Back to top
21.06.2022

Crisis humanitaria en el Darién: cómo son las peligrosas rutas en las que cientos de personas migrantes arriesgan su vida

La selva que une a Colombia con Panamá se ha transformado en una ruta migratoria atravesada diariamente por cientos de personas. Desde Médicos Sin Fronteras, seguimos siendo testigos de este fenómeno y hemos denunciado en reiteradas ocasiones la peligrosidad del camino y los elevados casos de violencia y violencia sexual contra las personas migrantes que lo recorren. Exigimos con urgencia una ruta segura y condiciones dignas para la migración.

-A A +A

Las crisis económicas que enfrentan los países latinoamericanos, agravadas por la pandemia de COVID-19 y los violentos conflictos en algunos territorios, han potenciado la necesidad de migrar hacia Norteamérica para cientos de personas de nuestra región. Pero este objetivo se ve impedido por el endurecimiento de las políticas migratorias en algunos de estos países, las cuales tienden a criminalizar a las personas que deciden salir a buscar seguridad y estabilidad. Como consecuencia, muchas se ven en la necesidad de arriesgar su vida atravesando rutas informales en las que corren múltiples riesgos, tanto en su salud (malaria, dengue, diarreas) como por violencia (al ser atacadas, asaltadas y agredidas sexualmente).

A este flujo de migrantes de Latinoamérica se le suma también un grupo que llega todavía de más lejos, de países africanos o asiáticos, y que huye de la violencia y los conflictos en sus territorios.

Muchos de ellos coinciden en un camino peligroso e inseguro en plena selva: el Tapón del Darién.

¿Qué es el Darién?

En la frontera entre Colombia y Panamá, dividiendo América del Sur de América Central, se encuentra una área selvática y pantanosa que abarca 5 mil kilómetros cuadrados denominada “Región del Darién”. La misma recibe también el nombre de “Tapón del Darién”, al tratarse de un hito natural que impide la comunicación por carretera entre ambos subcontinentes

Pese a no contar con vías terrestres de transporte que la atraviesen, la región se ha convertido en extenso punto ilegal de paso para cientos de personas migrantes que desean llegar a Norteamérica. Para lograrlo, o intentar lograrlo, existen rutas informales.

Hasta diciembre de 2021, el camino se realizaba a través de la localidad de Bajo Chiquito. Pero esta ruta fue cerrada y, actualmente, las personas migrantes cuentan con dos opciones:

  • La opción “más segura” implica pagar un tiquete por 400 dólares para tomar un bote desde Capurganá (Colombia), hasta Carreto (Panamá) y luego cruzar la selva caminando durante dos o tres días hasta llegar a Canáan Membrillo (Panamá). Allí debe tomarse un bote por unas seis horas y luego un bus hasta llegar a la Estación de Recepción Migratoria (ERM) de San Vicente, en Panamá, en donde las personas son recibidas y aguardan a que se resuelva su situación administrativa.
  • La opción más ardua e insegura, desde los peligros del terreno y la violencia a la que se exponen las personas, consiste en atravesar caminando la región, desde Capurganá hasta Canáan Membrillo, lo que puede llevar entre 7 y 10 días.

msb126048_migrantes_darien_llegando_erm_san_vicente_panama.jpg

Un grupo de personas migrantes arriba a la Estación de Recepción Migratoria de San Vicente, en Panamá, tras haber cruzado el Darién.

¿Qué peligros conlleva cruzar el Darién?

Atravesar el Tapón del Darién implica, ante todo, realizar una travesía en la que se arriesga la propia vida, ya que los peligros son múltiples.

Respecto a las condiciones geográficas, es un terreno de estrechos caminos y despeñaderos, en los cuales muchos migrantes han caído, y ríos de fuertes crecidas que pueden llegar a arrastrar y ahogar personas.  

La presencia de grupos delincuenciales es otro de los grandes riesgos. Muchas personas son atacadas, asaltadas (les quitan el dinero y hasta la comida) y violentadas sexualmente. Entre el 1 de enero y el 30 de mayo de 2022, nuestra organización atendió a 100 víctimas de violencia sexual

Además, las jornadas de caminata tan extenuantes y en terrenos tan hostiles acarrean numerosos riesgos físicos como deshidratación, diarrea, infecciones gastrointestinales y/o respiratorias, malnutrición, afectaciones cutáneas, heridas por traumas y caídas y laceraciones en las extremidades. 

msb127025_migrante_darien_atendido_msf_erm_san_vicente_panama.jpg

Un paciente con heridas cutáneas generadas en la travesía es atendido por personal de nuestra organización en la Estación de Recepción Migratoria de San Vicente, Panamá

¿A dónde llegan las personas que sobreviven al Darién?

Durante 2021, las personas migrantes que lograban salir vivas de este camino mortífero llegaban al poblado de Bajo Chiquito, Panamá, en donde nuestra organización, en trabajo conjunto con el Ministerio de Salud, brindaba atención médica. Luego, los migrantes eran trasladados a diferentes estaciones migratorias en la provincia del Darién. 

En 2022, la zona de Canaán Membrillo se convirtió en la puerta de entrada a Panamá para la mayoría de migrantes que provienen de Cuba, Haití y Venezuela. Desde ese punto, las personas son trasladadas a la Estación de Recepción Migratoria (ERM) de San Vicente, muchas veces con complicaciones médicas agudizadas. Cada día, en promedio, 450 personas arriban a la ERM de San Vicente, después de pasar por Canaán Membrillo, en donde nuestra organización, por el momento, no tiene acceso.

msb126057_doctora_msf_atendiendo_migrante_haiti_atraveso_darien_erm_san_vicente_panama.jpg

Una psicóloga de nuestra organización dialoga con una migrante de Haití en la Estación de Recepción Migratoria de San Vicente, Panamá.

