Back to top
17.10.2018

República Centroafricana: El mejor acceso a la atención médica, la malaria y desnutrición en Bossangoa

La desnutrición ha sido una realidad en la vida cotidiana de las personas en la provincia de Ouham y en otras partes de la República Centroafricana (RCA) durante años. Sin embargo, recientemente ha habido un gran aumento de casos complicados que llegan al hospital, apoyado por Médicos Sin Fronteras (MSF). En los primeros ocho meses de 2018, MSF ya había tratado más casos complicados de desnutrición severa (721) que en todo el 2017 (671).

Atención médica para niños en República Centroafricana
-A A +A

Annassagie Fekujuna espera pacientemente en el departamento de nutrición del Hospital Universitario de Bossangoa, en la provincia de Ouham, en el noroeste de la República Centroafricana. La serena sonrisa en su rostro contrasta con la escena a su alrededor; la ocupada sala está llena de niños con desnutrición severa, incluyendo a su hijo, Juvenal. Annassagie sostiene al niño en sus brazos mientras espera que comience la distribución diaria de leche.

"El aumento en el número de pacientes significa que las personas tienen un mejor acceso a los centros de salud y que las actividades de promoción y alcance comunitario de Médicos Sin Fronteras han sido eficaces para identificar casos y remitirlos al hospital", explica Hilaire Doutoumbay, una de los médicos de MSF que trabajan en Bossangoa.

msf244217 Hospital de MSF en República Centroafricana.jpg

Desnutrición y malaria en República Centroafricana

Hay muchas causas detrás de estos casos de desnutrición severa. Una de ellas es la inseguridad crónica en la República Centroafricana que ha desplazado repetidamente a las comunidades. Está el acceso limitado a alimentos o instalaciones de salud en funcionamiento en gran parte del país, y las distancias que estas personas deben viajar para llegar a las instalaciones de salud en funcionamiento, pueden estar muy lejos.

En septiembre de 2018, el departamento de nutrición con capacidad de 45 camas atendió a más de 80 pacientes con desnutrición.

“Tuvimos que instalar tiendas de campaña y contratar personal médico adicional para responder a la demanda. He estado trabajando en este hospital desde 2013 y nunca antes había visto este número de pacientes", agrega Doutoumbay.

El hijo de Guillaume Belossou, Oscar, está gravemente desnutrido. “Primero fuimos a un centro de salud cerca de nuestro pueblo pero no tenían nada que darle; por eso caminamos hasta aquí ", explica Guillaume. Viene de un pueblo cerca de la ciudad de Markounda, a más de 100 kilómetros de distancia.

“Sé que mi hijo sufre de desnutrición. Solo comemos yuca porque no podemos comprar nada más. Tengo 12 hijos y mi esposa murió hace dos semanas. Tuve que dejar a mis otros hijos para venir aquí y tratar de salvar a este. Espero que mi hijo sobreviva, todo está en las manos de Dios ".

La distancia que existe entre las personas y los servicios de salud disponibles es una de las razones principales por las que tantos niños en Bossangoa sufren de desnutrición aguda severa. En respuesta a esta situación, MSF estableció un exitoso sistema de referencia que traslada a más de 200 casos graves a las instalaciones cada mes por medio de moto-taxis. Sin este servicio, muchos de estos niños nunca llegarían al hospital, pues los costos de transporte no son asequibles para la mayoría de las personas que viven en esta área.

En una habitación cercana al departamento de nutrición de Bossangoa, un niño pequeño llamado Ginasse toma una taza de leche mientras lo cuida su abuela, Marie Mbora Koméssé. Llegaron a Bossangoa hace casi dos semanas, pero Ginasse está tan enfermo que tardará mucho más en recuperarse. "Vine aquí cuando vi que la piel de las piernas de mi nieto comenzaba a caerse. Estaba llorando mucho debido al dolor. Quería salvar su vida ", explica Marie, poniendo su mano sobre la cabeza de su nieto.

msf244200 Desnutrición en República Centroafricana.jpg

Crisis de malaria y desnutrición en RCA

“Debido al conflicto actual, muchas personas en la  República Centroafricana han perdido todo. Han sido desplazados varias veces, no pueden costearse el viaje hacia las instalaciones de salud y, en el caso de algunas familias, no han tenido suficiente comida", explica Nathanaël Momba, supervisor de enfermería de MSF.

