Back to top
20.11.2015

Inaceptables condiciones para solicitantes de asilo y migrantes en Sicilia

MSF denuncia las condiciones dentro del centro de recepción de Pozzallo (Italia) y llama a las autoridades italianas a desarrollar un modelo de respuesta más estructurado.

Eritreo y su pequeña hija en el Centro de Recepción de Migrantes en Pozzallo
-A A +A

En un reporte presentado el 17 de noviembre a la Comisión “Recepción de Migrantes” del Parlamento Italiano, Médicos Sin Fronteras (MSF) criticó las condiciones del centro de recepción y primeros auxilios en Pozzallo, Sicilia, y solicitó a las autoridades italianas el desarrollo de una estrategia concreta para la recepción de migrantes, refugiados y solicitantes de asilo. MSF llamó a asegurar condiciones y servicios adecuados, y pidió que se proporcione mejor información sobre los procedimientos para peticionar asilo a las miles de personas que llegan allí, luego de cruzar el mar y vivir experiencias traumáticas en sus países de origen y durante su travesía.

“Un centro que tiene instalaciones sanitarias que muchas veces no funcionan, que no ofrece un espacio adecuado para dar tratamiento contra el sarna, y donde no hay garantías de privacidad, no constituye un lugar de recepción decente”

dice la médica Claudia Lodesani, coordinadora de MSF en Italia. “Hoy, más que nunca antes, necesitamos un sistema de recepción que tome en consideración las necesidades de aquellos que han sufrido experiencias traumáticas. Desde el primer momento que se pone pie en Italia, los servicios ofrecidos deben proveer mayor protección, incluido un rápido acceso a la atención médica, áreas apropiadas para mujeres y niños, y asesoramiento legal adecuado. Es crucial que las personas más vulnerables, como por ejemplo las víctimas de la violencia, sean identificadas lo más pronto posible.”

Desde febrero de 2015, MSF ha estado proporcionando cuidados médicos en el centro de Pozzallo y, cuando se requiere, atención psicológica a migrantes, solicitantes de asilo y refugiados a su llegada y durante su estadía en el lugar. En el transcurso de su trabajo, los equipos de MSF muchas veces han tenido que enfrentar una respuesta insuficiente e inadecuada por parte de las autoridades a cargo del centro.

El reporte de MSF presentado ante la comisión parlamentaria documenta el estado de los servicios ofrecidos y de la protección hacia las personas más vulnerables, que no cumplen los estándares mínimos requeridos. El reporte describe una estructura inadecuada y muchas veces superpoblada, en un estado de deterioro progresivo que requiere un trabajo de mantenimiento que, a pesar de las muchas recomendaciones hechas, aún no ha comenzado. El centro, que tiene una capacidad máxima para albergar a 220 personas, muchas veces tiene que lidiar con un número mucho más alto de llegadas, que resulta en una inadecuada separación entre hombres y mujeres, y una falta de protección para personas vulnerables. Las personas que viven en el centro muchas veces reportan que no reciben ningún tipo de información legal. Más aún, no pueden dejar el centro o llamar a sus familiares porque no tienen acceso a teléfonos o tarjetas telefónicas.

En base a los resultados de este reporte, MSF pide a las autoridades italianas que abandonen un enfoque emergencista y que desarrollen un modelo de respuesta más estructurado, que garantice condiciones de recepción y servicios adecuados. “El derecho de las personas a la atención médica y psicológica debe ser considerado una prioridad, y tiene que ser protegido y garantizado,” dice Stefano Di Carlo, coordinador general de MSF en Italia. “Las personas que reciben albergue en este primer sistema de recepción deben ser tratadas de forma humana y con dignidad. A aquellos que desean solicitar asilo debe facilitárseles el proceso a través de medidas que permitan identificar su vulnerabilidad.” MSF continuará pidiendo por condiciones de recepción y servicios adecuados en el centro, con el objetivo de contribuir a su mejora y de definir un modelo que ponga mayor énfasis en las necesidades de las personas más vulnerables.

Desde enero de 2015, alrededor de 12.480 migrantes, refugiados y solicitantes de asilo han llegado por vía marítima al puerto de Pozzallo. El equipo de MSF en Sicilia –compuesto por médicos, enfermeros, psicólogos y mediadores culturales- ha apoyado a las autoridades sanitarias provinciales proporcionando atención médica durante el desembarco y en el centro de atención y primeros auxilios. Más de 2.640 personas han sido atendidas por los equipos médicos que trabajan en el primer edificio de recepción. MSF también ha distribuido kits con insumos de primera necesidad y material de higiene.

Además, en el centro de recepción en la provincia de Ragusa, MSF está proporcionando apoyo psicológico y asistencia a las víctimas de eventos traumáticos. Gracias a un nuevo equipo que ofrece atención psicológica de emergencia y a un equipo de mediadores culturales y psicólogos, MSF puede estar presente en diversos puertos italianos dentro de las 72 horas de que una necesidad haya sido reportada.

Comentarios