¿Qué estamos haciendo desde Médicos Sin Fronteras?

Desde finales de abril de 2021 ofrecemos servicios médicos básicos y atención en salud mental a la población en tránsito que llega a Panamá a través de la selva del Darién. Iniciamos nuestras actividades en Bajo Chiquito y las ERM de San Vicente y Lajas Blancas. 

Tras el cierre de esta última a partir de la disminución de migrantes a principios de año, estamos atendiendo en la ERM de San Vicente con un equipo de profesionales de las áreas de medicina, enfermería, psicología y logística. Durante abril, atendimos en promedio 78 pacientes a diario. Desde el 1 de abril de 2021 hasta mayo de 2022, habíamos atendido a 420 mujeres y hombres por violencia sexual.

Nuestro objetivo es contribuir a reducir el sufrimiento de esta población, a cubrir sus necesidades humanitarias básicas y alertar sobre su situación y demandar una ruta alternativa a la actual que sufren por el Darién.

msb127030_paciente_heridas_atreveso_darien_atendido_msf_erm_san_vicente_panama.jpg

Un paciente que sufrió heridas en el camino es atendido por personal de nuestra organización en la Estación de Recepción Migratoria de San Vicente, Panamá.

Algunos testimonios de nuestros pacientes

  • Marzo de 2022: John salió con su familia de Sudáfrica, inicio su viaje en Necoclí con un grupo de personas de diferentes nacionalidades. Un supuesto guía que les cobró 1.000 dólares los hizo cruzar la selva hasta la frontera con Panamá, donde otros guías armados los hicieron continuar su recorrido por El Darién hasta un campamento, donde los despojaron de todas sus pertenencias. “Nos dejaron sin ropa, comida, dinero, se llevaron los celulares, todo. Nos dejaron como animales a merced de la jungla. Luego separaron a las mujeres, sin importar su edad o si tenían hijos. Nos hicieron quitarnos la ropa, dejándonos completamente desnudos. Los hombres armados metieron sus dedos en sus partes íntimas de las mujeres para ver si estaban escondiendo dinero allí”, recuerda. Luego de pasar cuatro días en la selva llegaron a un campamento. “En ese viaje muchas familias fueron separadas, yo perdí a mis hijas. Estábamos sufriendo física, moral y espiritualmente. No llevamos nada excepto nuestras heridas. Estuve llorando por días. No tenía ni idea de dónde estaban. La condición médica de las personas que salen del monte es terrible, todos necesitamos asistencia médica” concluye.
  • Abril de 2022: Mariela es una mujer de nacionalidad mexicana de 47 años. Salió hace dos años de su ciudad al norte de México, en busca de su pareja que vivía en Colombia. Cuando llegó a Guatemala conoció a un hombre hondureño que la llevó a Honduras a vivir con él. La golpeaba y, estando embarazada de él, la hizo a abortar a golpes. Decidió escapar y continuar su viaje a Colombia en busca de la persona por la que había salido inicialmente. Al no encontrarlo decidió regresar a México por la selva. “En la selva me robaron y me violaron, ves personas muertas, decapitadas. Puse una denuncia cuando me trajeron a la estación de Lajas Blancas. Llevo 9 meses aquí, privada de la libertad. Me he enfermado mucho. Nadie me ha explicado porque he estado tanto tiempo detenida.”, concluye. 
  • Mayo de 2022: Gabriela es una mujer de 40 años, venezolana. Nos contó lo siguiente sobre la ruta que enfrentó antes de llegar a San Vicente: “No se atrevan a cruzar por aquí y si se atreven sepan que hay riesgos de violación, secuestro y robo. Hay peligro de muerte. Si tienen niños, no lo hagan porque es exponer a sus hijos a la muerte. A nosotros nos robaron. A unos asiáticos los desnudaron y nos obligaron a ver. Nos quitaron todo el dinero, nos dijeron que no iba a haber violaciones si cumplíamos con las ordenes que nos estaban dando. No hay piedad, ni contemplación. Ahí la vida no vale nada, ni siquiera la de los niños”.

Pedimos rutas seguras de forma urgente y el acceso de las organizaciones humanitarias al Darién

El sufrimiento que estamos viendo en las personas que atendemos es enorme. Es fundamental y urgente que los gobiernos de Colombia y Panamá busquen alternativas para garantizar el paso seguro y desplieguen los mecanismos de protección necesarios en sus territorios para evitar más muertes y padecimientos.

Las personas migrantes deberían poder transitar por rutas seguras, establecidas por las autoridades, sabiendo que no van a ser asaltadas, golpeadas, robadas o vejadas y que no van a arriesgar su vida o las de sus familias en el camino. Estas personas deberían tener derecho a los servicios mínimos, especialmente en salud y protección.

Nadie debería afrontar lo que afrontan nuestros pacientes solo por huir de la violencia y pretender una vida con mayor seguridad y estabilidad. Buscar refugio no es un crimen.

paciente_hija_darien_atendidas_doctora_msf_erm_san_vicente_panama.jpg

Una madre venezolana y su hija son atendidas por una doctora de nuestra organización luego de haber cruzado el Darién y arribado en la Estación de Recepción Migratoria de San Vicente, Panamá.