Grecia: miles de migrantes y solicitantes de asilo en condiciones precarias en las islas

20.07.2015

Grecia: miles de migrantes y solicitantes de asilo en condiciones precarias en las islas

Comparte:

-A A +A

Miles de migrantes y de solicitantes de asilo se hallan actualmente varados en condiciones precarias en varias islas griegas, pese a reiterados llamamientos de Médicos Sin Fronteras (MSF)  a las autoridades griegas y a la UE para que aborden el problema de la falta de capacidad para recibir migrantes. Un equipo de emergencias de MSF ha llegado a Lesbos, una de las dos islas griegas que han montado instalaciones de recepción, pero donde el sistema se halla al borde del colapso. MSF también sigue con sus actividades para migrantes y solicitantes de asilo que llegan a Kos y a otras islas del Dodecaneso.

Aproximadamente 5.000 personas, la mayoría de Siria, Afganistán e Irak, han llegado a Lesbos en los últimos días. Sin embargo, el centro de Moria solo puede acoger a unas 700 personas y está abarrotado, con pobres condiciones higiénicas y falta de comida. Miles de los recién llegados se ven forzados a acampar al aire libre, muchos de ellos en Kara Tepe: una parcela de tierra sin ningún tipo de organización y donde la gente tiene escaso o inexistente acceso a agua potable, techo, letrinas y atención médica. Pese a los esfuerzos de las autoridades para distribuir comida, las raciones son insuficientes para cubrir las necesidades de la gente.  

En Kos, donde MSF brinda asistencia médica y humanitaria a los que llegan a la isla, 700 personas están durmiendo en el suelo entre escombros y cristales rotos en un edificio destartalado con una capacidad para un máximo de 200 personas. Los equipos médicos de MSF reciben a menudo pacientes con sarna o infecciones de la piel: un resultado directo de la falta de higiene. Pese a los esfuerzos de MSF por mejorar las condiciones de agua y saneamiento, estas solo pueden mejorarse con la voluntad y la determinación de las autoridades locales para abordar la situación.

“MSF y otras organizaciones pueden contribuir a la respuesta humanitaria, pero la eficiencia y el impacto de estos esfuerzos se verán seriamente afectados por el fracaso a la hora de ofrecer y mantener un sistema adecuado de acogida”, dice Stathis Kyroussis, coordinador de MSF en Grecia. “La situación actual en Grecia es una violación de las obligaciones de Grecia y de la UE con los solicitantes de asilo y los migrantes en Grecia. Dado el profundo impacto económico de la crisis que está atravesando Grecia, no se puede asumir que Grecia vaya a hacerse cargo de esto ella sola. La UE y sus estados miembros tienen que desplegar recursos humanitarios de forma urgente, ya sea a través de fondos de emergencia o de suministros para apoyar la respuesta de Grecia a las necesidades básicas de los recién llegados. El Acnur también debe responsabilizarse, traducir sus palabras en hechos y mejorar su respuesta humanitaria”, añade Kyroussis.

Dejar que la gente se las apañe como pueda en un edificio abandonado o en un campo lleno de basura donde casi no hay agua o letrinas es simplemente inaceptable y pone la salud de la gente en riesgo”, denuncia Elisabetta Faga, coordinadora de emergencias de MSF en Lesbos. “Las autoridades griegas deben ofrecer instalaciones bajo responsabilidad administrativa del estado en las que la comida, las condiciones sanitarias y la ayuda médica puedan ser ofrecidas por otras organizaciones. Las autoridades también deben asegurarse de que funcione un proceso de registro eficiente, y de que los recién llegados tengan información sobre qué hacer y adónde ir”.

 

Médicos Sin Fronteras (MSF) planea ofrecer consultas médicas, servicios de limpieza y artículos de primera necesidad, además de mejorar el sistema de agua y saneamiento en los campamentos de Kara Tepe y Moria. MSF ya ha empezado a ofrecer transporte en autobús para que los recién llegados no tengan que caminar los 70 kilómetros que hay entre los puntos de llegada y el centro de registro en Mitilini.

 

Desde marzo, MSF está brindando ayuda médica y distribuyendo artículos de primera necesidad a los migrantes que llegan a las islas del Dodecaneso. Actualmente, en la isla de Kos, MSF ofrece consultas médicas y distribuye artículos de primera necesidad. Desde mediados de marzo, MSF ha llevado a cabo 2.750 consultas y ha distribuido más de 20.000 artículos de primera necesidad como jabón, peines, cepillos de dientes y toallas. MSF también ha empezado a operar clínicas móviles en las islas del Dodecaneso con un barco que visita las islas más pequeñas a las que la gente llega desde Turquía. MSF ha llevado a cabo 256 consultas desde que esta clínica móvil empezó sus actividades en junio.

En Idomeni, cerca de la frontera con la Antigua República Yugoslava de Macedonia, MSF opera clínicas móviles y distribuye artículos de primera necesidad para los que llegan a Grecia e intentan cruzar los Balcanes para ir al norte de Europa. Desde el 1 de abril, MSF ha pasado consulta a 2.403 personas y distribuido productos higiénicos, alimentos energéticos, mantas y calcetines.