Back to top
19.11.2019

Las inundaciones en Somalia afectaron a todos como nunca antes

“Las personas se encuentran en una situación de vulnerabilidad tan extrema que es un dilema decidir quién tiene las mayores necesidades”, explica nuestro compañero Mohamed Kalil. No quedan reservas de alimento y medicamentos.Tememos la aparición de malaria y otras enfermedades.

Durante la distribución de alimentos terapéuticos entre la población de la ciudad de Beledweyne, en el centro de Somalia.
-A A +A

Mohamed Kalil es nuestro asesor de asuntos humanitarios para Somalia y Somalilandia. Ha estado trabajando para nosotros durante más de una década y formó parte del primer equipo de emergencia desplegado en Beledweyne para responder a la crisis de las inundaciones. Ahora, de vuelta del campo, comparte su experiencia.

Beledweyne es una gran ciudad en el centro de Somalia, con edificios de gran altura y una actividad comercial vibrante. Aunque con frecuencia se ve afectado por las lluvias estacionales, este año ha sido diferente. El río Shabelle estaba tan hinchado por el agua de las tierras altas de la vecina Etiopía que, a fines de octubre, sus márgenes se desbordaron y casi inundaron la ciudad por completo.

Las inundaciones afectaron a todos -ricos y pobres- de una manera que los locales no recuerdan haber visto nunca. Todos tuvieron que abandonar sus hogares y oficinas. En el distrito de negocios, el agua alcanzó un nivel que ni siquiera se podía medir. Algunas personas se mudaron a los tejados y quedaron aisladas; otros fueron rescatados en bote de sus hogares.

Después de unos días sin lluvia, el agua ahora está retrocediendo, pero el daño a las carreteras y al alcantarillado es muy visible. Las aguas residuales y las inundaciones se han mezclado, contaminando ampliamente los pozos poco profundos que proporcionan agua potable. Se han eliminado las reservas de alimentos y hay charcos de agua estancados en todas partes, creando zonas de reproducción para los mosquitos que causan la malaria y otras enfermedades.

msf294062_mohamed_kalil_inundaciones_somalia.jpg

Mohamed Kalil es nuestro asesor de asuntos humanitarios para Somalia y Somalilandia.

El hospital del distrito se inundó con medio metro de agua. Solo el quirófano, situado en una zona más elevada, no se vio afectado. Las consultas médicas se detuvieron y la instalación no ha estado funcionando durante las últimas tres semanas. El sistema eléctrico se dañó y casi ninguno de los suministros médicos podrá utilizarse.

En poco tiempo, las inundaciones han desplazado a unas 270.000 personas en Beledweyne. Fueron a zonas más altas en las partes oeste y este de la ciudad. La mayoría ahora vive en refugios improvisados, que a menudo son solo ropa extendida a través de palos de madera o sujetos a árboles. Pasará mucho tiempo antes de que puedan volver a casa.

Llegamos con un pequeño equipo a Beledweyne el 31 de octubre. Lo que se suponía que era una evaluación se convirtió inmediatamente en una respuesta de emergencia debido a las inmensas necesidades. A pesar del cierre del aeropuerto local durante varios días, pudimos transportar por carretera suministros de alimentos terapéuticos, carpas y artículos de primera necesidad como mantas, cubos y utensilios de cocina. También construimos letrinas y transportamos camiones en agua potable.

Las personas se encuentran en una situación de vulnerabilidad tan extrema que, a menudo, es un dilema decidir quién tiene las mayores necesidades. He visto a adultos y niños turnarse para usar carpas o refugios improvisados ​​porque no hay suficientes para albergar a toda la familia. He visto mujeres dando a luz en condiciones muy antihigiénicas, y una madre desesperada y malnutrida que había perdido a su esposo, incapaz de amamantar a sus gemelos recién nacidos por culpa del hambre.

Desnutrición en aumento

Un día, mientras evaluaba un área afectada, me sorprendió ver a una mujer muy anciana que buscaba refugio en un refugio precario improvisado. Días después, cuando volvimos a proporcionar una tienda de campaña, ya era demasiado tarde. Nos dijeron que estaba muerta.

La ayuda distribuida hasta ahora ha sido una gota en el océano. Algunas familias incluso comparten el complemento alimenticio de alta energía conocido como PlumpyNut, que se administra a los niños en el tratamiento de la desnutrición. Otros han recurrido a beber agua de lluvia. Muchos tienen poca protección para los días muy calurosos y las noches frías y ventosas.

Un segundo equipo llegó una semana después de nosotros. Tras formar al personal del Ministerio de Salud, establecieron clínicas móviles en cuatro áreas diferentes de la ciudad.

Vemos mucho sufrimiento. Los niños llegan con infecciones del tracto respiratorio como la neumonía. Estamos tratando muchas enfermedades transmitidas por vectores, particularmente malaria, casos de diarrea acuosa y fiebres de origen desconocido.

Los niveles de desnutrición ya eran altos antes de la crisis actual, pero ahora la situación ha empeorado y muchos niños desnutridos gravemente agudos están llegando a consultas.

Nos preocupa el posible aumento brusco de los casos de malaria y los brotes de enfermedades transmitidas por el agua como el cólera. Se necesitan esfuerzos concertados y coordinados entre las organizaciones humanitarias y las autoridades locales para continuar movilizando asistencia y para garantizar que la ayuda llegue a tiempo a las personas más vulnerables.

Es crucial mejorar rápidamente las malas condiciones de agua y saneamiento en Beledweyne y facilitar el acceso al agua potable para evitar la propagación de enfermedades.