Una aplicación móvil para eliminar las vinchucas

08.11.2016

Una aplicación móvil para eliminar las vinchucas

Médicos Sin Fronteras la desarrolló como parte del modelo de atención integral para combatir el Chagas en Bolivia

Comparte:

-A A +A

A partir de este año, la organización medico humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) ha puesto en marcha, en tres municipios del Departamento de Narciso Campero, en Bolivia, el sistema central de información “eMOCHA”, un avance tecnológico que permite, a través del envío de un SMS,  reportar la localización de vinchucas, insectos portadores de la enfermedad de Chagas, para que puedan ser eliminados de forma rápida y eficaz.

Con el desarrollo de esta plataforma, que utiliza tecnología móvil y de georeferenciación (GPS), se puede saber en tiempo real el lugar en que son localizados estos insectos. Desde cualquier punto, con un teléfono móvil, se puede enviar un mensaje gratuito al eMOCHA que registra las viviendas con vinchucas para que el sistema programe la visita de un técnico que, además de fumigar, enviará a su vez información que contribuya a la vigilancia y control del insecto en la zona. Esto representa un gran avance, si se considera que anteriormente tan solo la notificación de la existencia del insecto podía tardar hasta un mes.

Este proyecto piloto comenzó a funcionar a partir de este año con buenos resultados y se tiene la intención de que pueda implementarse en otras zonas, e incluso, pueda ser utilizado para el seguimiento de otras enfermedades.

La implementación de esta aplicación forma parte del modelo de atención integral para combatir esta enfermedad que MSF puso en marcha en Bolivia en colaboración con el Ministerio de Salud a partir del 2015.

Con este modelo, los equipos de MSF han demostrado que es posible diagnosticar y tratar pacientes de Chagas en zonas rurales desde la atención primaria, inclusive en las zonas más alejadas de las cabeceras municipales. En el Municipio de Monteagudo en Chuquisaca, los equipos de MSF llevaron a cabo actividades comunitarias de formación y sensibilización, brindando apoyo técnico al personal sanitario de 17 centros de salud, tanto en el diagnóstico de la enfermedad, incluido el uso de test rápidos que permiten detectar pacientes positivos de manera eficaz, como en el tratamiento y la atención a las complicaciones adversas.

Gracias a este trabajo conjunto, en 2015 fueron examinadas 3284 personas y de las 1165 personas detectadas con este padecimiento, 223 iniciaron el tratamiento. En lo que va de este año, hasta el mes de agosto, se han examinado a 3096 personas más, confirmándose 673 casos, de éstos, 393 pacientes han iniciado el tratamiento. Teniendo en cuenta que alrededor del 30% de la población desarrolla complicaciones cardiacas, MSF realizó también la donación de 7 equipos de electrocardiografía, además de 1720 pruebas rápidas y 5 equipos de rociado.

MSF está presente en Bolivia desde hace tres décadas, la mitad de este tiempo ha centrado su labor en la atención del Chagas. En proyectos de MSF, más de 7.000 pacientes recibieron tratamiento, al tiempo que se realizaron actividades de prevención y de control de las vinchucas en las zonas más desfavorecidas de este país, que cuenta con la mayor prevalencia de esta enfermedad a nivel mundial.

De acuerdo con datos de la Coalición Chagas se estima que un 6.1% de la población boliviana, más de 600.000 personas, viven con la infección y otras 500.000 se encuentran en riesgo de padecerla. De acuerdo con datos del Programa Nacional de Chagas (PNCH) durante el 2015 fueron diagnosticadas 23.717 personas, de las cuales solo el 10% iniciaron tratamiento.

Los equipos de MSF en Bolivia abogan para garantizar al máximo la atención integral de la enfermedad, incluidas las complicaciones. Con este fin, elaboraran, con el Ministerio de Salud, un manual que recoge la experiencia en la implementación de este modelo, para que pueda ser de utilizado como referencia en otras regiones endémicas del país.