Ivonne Zabala

Ivonne Zabala

Psicólogo/a
Colombia

Comparte:

-A A +A

Ivonne Zabala lleva siete años trabajando con Médicos Sin Fronteras (MSF). Su labor humanitaria comenzó en Colombia y continuó en Palestina, Sudán del Sur y México. En la actualidad se desempeña como referente de la salud mental para la misión de Colombia. Su amplia experiencia con pacientes que han sido víctimas del conflicto, le ha mostrado que es fundamental atender estas necesidades para el mejoramiento y bienestar de las poblaciones expuestas a hechos de violencia.

¿Qué te motiva, como psicóloga, a trabajar con MSF en Colombia?

Después de trabajar en varias clínicas, me di cuenta que era la manera más directa de poder contribuir con las sociedad colombiana que ha sufrido el conflicto durante tantos años. Trabajar con MSF me permite ayudar de manera directa a las víctimas, porque el impacto de los tratamientos que hacemos se ve a mediano plazo. Además, MSF me interesó porque tiene una estructura estable con la capacidad para intervenir en una gran cantidad de sitios que necesitan de manera urgente asistencia médica. Me cautivó, también, el hecho de que es una organización transparente e independiente. Pienso que este es el medio más humano para hacer lo que me gusta que es trabajar con las personas. Siento que así estoy poniendo un grano de arena para ayudar ante tanto sufrimiento. En Colombia, por ejemplo, MSF llega a lugares recónditos donde es difícil el acceso a la salud y especialmente a la salud mental. Entonces, lo que me motiva es que actuamos donde más nos necesitan, y lo logramos, muchas veces, sorteando las dificultades.

¿En qué consiste tu trabajo como referente de salud mental?

Velo porque se cumplan los protocolos de atención de MSF en salud mental a víctimas de otras situaciones de violencia y de violencia sexual, en los proyectos que la organización está llevando a cabo en Tumaco (Nariño), Buenaventura (Valle del Cauca), así como del equipo de emergencia (MERT) que ha brindado atención en los municipios de Nariño, Norte de Santander y en la región de Urabá. Además, garantizo que a los beneficiarios se les preste el mejor servicio en salud mental. Para llegar a desempeñar este trabajo, ha sido fundamental el crecimiento profesional como especialista de salud mental. Inicié mi trabajo con MSF como psicóloga de terreno y luego como gestora de actividades de salud mental, esta experiencia me ha permitido ser más precisa y objetiva a la hora de hacer mis aportes como referente de salud mental.

¿Por qué MSF se ha enfocado en brindar tratamiento en salud mental en Colombia?

Porque detectamos que había una necesidad grandísima en términos de acceso a personas expuestas a altos niveles de violencia. En Tumaco, por ejemplo, tenemos seis puestos de atención dentro de las estructuras de salud y brindamos procesos terapéuticos de mediano y corto plazo. Este servicio es de libre acceso, lo que facilita la atención y muestra que en Colombia hay una necesidad de atención en salud mental para esta población, siendo un proyecto referente para MSF en Colombia en este tipo de intervenciones.

¿Por qué es importante brindar este tipo de atención a los pacientes?

Porque les permite un espacio para que entiendan lo que les pasó en términos terapéuticos y sintomáticos. En nuestras consultas, les damos un lugar para que puedan poner en palabras el dolor que les ha generado los estragos del conflicto en sus vidas. Lo que hacemos es brindar estrategias para que esas personas puedan abordar su sufrimiento desde una perspectiva que les ayude a encontrar el alivio.

¿Cómo describirías el estado emocional de los pacientes tratados por MSF en Colombia?

La salud mental está deteriorada. Nos encontramos con gente que ha vivido muchísimos eventos o factores de riesgo asociados a la violencia. Una persona puede haber sufrido tres o cuatro eventos, en los que destacan los casos de violencia sexual que no fueron atendidos en su momento y como resultado presentan problemas crónicos de salud mental, como depresiones en términos crónicos, trastornos de ansiedad y problemas comportamentales en los adolescentes.

¿Cuáles son los retos que tiene MSF en Colombia?

El reto más grande que nos hemos propuesto es incidir dentro del sistema de salud para que estas víctimas del conflicto y sobrevivientes de violencia sexual puedan tener una atención integral de calidad, oportuna y constante.

Volver a Desde el terreno