Back to top
26.11.2018

Grecia: Vacunamos a más de 2.000 niños refugiados en Moria

Médicos Sin Fronteras (MSF) realizó una campaña de vacunación multi-antígenos para todos los niños migrantes menores de 16 años que se encuentran en la isla de Lesbos. La campaña se llevó a cabo del 21 al 23 de noviembre, en colaboración con el Ministerio de Salud griego, el Centro Helénico para el Control y Prevención de Enfermedades (HCDCP), y Médicos del Mundo (MDM). Pedimos al Ministerio de Salud griego que establezca vacunaciones de rutina para todos los niños refugiados a lo largo de Grecia.

Campo de refugiados en Lesbos
-A A +A

Debido a las terribles condiciones de vida, que incluyen la falta de saneamiento básico, el severo hacinamiento y el limitado acceso a la atención médica; y a la llegada del próximo invierno, los niños migrantes que viven en las islas griegas son extremadamente vulnerables ante las enfermedades.

"Las condiciones de vida en los campos son completamente inaceptables y, como resultado, los niños corren un mayor riesgo de enfermarse gravemente", dice el Dr. Declan Barry, coordinador médico de MSF en Grecia. “Al acercarse el invierno, es esencial que todos los niños refugiados que son susceptibles a las infecciones estén completamente vacunados. Es el derecho de todos los niños”.

Campaña de vacunación en la isla griega de Lesbos

Desde principios de año y en colaboración con el Ministerio de Salud, hemos vacunado a 476 niños en el campo de Vial, en la isla de Quíos, y a 1.300 niños en el campo de Moria, en Lesbos, contra las paperas, el sarampión y la rubéola (MMR). Además, desde agosto nuestros equipos han vacunado a más de 200 niños contra las paperas, el sarampión y la rubéola en el centro de recepción en Fylakio, Evros, en la frontera con Turquía. Continuaremos la campaña de vacunación para inmunizar a todos los niños en la isla de Samos a principios de diciembre.

En Lesbos y Quíos, nuestros equipos tratan a cientos de niños todos los días, quienes padecen infecciones del tracto respiratorio superior, infecciones de la piel y diarrea, además de problemas de salud mental. Todo esto es consecuencia de las inaceptables condiciones de vida en el campo, así como de la falta de acceso a alimentos y atención médica adecuados.

En el campo de Moria en Lesbos, el número de médicos fluctúa entre uno y dos para 7.500 personas, entre quienes se incluyen 2.000 niños. En el campo de Vial, en Quíos, no hay médicos permanentes ni traductores para más de 1.200 personas vulnerables, donde cerca de la mitad de la población vive en tiendas de campaña para verano cuando se acerca el invierno.

"Es absolutamente vital que el Ministerio de Salud cumpla con urgencia su promesa de aumentar la capacidad médica en todos los campos para migrantes y refugiados en Grecia, con el fin de proporcionar atención médica que necesitan las personas traumatizadas y vulnerables", concluye el Dr. Barry.

Seguimos pidiendo a las autoridades griegas y a la Unión Europea que mejoren las condiciones de vida de todas las personas atrapadas indefinidamente en los puntos de acceso, así como la evacuación de emergencia de todas las personas vulnerables y su posterior traslado a un alojamiento seguro en el continente y otros países de la Unión Europea.

Médicos Sin Fronteras trabaja en el exterior del campo de Moria desde finales de 2017 donde atiende necesidades en materia de salud mental, infantil y salud sexual y reproductiva.