Back to top

Mensaje de advertencia

Este formulario está cerrado.

Así es la zona donde vive Faraza

En esta área de República Democrática del Congo, afectada por la violencia cíclica y el desplazamiento, Médicos Sin Fronteras trabaja para garantizar el acceso a la atención médica pediátrica y a sobrevivientes de violencia sexual.

Como Faraza, muchas mujeres tienen dificultades para trabajar en sus cultivos debido a los peligros constantes.

La violencia y el conflicto están afectando la vida de las personas y sus fuentes de alimentos, ya que les impiden trabajar en sus tierras sin estar expuestos a peligros. Las familias están asustadas: durante los trabajos en el campo pueden ser víctimas de ataques y robos.

Mula Luganga camina tres horas para ir a cultivar su tierra, pero como tantas otras, prefiere ir en grupo. “Es extremadamente peligroso caminar sola, cualquier cosa puede pasar. Nos pueden violar o robarnos nuestras pertenencias”.

Las agricultoras salen con su ganado, aunque vayan a cultivar su tierra, para evitar que les roben los animales.

“Tenía una casa y familia. Ahora no tengo nada”, dice Tamari, de 65 años. Como Faraza, vive en el campo de desplazados de Kabizo.