Back to top

Ester Gutiérrez Ruiz

Coordinador/a- Colombia
-A A +A

Ester Gutiérrez Ruiz es la responsable de las actividades de Médicos Sin Fronteras (MSF) en la Cordillera del Cauca. En lo que va del año, MSF ha brindado allí apoyo psicosocial a más de seis mil personas en sus clínicas de salud mental, a través de consultas psicológicas y actividades grupales de psicoeducación. 

“El 20 de mayo en horas de la tarde recibimos una llamada del hospital de Timba, un corregimiento del municipio de Buenos Aires, en el norte del departamento del Cauca. Se trataba de uno de los médicos, quien nos solicitaba apoyo psicosocial para tres menores que habían sido expuestos a la explosión de una mina antipersona… una cuarta víctima, de 7 años, no había sobrevivido al estallido. Y nos quedamos fríos, porque aunque estamos en una zona de conflicto activo, cada nuevo evento donde se afectan civiles nos toca profundamente… y nos convence de la necesidad de que haya servicios de salud mental accesibles para los más vulnerables.

Al día siguiente enviamos un equipo a Agua Clara, la vereda en la que ocurrió el accidente. No nos encontramos con los menores, habían sido transferidos a un hospital en la capital del departamento. En cambio, llegamos a una comunidad dolida, con miedo. Llegamos a una escuela que tenía una estudiante menos, y el vacío lo sentían sus profesores y sus compañeros, sus familiares, sus conocidos. En el corazón, supongo.
Me pregunto qué quería ser esta pequeña cuando fuera mayor, cuáles podrían haber sido sus sueños. Y cuántos proyectos de vida más se habrán visto afectados por esa mina, por estos sueños que ya no conoceremos, por las otras situaciones del conflicto colombiano que han apagado almas de todas las edades. 

Quizás algún día las comunidades del Cauca encuentren una respuesta en las instituciones locales, que les ayude a recuperar su estado emocional. Nosotros estamos dispuestos a seguir asistiendo a estas poblaciones, pero reconocemos que hay una responsabilidad estatal ineludible y que insistimos en que debe ser asumida con determinación cuanto antes.

Hoy desperté segura de que los servicios de salud mental que proveemos también salvan vidas, regeneran tejidos, reconstruyen el ser, lo intangible… allí donde las minas explotan y donde las balas suenan, donde los niños no pueden correr libremente y los adultos andan con la mirada perdida… En veredas como Agua Clara.

Sobre todo, allí”.

Volver a Desde el terreno