Back to top

Médicos Sin Fronteras en Irak

El conflicto en Irak siguió causando estragos en 2017: miles de civiles murieron, resultaron heridos o tuvieron que huir de sus hogares. Además, la destrucción de un gran número de instalaciones sanitarias dejó sin atención médica a enfermos y heridos.

Mapa de los proyectos de Médicos Sin Fronteras en Irak.
Gastos:  
57,6 M €
Personal sobre el terreno: 
1620
Médicos sin fronteras trabajó por primera vez en: 
2003
-A A +A

Aunque el conflicto disminuyó de intensidad a finales de 2017, las necesidades humanitarias siguen siendo ingentes. Más de 2,9 millones de personas aún no han podido regresar a sus hogares.

Médicos Sin Fronteras intensificó sus operaciones para proporcionar servicios de urgencias y cirugía de emergencia a los heridos, dar atención sanitaria básica y nutricional, salud materna, tratamiento de las enfermedades crónicas y salud mental, todo ello orientado a las poblaciones desplazadas y las víctimas de la guerra.

Gobernación de Nínive

Mosul

En la batalla de Mosul, varios barrios quedaron divididos por las líneas de frente, lo que supuso que muchas personas vivieran asesiadas bajo los bombardeos durante meses. Muchos heridos tuvieron que aguardar durante días o semanas antes de poder dejar sus hogares y en la mayoría de los casos solo los que podían caminar fueron capaces de llegar a un hospital.

Médicos Sin Fronteras participó en la titánica respuesta de emergencia desarrollada en Mosul y sus alrededores. Tras una evaluación de los riesgos para pacientes y personal, MSF instaló varios puestos de urgencias cerca del frente, para estabilizar allí a los heridos antes de derivarlos a otras instalaciones médicas.

En la zona este, Médicos Sin Fronteras llevó a cabo cuatro proyectos en hospitales, que ofrecían una gran variedad de servicios: atención de emergencia, cuidados intensivos, cirugía, salud materna y atención pediátrica nutricional hospitalaria y ambulatoria. Estos cuatro proyectos se cerraron cuando fue pertinente.

En junio, ante la escalada de violencia en la zona oeste, MSF abrió un hospital de urgencias, con servicio de hospitalización y una maternidad. Cuando se redujo la afluencia de heridos, se ampliaron las actividades de salud materna, neonatal y pediátrica.

Hamam al Alil

Médicos Sin Fronteras dirigió un hospital de cirugía de urgencias a 30 kilómetros al sur de Mosul hasta julio. Más de la mitad de los heridos y otras urgencias causadas por los combates en esta zona pasaron por este hospital. MSF también estableció un centro de atención primaria.

Al Hamdaniya

Al sureste de Mosul, MSF estableció un servicio hospitalario de 40 camas en colaboración con la ONG Handicap International, para proporcionar atención posoperatoria y rehabilitación a personas a las que se habían practicado cirugías de urgencia en el frente o sus inmediaciones. Muchos necesitaron amputaciones secundarias, limpieza de heridas y cirugía interna mayor.

Campos de desplazados

Durante la batalla de Mosul, miles de personas huyeron de la ciudad hacia los campos de las gobernaciones de Nínive y Erbil. MSF actuó en 16 de estos lugares para prestar atención primaria, tratar enfermedades no transmisibles (como diabetes e hipertensión) y dar apoyo de salud mental (incluyendo asesoramiento psicosocial y terapia infantil).

Zumar

Médicos Sin Fronteras dirigió una clínica de maternidad con unidad pediátrica en la aldea de Tal Maraq, un área disputada y con poca atención médica. La clínica ofrecía consultas pre y posnatales y atención obstétrica de emergencia. Este equipo también operaba clínicas móviles en las aldeas circundantes, con servicios de consulta general, salud mental y tratamiento de las enfermedades no transmisibles.

Qayara

El hospital de campaña de MSF operó a plena capacidad, prestando servicios de cirugía, atención de emergencia, hospitalización, pediatría, nutrición y salud mental. En junio, empezaron a llegar más bebés gravemente desnutridos, por lo que al mes siguiente se inició un proyecto integrado de nutrición y salud mental en los campos cercanos, dirigido a menores de 5 años con desnutrición aguda.

Gobernación de Kirkuk 

A lo largo de todo 2017, la población de Hawija huyó del distrito, a menudo viajando a pie, de noche y con poca comida y agua. Los equipos móviles de MSF se desplegaron en puntos clave para ofrecerles asistencia. MSF también comenzó a trabajar en el campo de Daquq en enero, para proporcionar atención básica, derivación de emergencias, tratamiento de enfermedades no transmisibles y salud mental. Además, MSF donó suministros y formó al personal de las salas de urgencias de los dos principales hospitales de la ciudad de Kirkuk.

Gobernación de Dohuk 

Tras más de cuatro años de operaciones, en noviembre MSF traspasó su proyecto de maternidad y salud sexual y reproductiva en el campo de refugiados sirio de Domiz a la Dirección de Salud de Dohuk.

Gobernación de Suleimaniya

Médicos Sin Fronteras amplió su proyecto en Suleimaniya en respuesta a la gran afluencia de desplazados y organizó en el campo de Arbat una serie de actividades de promoción de la salud y de salud mental, que incluían sesiones de orientación en grupo e individuales.

También dio apoyo al hospital de urgencias de Suleimaniya para mejorar los estándares de atención y de prevención y control de infecciones: impartió formaciones al personal y rehabilitó la sala de urgencias y la unidad de cuidados intensivos. El proyecto concluyó en noviembre.

Gobernación de Diala

En Jalaula y Sadiya, MSF trató a pacientes con enfermedades no transmisibles y ofreció apoyo de salud mental y salud sexual y reproductiva a las familias que regresaban a la zona; también contribuyó a la rehabilitación de los centros de atención primaria de ambas ciudades y del hospital de Jalaula. MSF también contó con servicios para pacientes con enfermedades no transmisibles y con necesidades de salud mental en dos campos de desplazados.

Gobernación de Anbar 

Los equipos de Médicos Sin Fronteras ofrecieron servicios de atención primaria, seguimiento de enfermedades no transmisibles y salud mental en los campos de Amriyat al Faluya y Habaniya. MSF cerró su clínica de atención primaria en el campo de Kilo 18 cuando el número de desplazados se desplomó.

El programa de apoyo a la maternidad de Al Faluya en Anbar terminó tras haberse completado la rehabilitación de la sala de urgencias y el quirófano, mejorado la gestión de residuos y formado al personal de enfermería.

MSF preparó una nueva unidad de salud mental en el Hospital Universitario de Ramadi, que abrirá en 2018 para dar atención especializada a pacientes con trastornos moderados y graves.

Gobernación de Saladino

A medida que se ampliaban las operaciones militares en el noroeste, miles de civiles huían a zonas relativamente más seguras de Saladino. Para responder a sus crecientes necesidades, MSF desplegó clínicas móviles en la ciudad de Tikrit (consultas ambulatorias y de salud mental) y estableció un centro de atención primaria en uno de los campos.

Gobernación de Babilonia

Este es un nuevo proyecto destinado a modernizar el hospital pediátrico Ibn Saif de Musayib. MSF rehabilitó las salas y el almacén y construyó una farmacia. También impartió formación al personal médico y paramédico, estableció protocolos de prevención de infecciones y gestión de residuos y donó más de 30 toneladas de medicamentos y equipos. MSF también estableció una unidad de apoyo psicosocial para los pacientes hospitalizados y la comunidad. El proyecto fue transferido a la Dirección de Salud en diciembre.

Gobernación de Bagdad 

En agosto, Médicos Sin Fronteras abrió un centro de rehabilitación con un departamento de hospitalización con capacidad para 20 camas en Bagdad, con el objetivo de prestar servicios de fisioterapia, manejo del dolor y apoyo psicológico a las víctimas civiles de la guerra.

Los equipos también trabajaron en una unidad móvil en el distrito de Abu Ghraib, ofreciendo atención médica y de salud mental a las personas desplazadas, y en una clínica de atención primaria en el área de Al Shuhada II.

Leer más sobre el regreso de los refugiados a sus hogares

La lista de cifras de 2017:

  • 42.600 consultas individuales de salud mental                                                       

  • 6.200 partos   

  • 4.600 cirugías

  • 2.500 niños atendidos en centros de nutrición

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Irak entre enero y diciembre de 2017; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo.

Para ver las últimas noticias sobre Irak consultar el archivo de noticias.