Back to top

Lorena Izquierdo

Anestesiólogo/a- Guatemala
-A A +A

Médicos Sin Fronteras (MSF) trabajó por más de dos décadas en Afganistán, pero en 2004 se vio obligada a interrumpir sus actividades a causa de problemas de seguridad. Ante el deterioro general de la atención de salud, en 2009 la organización retornó al país para brindar asistencia médico-humanitaria, y hoy en día permanece allí.

Ese mismo año, la anestesióloga Lorena Izquierdo, oriunda de Guatemala, emprendió su primera misión con MSF.

“Para mi Afganistán significa muchas imágenes que guardo en mi mente con cariño; imágenes que no pude capturar con una cámara, pero sí con la mirada y se quedarán en mi corazón”, cuenta Lorena.

A continuación, la anestesióloga guatemalteca reflexiona sobre su experiencia trabajando en Helmand, Afganistán, en 2009, desde su mirada personal.

¿Cuáles fueron tus primeras impresiones al llegar a Afganistán?

Al inicio fue una mezcla de temor y curiosidad. Fue encontrarme en una ciudad hecha con tierra de muchos colores. Encontrar tanta gente diferente como yo nunca imaginé… fue un lugar donde aprendí muchas cosas.

¿Qué fue lo que más te sorprendió de este destino?

Ir a Afganistán fue una experiencia maravillosa en la que me encontré con gente amistosa y curiosa por saber como es el mundo al otro lado del mar. Este país es mucho más de lo que se muestra en televisión. Si me preguntas: "¿Volverías a Afganistán?" Sí, sin dudas, volvería otra vez.

¿Cuáles son las principales dificultades con las que te encontraste?

Afganistán fue del todo diferente a lo que imaginaba... ¿Dificultades? Las restricciones necesarias que teníamos que aceptar por cuestiones de seguridad; probablemente el idioma y también las creencias culturales, por ejemplo, pensaban que por yo ser mujer no podía dar anestesias, pero no hubo inconvenientes en general.

¿Cómo se conformaba tu equipo de trabajo?

Mi equipo de trabajo estaba compuesto por un cirujano extranjero que laboraba junto a varios cirujanos, enfermeros y enfermeros anestesistas locales. En general la gente es amistosa y nos llevábamos bien.

¿Cómo evalúas el trabajo realizado?
Creo que en general estuvo bien, hice lo que más y mejor pude. Hay mucho que queda por hacerse allí. Pero se ha logrado avanzar. Se ha logrado organizar al personal, los medicamentos y los equipos médicos. Se ha mejorado las condiciones de esterilidad del quirófano.

Volver a Desde el terreno