de alimentos. Comenzó a sufrir de ansiedad e insomnio.

"Pienso demasiado, me siento ansioso y no puedo dormir. Me quedo despierto toda la noche, sentado en un rincón hasta la mañana. Como resultado, me enfermo. En el pasado tenía dolor en el estómago y el pecho. visité a los médicos y no me ayudaron. Pero cuando empecé a ser tratado por el psicólogo de MSF, la atención fue muy útil para mí. Él me animó para asegurarse de que saliera de mi tienda todos los días y socializara con otras personas, que hiciera deporte, y evitara estar solo en casa".

msf220293 Salud mental en Ucrania.jpg

Día Mundial de la Salud Mental

Otro aspecto de la atención en salud mental es la psicoeducación, que sirve para enseñar a las comunidades a ser conscientes de los signos y síntomas que deben vigilar, y la importancia de la atención en salud mental. La psicoeducación, al igual que el asesoramiento, pueden realizarse en grupos, mismos que pueden tener temas predeterminados relacionados con la situación en cuestión.

Los equipos de MSF utilizan enfoques creativos para ayudar a sensibilizar sobre la importancia de la atención psicológica. En Mweso, una ciudad en el este de la República Democrática del Congo (RDC) en la que muchas personas internamente desplazadas viven junto a una comunidad de acogida, los asesores de salud mental de MSF se convirtieron en artistas. Se conectan con audiencias de hasta 200 personas a través de música, danza y dramatizaciones. Sus actuaciones informan a las personas que MSF está en la comunidad y está ahí para escucharlos y ayudarlos.

msb13605 Salud mental en Colombia.jpg

Médicos Sin Fronteras brinda apoyo a víctimas de violencia en Colombia

En todos los casos es esencial comprender las estructuras que existen en las comunidades donde viven los pacientes y el apoyo emocional que estas pueden ofrecer. Cuando los equipos de salud mental de MSF comienzan a trabajar en una nueva comunidad, uno de sus primeros pasos es buscar líderes locales que puedan guiar al equipo sobre las estrategias que mejor se adapten a las necesidades de las personas. Las comunidades a menudo necesitan reconstruirse a sí mismas como un todo para ayudar a fortalecer las identidades de las personas dentro de ellas.

En muchos casos los integrantes de los equipos de salud mental de MSF son originarios de las comunidades que están siendo asistidas, lo que puede ser muy útil. Son conscientes de los tabúes sociales en torno a la salud mental en sus comunidades, así como de los eventos traumáticos a los que las personas han estado o están siendo sometidas.

"Como asesores ayudamos a nuestros pacientes escuchándolos, pero también podemos conectarnos con ellos a través de las experiencias que compartimos", explica Stanley, un asesor de MSF en la República Democrática del Congo.

"Cuando alguien viene a nosotros sufriendo porque ha perdido su casa, Yo digo: 'Oh, perdiste tu hogar. Entiendo que estás profundamente afectado por esto. Yo también pasé por esa situación’. Nuestras sesiones se realizan principalmente para ayudar a nuestros pacientes, pero reflexionar sobre nuestras experiencias compartidas también nos permite, como asesores, ser reconfortados".

El contexto local y sus características específicas determinarán la mejor manera para que MSF apoye a la comunidad en cuestión. Los equipos de apoyo psicosocial están presentes para ayudar a las personas y comunidades a acceder a las herramientas que ya tienen dentro de ellos mismos para poder reconstruirse a sí mismos.

msf216927 Salud mental en México.jpg

Atención a víctimas de violencia en México

Para poder realizar este trabajo existe otro problema importante de salud mental: el de los profesionales de Médicos Sin Fronteras. A menudo se encuentran lejos de casa, bajo la presión del trabajo de emergencia, un trabajo en el que se requiere que procesen las historias traumáticas de las personas que conocen. Por lo tanto, a menudo también necesitan un espacio en el que puedan ser escuchados, donde puedan compartir sus aflicciones y cualquier otro problema.

Volver a casa después de trabajar en un proyecto de MSF es a menudo el momento en que el apoyo psicológico se vuelve más necesario. Ese en este momento cuando los integrantes del personal de MSF necesitan redescubrir quiénes son y regresar a sus vidas después de haber tenido experiencias que pueden haber dejado marcas psicológicas.

Muchos luchan con el conocimiento de que para muchos de sus pacientes regresar a casa no es una opción, y que todavía tienen un largo camino por recorrer. Sin embargo, es esencial que encuentren sentido para las experiencias que vivieron y se adapten nuevamente a una rutina normal. Solo después de eso, si lo desean, estarán listos para un nuevo proyecto donde podrán cuidar las heridas visibles e invisibles de sus pacientes.

 

* Los nombres han sido cambiados a petición de los pacientes.