Back to top
22.07.2014

Afganistán: decenas de heridos tras los intensos combates en Helmand

-A A +A

Los intensos combates en el norte y el centro de la provincia afgana de Helmand entre fuerzas gubernamentales y de la oposición elevado el número de heridos de guerra llegados al hospital Boost, que cuenta con apoyo de in la MSF en la localidad de Lashkar Gah. Durante la fase más intensa de la lucha, del 21 de junio al 5 de julio, los equipos médicos de MSF que trabajan en el hospital trataron a 68 heridos en los enfrentamientos.

La mayor parte de los heridos fueron tratados de inicio en el Hospital de Emergencia de las ONG en Lashkar Gah, pero el centro se vio desbordado a partir del 22 de junio por el aumento de los combates y, por primera vez en cinco años, se vio obligado a derivar a pacientes con heridas de guerra al hospital Boost, apoyado por MSF. A medida que la lucha se intensificó, el hospital fue recibiendo cada vez casos más complejos y personas con heridas más graves, en su mayoría a causa de explosiones.

En el momento de mayor virulencia de los enfrentamientos, los cirujanos de MSF realizaron hasta cinco cirugías al día y se admitía a entre seis y diez pacientes heridos en la sala de emergencias. En total, el equipo de MSF ha tratado a un total de 68 pacientes heridos como consecuencia directa de los combates.

"La mayoría de nuestros pacientes han sido heridos por disparos y explosiones fuertes", dijo Marcus Bachmann, coordinador del proyecto de MSF en el hospital Boost. "Hemos visto las lesiones de tejidos blandos e incluso llegó una mujer embarazada con heridas de metralla."

Además, la colocación de artefactos explosivos improvisados ​​y fuego cruzado en las carreteras que conducen a Lashkar Gah hicieron aún más difícil para los heridos llegar al hospital. "Mi hermano estaba herido por metralla y estábamos en el camino al hospital cuando estallaron los combates", dijo Abid. "Era de noche. No podíamos volver atrás ni seguir adelante, nos quedamos atrapados en la línea del frente durante toda la noche. Apagamos las luces del coche y esperamos. Por suerte mi hermano sobrevivió y pudimos llegar al hospital cuando la lucha se detuvo al amanecer".

Los enfrentamientos también impidieron en gran medida el acceso de la población a la asistencia sanitaria. "Mi nieta estaba enferma. A causa de los combates no encontrábamos un conductor dispuesto a asumir los riesgos de llevarnos al Hospital Boost. Para poder pagar un extra, tuvimos que vender una oveja y pedir dinero prestado, pero nos llevó a un par de días, en los que mi nieta empeoró y dejó de comer. Me hubiera gustado haber llegado al hospital antes ", relató la abuela de Hawa.

Debido al peligro, las familias a menudo posponen el traslado de sus familiares enfermos al hospital hasta que la vida del paciente empieza a correr un grave peligro. "Llegaban niños al Hospital Boost en fases muy avanzadas de su enfermedad y con desnutrición severa, a veces en shock séptico", según Bachmann.

Aunque los combates han disminuido desde el 5 de julio y las carreteras son otra vez transitables, el alto nivel de violencia sigue cobrando un peaje sobre la gente de la región de Helmand, que tiene que lidiar a diario con las minas, bombas, combates y el riesgo de quedar atrapados en el fuego cruzado. Un estudio reciente de MSF realizado entre pacientes del Hospital Boost reveló que hasta cuatro de cada cinco personas encuestadas habían tenido obstáculos para llegar al hospital como consecuencia del conflicto. Según los entrevistados, una de cada de tres muertes entre aquellos que no pudieron conseguir asistencia médica a tiempo o del todo fueron causadas por el conflicto.

Desde 2009, MSF apoya las actividades en el hospital Boost de Lashkar Gah, la capital de Helmand. El equipo de MSF trabaja en varios departamentos, incluyendo maternidad, pediatría, medicina interna, cirugía, cuidados intensivos y urgencias. En 2013, un total de 66.000 pacientes fueron atendidos en la sala de emergencia y se realizaron 5.600 cirugías. En consonancia con sus principios de neutralidad e imparcialidad, las admisiones se basan exclusivamente en criterios médicos. MSF depende sólo de financiación privada en Afganistán y no acepta dinero de ningún gobierno para su trabajo.

Comentarios