Back to top
21.02.2019

México: Inaceptable el trato a migrantes en Piedras Negras, la ciudad fronteriza con Estados Unidos

“Es inaceptable el trato recibido por los 1.700 migrantes que han permanecido confinados en Piedras Negras durante más de una semana como si fueran animales o delincuentes"

-A A +A

La segunda semana de febrero de 2019, más de 1.700 migrantes que intentan llegar a los Estados Unidos y que se encuentran ubicados en una fábrica abandonada en Piedras Negras, Coahuila, en la frontera entre México y Estados Unidos, se vieron impedidos para salir de la fábrica por la policía y soldados mexicanos.

Posteriormente, el gobierno mexicano subió a decenas de personas en autobuses y los transfirió a otras ciudades fronterizas inseguras, donde los migrantes pueden ser objetivo del crimen y la violencia.

El miércoles 13 de febrero, Médicos Sin Fronteras (MSF), que tiene un equipo en Piedras Negras, así como otras organizaciones humanitarias presentes, no pudieron acceder a las personas que se encuentran dentro de las instalaciones de la fábrica.
 

Declaración de Sergio Martín, Coordinador General de proyectos de Médicos Sin Fronteras (MSF) en México

“Es inaceptable el trato recibido por los 1.700 migrantes que han permanecido confinados en Piedras Negras durante más de una semana como si fueran animales o delincuentes. No es de extrañar que hayan estallado protestas. Este trato vejatorio empeoró aún más cuando se impidió a organizaciones humanitarias y de ayuda el acceso al recinto y se inició el traslado de migrantes a otras ciudades fronterizas de gran peligrosidad”, denuncia Sergio Martín, coordinador general de proyectos de Médicos Sin Fronteras (MSF) en México.

Nos preocupa que las personas que todavía están atrapadas en la fábrica tengan acceso limitado a la atención médica. 

También estamos alarmados de que el gobierno mexicano esté transportando a muchos de los migrantes a otras ciudades inseguras a lo largo de la frontera. Los migrantes en México a menudo son blanco de grupos criminales y están particularmente expuestos a la violencia y el abuso.

“El 15 de febrero pudimos reanudar el trabajo dentro del recinto y ofrecer ayuda psicológica para reducir los síntomas de estrés y ansiedad generados por el confinamiento y la incertidumbre de los traslados, que estamos monitoreando con el fin de conocer las condiciones exactas de los mismos. Hablamos de personas vulnerables, que viajan unidas para sortear la violencia que se pueden encontrar en la ruta. Parece que han acabado encontrando otro tipo de violencia en la frontera norte de México, donde se les ha obligado a permanecer en detención”.