Back to top

Médicos Sin Fronteras en Líbano

Con los conflictos agravándose en los países vecinos, en Líbano más de una cuarta parte de la población está ahora compuesta por refugiados, entre ellos más de un millón de personas procedentes de Siria.

Mapa de los proyectos de Médicos Sin Fronteras en Líbano.
Gastos:  
30,9 M €
Personal sobre el terreno: 
489
Médicos sin fronteras trabajó por primera vez en: 
1976
-A A +A

La gran afluencia de refugiados desde los países vecinos ha causado una enorme presión en los servicios básicos del país: educación, salud, vivienda, agua, electricidad, etc.

En 2017, Médicos Sin Fronteras mantuvo sus operaciones en Líbano para seguir ofreciendo atención gratuita a los refugiados sirios y a las comunidades libanesas de acogida. Estos servicios cubrieron la atención primaria, el tratamiento de enfermedades agudas y crónicas, la salud sexual y reproductiva, la salud mental y la promoción de la salud. En 2017, estos servicios se ampliaron para ofrecer atención secundaria y terciaria, mediante la apertura de una unidad pediátrica en un hospital público. MSF también dirigía en 2017 tres centros de salud materno-infantil.

Los equipos de Médicos Sin Fronteras atendieron más de 291.000 consultas ambulatorias, unas 11.100 de salud mental y 5.600 partos.

Sur de Beirut

Desde septiembre de 2013, Médicos Sin Fronteras gestiona un centro de atención primaria y otro de salud materno-infantil en el campo de Shatila, donde viven en condiciones deplorables refugiados palestinos, refugiados sirios, palestinos procedentes de Siria y libaneses, además de otras comunidades de diversas nacionalidades.

En el campo de refugiados de Burj al Barajne, Médicos Sin Fronteras siguió gestionando un centro de salud que ofrece salud sexual y reproductiva, salud mental y promoción de la salud, así como un programa de atención domiciliaria para enfermos crónicos con problemas de movilidad.

Valle de la Bekaa

En el valle de la Bekaa, donde se ha asentado la mayoría de los refugiados sirios, Médicos Sin Fronteras proporcionó atención primaria en cuatro clínicas: en Hermel, Aarsal, Baalbek y Majdal Anjar. Además, administró dos centros de salud materno-infantil en Aarsal y Majdal Anjar.

En marzo, Médicos Sin Fronteras comenzó la rehabilitación de un hospital en Bar Elias y en octubre transfirió la atención a los enfermos crónicos de Bar Elias a otras estructuras de salud.

En diciembre, Médicos Sin Fronteras abrió una uci pediátrica en un hospital público en Zahle, donde también ofreció atención secundaria y terciaria, pediatría general y cirugía electiva.

Líbano Norte

Médicos Sin Fronteras siguió gestionando tres centros de atención primaria en las gobernaciones de Trípoli y Akkar y un programa específico de salud mental en tres centros, dirigido a sirios y libaneses vulnerables.

En octubre de 2017, MSF implementó un programa de agua y saneamiento en asentamientos temporales informales en una serie de aldeas en Akkar donde no había otras organizaciones humanitarias trabajando.

Líbano Sur

En 2017, el programa de Médicos Sin Fronteras en el campo de refugiados palestinos de Ein el Hilwe, en Saida, se centró en las necesidades no cubiertas más necesarias. MSF ayudó al personal médico del campo a mejorar su preparación para emergencias y la estabilización de heridos en incidentes violentos. El equipo también desplegó un nuevo programa de atención domiciliaria para pacientes con problemas de movilidad.

Las cifras de 2017: 

  • 291.500 consultas externas

  • 11.100 consultas individuales de salud mental

  • 5.600 partos

  • 670 consultas en grupo de salud mental

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Líbano entre enero y diciembre de 2017; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo.