Acción Humanitaria

Acción Humanitaria

La acción humanitaria es un gesto solidario de sociedad civil a sociedad civil, de persona a persona, cuya única finalidad es preservar la vida y aliviar el sufrimiento de otros seres humanos.

A diferencia de otras áreas de la solidaridad internacional, este tipo de ayuda no aspira a transformar una sociedad, sino a permitirle superar un periodo crítico: su objetivo son las personas, no los Estados. Por este motivo nuestras intervenciones son limitadas en el tiempo.

El compromiso humanitario de MSF es desinteresado, no lucrativo y respeta los siguientes principios, que se traducen sobre el terreno en condiciones básicas para la prestación de la ayuda:

  • Humanidad. Asegurar un trato humano y digno a quien recibe la asistencia, en toda circunstancia y por razones únicamente humanitarias.
  • Imparcialidad. Asistir a los más necesitados con un espíritu universal y sin ninguna discriminación por raza, religión o ideología política.
  • Independencia. La ayuda debe estar libre de presiones e intereses políticos, económicos, militares o religiosos.
  • Neutralidad. Las operaciones de ayuda no deben constituir en sí mismas un acto hostil o que busque favorecer a alguna de las partes.
  • Acceso libre e independiente a las poblaciones en situaciones de crisis.
  • Evaluación imparcial de las necesidades de dichas poblaciones.
  • Universalidad y proporcionalidad de la ayuda a las necesidades detectadas.
  • Libre elección de las acciones y medios a emplear para la prestación de asistencia.
  • Responsabilidad, supervisión y control de la asistencia prestada.