“A menudo están demasiado asustados como para abandonar sus hogares debido a la constante inseguridad. Pero hay algo más: muchos centros de salud han sido dañados o destruidos en los últimos años. Y cuando no vives en una ciudad grande, es difícil acceder a los servicios de salud. Esto dificulta que las personas busquen el tratamiento adecuado. Así que cuando las personas llegan a este hospital, a menudo ya están realmente enfermas ".

 Malaria y desnutrición: el círculo vicioso

"La malaria y la desnutrición están estrechamente vinculadas", explica Nathanaël Momba. “Cada año, cuando comienza la temporada de lluvias, aumenta el número de casos de malaria. Y cuando un cuerpo que ya presenta desnutrición se ve afectado por la malaria, se debilita muy rápidamente. Una desnutrición moderada se vuelve aguda. Es como un círculo vicioso. Y cuando llega a esa etapa, nuestras instalaciones son el único lugar en la región donde se puede tratar a las personas. No hay otro lugar.”

La malaria es tan común en la República Centroafricana que las personas a veces subestiman sus terribles consecuencias. A Therence, de 18 meses, se le diagnosticó la enfermedad por cuarta vez. Sus padres, Méda y Mathuri, esperan ansiosamente que su hijo se despierte.

"No ha comido nada en los últimos cinco días y está extremadamente cansado", dice el padre de Therence, "Los dos hemos tenido malaria muchas veces, así que no estábamos tan asustados. Pero es la primera vez que está tan enfermo y ahora tememos que nunca mejorará".

msf244198 Desnutrición en República Centroafricana.jpg

Tratamiento contra la crisis de desnutrición y la malaria

Al igual que con el departamento de nutrición, el departamento de pediatría y la unidad de cuidados intensivos (UCI) también están llenos de niños pequeños que padecen malaria. En los primeros ocho meses de 2018, el departamento de pediatría trató 49 por ciento más casos de malaria en comparación con el mismo periodo en 2017. El 78 por ciento de los pacientes a los que se les realizó la prueba presentaron malaria, es decir, 138.675 pacientes fueron tratados por malaria durante ese período de tiempo.

En la UCI, Germaine vigila a sus hijos gemelos de seis meses, Dieu Merci y Dieu Bénit. Primero los llevó a una clínica móvil de malaria de MSF en Boguila, un pueblo a cien kilómetros de distancia, cuando notó que sus hijos tenían fiebre. Ambos fueron diagnosticados con malaria y enviados directamente al hospital Bossangoa.

"No fue una sorpresa para mí", dice Germaine. “Conozco los síntomas. Estaban temblando pero sus cuerpos estaban más calientes de lo normal. Ojalá lo hubiera notado antes”. MSF abrió recientemente nuevos puestos de salud y clínicas móviles de malaria en nuevos campos para personas desplazadas, donde los equipos han encontrado un gran número de pacientes que necesitan tratamiento.

msf244203 Bebés gemelos en República Centroafricana.jpg

Tratamiento contra la desnutrición

 “La malaria mata a más niños que las armas en este país”

A pesar de los desafíos, continuamos tratando a pacientes con desnutrición y malaria, cubriendo las brechas de salud a lo largo de la región y acortando las distancias que las personas deben viajar para recibir atención médica.

"Hacemos lo que podemos, pero aún queda mucho por hacer. La población aún carece de alimentos, acceso a la atención médica y conocimiento sobre qué hacer cuando se enferman”, explica Hilaire Doutoumbay.

“Cuando las personas hablan de la República Centroafricana, a menudo mencionan la violencia como la causa de todo. Pero se olvidan por completo de las otras consecuencias del conflicto. A mi parecer, la falta de acceso a la atención médica es uno de los mayores problemas porque las enfermedades como la malaria y la desnutrición matan a muchos más niños que las armas en  República Centroafricana".

Médicos Sin Fronteras, en colaboración con el Ministerio de Salud de República Centroafricana, ha estado gestionando los departamentos de pediatría, nutrición, cuidados intensivos, hospitalización, maternidad y cirugía en el Hospital de Bossangoa desde 2013. MSF también ofrece consultas de salud mental a los pacientes del hospital. En el norte, en Nana Bakassa, MSF apoya tres puestos de salud -Benzambe, Kouki y Bowaye-, así como un centro de salud en Nana Bakassa. En Boguila, MSF apoya un centro de salud y tres puestos de salud en los alrededores (Sido, Boaya y Markounda) donde los equipos realizan consultas ambulatorias, servicios de salud sexual y reproductiva, campañas de vacunación y gestionan pacientes con desnutrición. En 2018, MSF trató a 112.052 pacientes con malaria y a 1.246 niños con desnutrición en toda la región.