Back to top
17.11.2017

Celebramos que el nuevo acuerdo comercial del TPP suspende perjudiciales medidas de propiedad intelectual

Tal como estaba, era el peor acuerdo de la historia porque extendía los monopolios farmacéuticos y mantenía los precios de los medicamentos altos.

Para Médicos Sin Fronteras los medicamentos no deben ser un lujo. Luchamos por ampliar el acceso de medicamentos accesibles y asequibles que salvan vidas. ©MSF
-A A +A

Los ministros de los once países (Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam) que evalúan el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) han suspendido muchas de las disposiciones perjudiciales que hubieran restringido el acceso a medicamentos y vacunas, lo que implica una victoria para millones de personas que dependen de medicamentos asequibles en todo el mundo.

En el ahora llamado "Acuerdo Global y Progresivo para la Asociación Transpacífico" (CPTPP, por sus siglas en inglés) que aún debe ultimarse, muchas de las nocivas medidas de propiedad intelectual del TPP han sido suspendidas. Originalmente, el TPP -que desde Médicos Sin Fronteras denunciamos como el peor acuerdo comercial respecto al acceso a medicamentos asequibles- hubiera extendido los monopolios de las compañías farmacéuticas, mantenido altos los precios de los medicamentos y evitado que personas y proveedores de tratamientos médicos accedan a medicamentos que salvan vidas al bloquear o retrasar la disponibilidad de genéricos que reducen el precio en muchos países.

En el marco de la cumbre de APEC que tuvo lugar en Vietnam la semana pasada, los ministros de los once países negociadores acordaron los principios básicos de CPTPP, suspendiendo un conjunto limitado de disposiciones anteriores del TPP. Este anuncio llega luego de años de presión de Médicos Sin Fronteras y de otros defensores de la salud pública que pedimos a los países involucrados -actualmente Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam- que eliminaran los términos del tratado que implicarían un acceso limitado a versiones asequibles de medicamentos que salvan vidas en países de todo el mundo.

El Dr. Els Torreele, Director Ejecutivo de la Campaña de Acceso a Medicamentos de Médicos Sin Fronteras explica: “Médicos Sin Fronteras y otros defensores de la salud pública hemos alertado sobre este trato durante años. Nos complace ver que los ministros de comercio hayan prestado atención a estas advertencias y hayan reconocido las desastrosas implicaciones del TPP en medicamentos asequibles y salud pública en estos países y más allá también”. 

 "El TPP fue el peor acuerdo comercial para el acceso a medicamentos con la ampliación de la propiedad intelectual y otras propuestas que impulsan los monopolios farmacéuticos y restringen el acceso a tratamientos asequibles para las personas que dependen de ellos para vivir saludablemente”, agregó. 

"La eliminación de una serie de disposiciones del CPTPP que son perjudiciales para el acceso a los medicamentos es una gran victoria, pero esto no significa que la lucha haya terminado." 

"Médicos Sin Fronteras, los ministerios de salud y personas de todo el mundo continúan luchando contra la crisis mundial de medicamentos fundamentales inasequibles. Las negociaciones comerciales en curso, como la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés, actualmente negociado por Australia, China, India, Japón, Nueva Zelanda, Corea del Sur y las naciones de la ASEAN) todavía incluyen propuestas perjudiciales de propiedad intelectual que podrían fortalecer y ampliar los monopolios farmacéuticos, perpetuando y empeorando esta crisis” sostuvo además Torreele.

 "En lugar de proteger los intereses farmacéuticos, esperamos que los países consideren formas alternativas -como las recomendadas en el informe del Panel de Alto Nivel del Secretario General de las Naciones Unidas sobre el Acceso a los Medicamentos- para fomentar la investigación y el desarrollo de necesarias tecnologías de salud que sean asequibles, sin tener que negociar los medicamentos que salvan vidas y que necesitamos hoy".