Back to top
28.02.2019

Yemen: "Las personas están sufriendo un estrés extremo”

La doctora Annie Whybourne es una pediatra australiana que actualmente se encuentra en su tercera misión en el terreno con Médicos Sin Fronteras (MSF) en Taiz, Yemen.

Guerra en Yemen
-A A +A

"Viajar al hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Taiz implica volar desde Djibouti, un pequeño país en el cuerno de África, hacia el noreste a través del Mar Rojo hasta Sana’a en Yemen, y luego conducir unas ocho horas hacia el sureste hasta las afueras de Taiz, cerca de la línea del frente. Viajamos a través de los paisajes montañosos más asombrosos y abruptos, pasando por numerosos pueblos ubicados en las laderas de las montañas o en valles exuberantes, y atravesando varias ciudades bulliciosas y puestos de control.

Las vistas son muchas y variadas. Hay muchos grupos étnicos diferentes como resultado de la historia diversa de Yemen. Ves a hombres mayores que portan con orgullo sus trajes tradicionales, con sus "jambiya" (dagas) de curvas cortas metidas en sus cinturones; mujeres en sus abayas y pañuelos negros, algunas con coloridos vestidos y bufandas; ves también a muchos jóvenes con Kalashnikovs que rebotan sobre sus hombros; cabras, camellos, pequeños burros de carga, gallinas y una plétora de autos antiguos y maltratados. La agricultura es abundante pero, lamentablemente, es evidente que una gran parte de ella está dedicada a la producción de qat (una planta estimulante producida localmente). Hay muchas frutas y verduras frescas en los mercados, al igual que infinitas y coloridas bolsas de plástico esparcidas por todo el campo.

hospital_en_yemen_msf254850.jpg

Atención médica en Yemen

Es obvio que las personas de la ciudad y los suburbios de Taiz, así como quienes viven en pueblos circundantes, están sufriendo un estrés extremo en sus vidas. Alimentar y apoyar a una familia es muy difícil, y el tipo de cambio aumenta a diario. La infraestructura pública está muy fracturada, así que los servicios de energía, agua, alcantarillado, recolección de basura, educación y salud no siempre están disponibles.

En todo el país, muchos médicos, enfermeras y otros integrantes del personal sanitario han seguido trabajando en los hospitales públicos y centros sanitarios sin recibir un salario durante más de 18 meses, casi sin equipo o suministros que les permitan ofrecer una atención adecuada. Los servicios públicos están disponibles, en cierta medida, debido a los proveedores privados con generadores y camiones de agua, y MSF proporciona asistencia médica y apoyo a la infraestructura pública. Muchas personas han huido a Taiz para buscar refugio después de haber sido desplazadas de sus propios pueblos y viven con sus familiares o sobreviven en tiendas de campaña en las colinas cercanas.

mujer_en_yemen_msf254859.jpg

Atención médica en Yemen

El hospital de salud materno infantil de MSF en Taiz, en el distrito de Al-Houban, funciona desde 2015. Es el único centro que brinda atención médica materna e infantil de forma gratuita a una población de alrededor de 600.000 habitantes, pues los hospitales del gobierno local en su mayoría no están en funcionamiento, o están bloqueados debido a las líneas del frente. Es un centro sanitario muy agitado, y cada mes, en promedio, vemos a 2.500 pacientes ambulatorios, 700 pacientes en el departamento de emergencias, atendemos más de 550 partos y hacemos 200 admisiones pediátricas. También tenemos un cunero para neonatos con capacidad de 36 camas, oxígeno, antibióticos, calor y medicamentos.

Cada vez es más difícil satisfacer las necesidades de la comunidad. La demanda por apoyo nutricional está creciendo; y si bien hay comida disponible, no todos los locales tienen dinero para comprarla, especialmente a precios tan inflados. Tenemos un programa de alimentación para pacientes ambulatorios y hospitalizados. Todos los días me siento perturbada al ver a los niños extremadamente desnutridos, con miradas perdidas; junto a sus madres que obviamente sufren debido al dolor que provoca cuidar a un niño en esa condición. Es difícil imaginar cómo sus diminutos cuerpos cobran vida. Recientemente, admitimos a un niño de ocho meses de edad que pesaba solo 1.5 kg y padecía cólera y tenía un problema cardíaco congénito que no había sido tratado. Rehidratado, llegó a pesar sólo 1.9kg.

madre_en_yemen_msf254855.jpg

Atención en salud pediátrica en Yemen

Antes de la guerra, la familia había estado comprando Factor 8, una proteína para la coagulación de la sangre que no pueden producir quienes padecen hemofilia. Era costoso, y aunque la madre se la daba a sus hijos por vía intravenosa en el hogar, era una dosis mucho más baja que la necesaria para prevenir la hemorragia por un traumatismo mínimo. Este niño sobrevivió a su hemorragia cerebral con atención en nuestro hospital, recuperó el conocimiento, pero sufrió daños en su cerebro y todavía necesitaba atención diaria de tiempo completo. Su amorosa madre lo llevó a su casa en el pueblo para atender sus necesidades y alimentarlo, mediante una sonda nasogástrica, con comidas licuadas.

En Yemen hay muchos niños que padecen por las consecuencias a largo plazo de afecciones médicas que no han sido tratadas ni diagnosticadas. Muchos bebés llegan a la sala de urgencias después de haber nacido en casa o en algún tipo de instalación médica privada, con asfixia neonatal o sepsis, que a menudo se encuentran gravemente enfermos o que están muertos a su llegad. Las familias a menudo viajan durante muchas horas en transporte privado para llegar al hospital. Mi habilidad como pediatra es desafiada todos los días y estoy extremadamente agradecida por la maravillosa experiencia y tutoría que he tenido en mi entrenamiento y trabajo durante muchos años."