Back to top
16.08.2019

Sierra Leona: MSF busca combatir las altas tasas de mortalidad con un nuevo hospital

El nuevo hospital se encuentra en Hangha y tiene como objetivo reducir una de las tasas de mortalidad materna e infantil más elevadas del mundo. Alrededor de 1.360 mujeres mueren anualmente durante el parto o después del mismo en Sierra Leona.

Mary Kainesia, una enfermera en la sala de alimentación terapéutica, es originaria de Sierra Leona y ha trabajado para MSF por más de 15 años.
-A A +A
El 6 de marzo dimos la bienvenida a los primeros pacientes al nuevo hospital de 63 camas en la ciudad de Hangha, en Sierra Leona. El país tiene una de las tasas de mortalidad materna e infantil más elevadas del mundo; cada año mueren alrededor de 1.360 mujeres durante el parto o después del mismo.
 
Un sistema de salud ya frágil y una grave escasez de trabajadores sanitarios, causada en parte por el brote de Ébola de 2014, también han causado un drástico aumento en el número de muertes entre los niños menores de cinco años.
 
“Las estimaciones sobre la tasa de mortalidad ya se encontraban como algunas de las más altas del mundo para niños menores de cinco años y los investigadores han pronosticado que la mortalidad infantil podría, según las Naciones Unidas, aumentar a 114 por cada 1.000 niños nacidos vivos, un 74 por ciento adicional debido a la pérdida de personal sanitario durante el brote de Ébola", explica Olga EM, coordinadora médica de MSF en Sierra Leona.
 

msf257002_hangha_sierra_leona_mortalidad_hospital.jpg

Algunos de los trabajadores que colaboraron en la construcción del hospital de Hangha.
 
Entre mayo de 2014, cuando se registró el primer caso de Ébola en Sierra Leona, y principios de 2016, cuando el país fue declarado libre de la enfermedad, la epidemia había cobrado 3.956 vidas, incluyendo el siete por ciento de los trabajadores sanitarios del país.
 
Es por eso, explica EM, que MSF ha convertido el desarrollo profesional de los trabajadores sanitarios locales en una de las principales prioridades en Sierra Leona. “Se proporcionó capacitación a 160 empleados del Hospital MSF en el distrito de Kenema en 2018. Otras 50 enfermeras de salud comunitaria inscritas por el estado fueron enviadas a Ghana para un programa de becas de 24 meses para convertirse en 25 enfermeras registradas por el estado y 25 parteras; y otras 12 enfermeras de MSF y el Ministerio de Salud se unieron al equipo en Ghana para un curso de anestesia con duración de 18 meses".
 
Durante la primera fase, el hospital de MSF en Kenema proporcionará servicios de laboratorio y de un banco de sangre, junto con servicios de pediatría entre los que se incluyen una sala de emergencias, una unidad de cuidados intensivos pediátricos, un centro de alimentación terapéutica para pacientes hospitalizados (ITFC), una sala de pediatría general y una sala de aislamiento para los sospechosos casos de fiebre de Lassa.
 

msf279463_hangha_sierra_leona_mortalidad_hospital_2.jpg

Madre e hija recostadas sobre una de las camas del hospital de Hangha, en Sierra Leona.
 
En los primeros tres meses después de su apertura, 3.092 pacientes fueron examinados, de los cuales 1.988 fueron atendidos en la sala de urgencias, incluyendo a 449 pacientes que ingresaron a el ITFC y 253 que ingresaron a la sala de pediatría general; 261 pacientes necesitaron ser admitidos en la unidad de cuidados intensivos pediátricos (UCIP). De todos los ingresos, 23 pacientes con casos sospechosos de fiebre de Lassa fueron ingresados en la unidad de aislamiento, pero hasta ahora todos los casos han resultado negativos.
 
Fudia, de un año, fue la primera paciente tratada en el hospital. Fue llevada a la sala de emergencias por su madre Mabinty.
 
“Traje a mi hija a este hospital porque tenía poco apetito y diarrea. Escuché de este hospital por mis vecinos y decidí venir por los servicios”, recuerda.
 
“Fudia lloró cuando el personal en uniformes verdes revisó su altura, peso y signos vitales. Solo podía imaginar lo extraño y abrumador debió haber sido ser la única paciente en un nuevo hospital. Durante la primer alimentación, el personal comenzó a cantar y aplaudir, y vimos la primera y hermosa sonrisa de nuestra joven paciente. Durante los días siguientes, vi a Fudia curarse y crecer. Sabía que estábamos aquí por una razón, que al abrir este hospital ayudaríamos a más niños a sonreír, crecer y prosperar”, dice la enfermera de MSF, Amanda Hooyboer.
 
A través del apoyo integral a 13 unidades de salud primaria en tres jefaturas (Gorama Mende, Wandor y Nongowa) y un nuevo hospital en Hangha, MSF apunta a reforzar el sistema de salud del distrito y reducir los niveles récord de morbilidad y mortalidad materno infantil.
 
El hospital de MSF fue inaugurado oficialmente el 14 de junio de 2019 por el Honorable Ministro, el Profesor Alpha Tejan Wurie, Ministro de Salud y Saneamiento.

MSF ha trabajado en Sierra Leona desde 1986. La organización regresó en 1995 para brindar asistencia a los desplazados internos de Sierra Leona durante e inmediatamente después de la guerra civil que duró una década. Se organizó otra respuesta a gran escala durante el brote de Ébola entre 2014 y 2016. MSF ahora trabaja en dos distritos, Kenema y Tonkolili, brindando atención médica y apoyando iniciativas para fortalecer el sistema de salud.