Back to top
01.04.2019

Ciclón Idai: la población afectada se enfrenta a posibles enfermedades como el cólera, la malaria y la desnutrición

Llanos Ortiz, nuestra responsable adjunta de la Unidad de Emergencias, nos relató el miércoles 27 de marzo de 2019 la situación desde las afueras de la ciudad de Beira, en Mozambique.

Respuesta de emergencia en Mozambique
-A A +A

¿Cuáles son los principales riesgos de salud?

Situaciones como la que estamos viviendo ahora en esta zona de Mozambique -afectada primero por las grandes inundaciones, y después por la llegada del ciclón Idai- conlleva grandes problemas para la salud de la población afectada. Por ejemplo, un mayor riesgo a enfermedades transmisibles por agua contaminada, como pueden ser diarreas e incluida cólera, que es una de las grandes preocupaciones que tenemos. En las zonas que estamos apoyando, ya hemos empezado a notar un aumento muy importante de diarreas agudas. Estamos muy pendientes de confirmación de resultados, pero nos hace pensar que estamos delante de una posible epidemia de cólera. También de otras enfermedades como la hepatitis E.

Las inundaciones también pueden suponer una mayor presencia de mosquitos, transmisores de enfermedades como la malaria.  En un país con una prevalencia tan alta y  muy endémico de malaria, puede suponer una situación muy por encima de los casos que vemos cada año. Luego, cuando el nivel del agua empieza a bajar, como está sucediente en muchas zonas, pueden verse roedores, los transmisores de otras enfermedades como la leptospirosis.

Además, desastres naturales como este pueden tener un enorme impacto en la salud mental de la población afectada. Son tantas las consecuencias que pueden tener… Además, no nos olvidemos de que esta zona tiene una gran tendencia a sufrir periodos de inseguridad alimentaria. Ahora justamente se acercaba la época en la que la gente podía recoger la cosecha, las inundaciones y el ciclón hicieron que perdieran todos los cultivos. Podemos esperar que, no tan a corto plazo como los problemas de salud que acabamos de describir, empecemos a ver un mayor número de casos de desnutrición.

¿En qué condiciones se encuentra el sistema público de salud? (destrucción de centros de salud, interrupción de servicios…)

En esta zona, a día de hoy, el sistema de salud no está funcionando en su totalidad. Casi todos los servicios se han visto interrumpidos, en gran parte por los daños en las estructuras sanitarias… Muchos de ellos perdieron los techos y sufrieron otros daños estructurales, pero también la lluvia hizo que parte de los medicamentos se vieran dañados y que el personal que trabaja en los centros esté también entre la población afectada. Por tanto, ahora mismo, gran parte de los centros de salud no cuenta con el personal sanitario para atender a la población.

¿Cuál es la respuesta de Médicos Sin Fronteras, a grandes rasgos?

La respuesta de Médicos Sin Fronteras (MSF) se está centrando en una primera fase de respuesta inicial a este desastre. Nos estamos centrando sobre todo en dar cobertura y ganar acceso a la mayor población afectada posible. Ahora mismo, tenemos equipos cubriendo una gran parte geográfica.

Por ejemplo, en el distrito de Dondo, donde estamos empezando ahora las actividades para preparar y  dar apoyo no solo a los servicios de salud, sino también en planes de contingencia  de cara a posibles epidemias de enfermedades diarreicas como el cólera, pero también ante un posible aumento de casos de malaria. También estamos haciendo actividades con clínicas móviles para poder llegar a aquella población que se ha visto obligada a salir de su casa sus casas y está todavía alojada en albergues. Estamos en un momento donde seguimos evaluando e intentando tener acceso a poblaciones hasta las que ahora no hemos llegado.  

Hay que tener en cuenta que hasta hace apenas cuatro o cinco días gran parte de la zona afectada aún no era accesible debido a la altura del nivel del agua. Ahora hay una gran parte accesible ya por carretera, pero otra todavía no. Los primeros días se han centrado en evaluaciones aéreas con helicópteros para ver las zonas y los núcleos de población más afectados y priorizar así zonas donde mandar equipos. En Beira nos estamos centrando en gestionar casos sospechosos de cólera, debido al aumento enorme de casos de diarreas. Además, estamos evaluando las necesidades en zonas hasta ahora inaccesibles.

En esas condiciones ¿Cómo se puede asegurar el tratamiento de enfermedades crónicas como el VIH?

Mozambique es uno de los países con mayor prevalencia de VIH del mundo. En algunas zonas es de más de un 16%. Esto significa que hay una gran cantidad de pacientes que ha tenido que interrumpir su tratamiento por las inundaciones y la perdida de servicios sanitarios. Muchas veces porque no pueden llegar, pero también porque los centros han perdido suministros y/o han sufrido daños en sus estructuras.

Sigue aquí nuestro reportaje completo y el día a día de la situación en el sureste de África.

Ciclón Idai: clínicas móviles en Beira, Mozambique